• img-book

    No todos los versos tienen héroes Por: José Antonio López Nevot 10,58

    Firmes propósitos para el verano

    El curso llegaba a su fin, y Luciérnaga me había abandonado por otro. Su luz ya no iluminaría mis noches, pensaba, me quedaría a oscuras con el antiguo dolor, preguntándome por la forma de los ojos de mi amada. La penumbra lapidaría mis sienes, y un estruendo de cascada resonaría en el lago sin fondo del insomnio.

    Como todas las mañanas, me encaminé a la universidad. Sentado en el aula, y mientras el profesor Exitus exponía la teoría del conocimiento de Louis Althusser, evoqué mi pasado con Luciérnaga. Durante aquel invierno, Luciérnaga había sido mi única compañía: vestida con su inconfundible abrigo de cuello de astracán, la veía emerger de la muchedumbre indistinta y acudir a mi encuentro como una ágil Artemisa sobre veloces patines; luego entrelazaba los dedos de mis manos con los suyos y nos dirigíamos al lago helado, donde patinábamos juntos hasta el mediodía. Comíamos en un bistro a orillas del lago y, poco después, nos apresurábamos hacia su casa, porque el crepúsculo caía sobre la ciudad con la rapidez de una nube de tormenta. Los días invernales eran tan breves en Arkadia, que apenas disponíamos de unas horas de sol; muy pronto, la noche se adueñaba de las calles con su avanzadilla de sombras, obligando a los transeúntes rezagados a correr hacia sus casas, como si un pavoroso toque de queda lunar regulase la vida de los hombres. Desde los comercios más lujosos, hasta las tabernas más miserables, todos los negocios cerraban a las tres de la tarde. Incluso los prostíbulos se quedaban vacíos a aquella hora. Yo, sin embargo, podía enorgullecerme de pasar las noches infinitas en compañía de la mujer amada, en la casa de sus padres, que parecían tolerar nuestra relación, pues mi presencia ofrecía cierta seguridad frente a la negrura absoluta.

  • img-book

    A. de Santos y M. Arenas. La ironía como compromiso Por: Fco. Gutiérrez Carbajo 17,31

    Convocado por los ayuntamientos granadinos de Albolote y Valderrubio, y organizado por el Aula de Artes Escénicas de Karma Teatro, el V Seminario Internacional de Estudios Teatrales «Alonso de Santos y Moreno Arenas: la ironía como compromiso» se celebró los días 29 y 30 de noviembre de 2018. El Auditorio del Centro Sociocultural Fernando de los Ríos, de Albolote, y el Teatro de la Casa-Museo Federico García Lorca, de Valderrubio, fueron los recintos seleccionados para la celebración de los actos programados.

    El Seminario alcanzó un altísimo nivel, con importantes aportaciones, como la del doble concepto de ironía (retórica y filosófica) defendida por Adelardo Méndez Moya, el interrogante de este estudioso acerca de si la ironía era la escenificación de lo opuesto o si había algo más, el «sentimiento cómico de la vida» del que nos habló Marga Piñero al referirse al teatro de Alonso de Santos, la cuestión de la revalorización del autor expuesta por Liz Perales, los porqués de la ironía y del compromiso en el teatro indigesto de Moreno Arenas y en las obras de Alonso de Santos, las magistrales conferencias de los dos dramaturgos, diversas pero no opuestas, sino complementarias, la excelente intervención de Mariano de Paco Serrano y las del resto de los ponentes, etc.

  • img-book

    Espacio interior Por: José G. Ladrón de Guevara 12,50

    En Espacio interior (Poemas para Concha Girón), primero de los dos libros póstumos que he preparado destinados a recoger la poesía que dejara inédita José G. Ladrón de Guevara tras su fallecimiento en Motril el 3 de marzo de 2019, ofrezco la mayor parte de la poesía amorosa que éste escribiera para una destinataria específica: Concepción Girón Ballesteros, tan familiar como cariñosamente nombrada en los poemas ya Concepción ya Concha ya Conchita ya «amante mía». Este nombre es el de la esposa del poeta, principio y fin de su dedicación poética desde la primavera de 1990, con quien habría de contraer matrimonio civil el 23 de abril de 1994, en Albuñuelas. En este sentido y para mayor concreción, el arco temporal de escritura de los poemas aquí editados se sitúa entre el 6 de junio de 1990 y el 12 de mayo de 1993, casi tres años de sostenida creación poética, con su debida disposición y presentación material para su entrega, como ahora diré, con el objetivo de conmover y atraer a la causa del amor a su destinataria, lo que, claro queda, consiguió.

    Antonio Chicharro

  • img-book

    Las claras sombras del camino salud… Por: Francisco M. Ortega Palomares, Francisco C. Ayudarte Granados, 9,62

    Hemos intentado dotar al presente poemario de un carácter al mismo tiempo sencillo, natural, intimista y reflexivo. Las claras sombras del camino saludan al viajero desarrolla un renga de doscientos tankas, alternándonos respectivamente los autores en la composición de los haikus pares e impares. La obra se estructura en cinco partes que responden globalmente a diferentes temáticas: descriptiva, intimista, bienhumorada, metapoética y reflexiva.

    Como es conocido, el renga consiste en una sucesión indeterminada de tankas, escritos normalmente por más de un autor. Es muy conocida la reunión propiciada por Octavio Paz, en París, durante el mes de abril de 1969, de cuatro poetas para componer el primer renga de Occidente. El objetivo de aquella experiencia, según el poeta mexicano, estribaba en escribir un poema colectivo en cuatro lenguas diferentes a partir de una tradición poética compartida. Como explica Octavio Paz, se trataba, a su manera, de una «verdadera traducción: no de un texto sino de un método para componer textos». Al igual que aquellos autores, la realización de estos versos responde al interés, compartido por muchos escritores, por explorar las posibilidades de una poesía colectiva en la que el eje principal de la actividad poética sea el poema y no el autor.

    Satisfechos razonablemente con el resultado de la experiencia, nos atrevemos a publicar estos textos. Nuestra mayor alegría ha consistido en crear compartiendo. Deseamos hacer partícipes de ella a los eventuales lectores de este poemario

  • img-book

    Tierra madre Por: José Antonio Santano 8,65

    Premio «José Antonio Ochaíta» de Poesía 2017

    Diputación de Guadalajara

    Sin saber dónde ir…

    Contemplo el horizonte / la fuerza del silencio / atrapado al crepúsculo / por ser la hora última / fijada ya en la piedra / y al madero pupitre / acaso en el olvido / del rumor de las sílabas / en la luz primigenia / que ilumina los nombres / escritos en el tiempo / que atesora este claustro / supremo entre los arcos / y bóvedas celestes / por más clara razón / de toda transparencia / señal de la verdad / prensil y nutricia / que busca en los caminos / la fuente del saber / que sacie y calme el alma / en honda soledad / ya viva y trascendente / inserta en el misterio / que los ojos ocultan / del abismo y el caos.

  • img-book

    Tomar la pluma Por: Josep González Ribera 8,65

    LA ESPINA DE LA ROSA

    Acaso sean las espinas / lo más interesante de la rosa. / Acaso la rosa sola / terminaría por aburrirnos. / Si fuéramos ángeles / su belleza sola nos bastaría, / pero es la promesa lo que buscamos, / la trascendencia, el saber / que existe la perfección tras nuestros dolores, / pero que sólo / tras nuestros dolores o / tras esa búsqueda / de un infinito que no encontramos / podemos alcanzar a vislumbrar / la perfección que seguramente / no sea de este mundo.

  • img-book

    Diálogo trans. entre Marruecos e Iberoamérica Por: Clara Riveros 13,46

    Nuestra autora en este su segundo título, como en el primero, se mueve por parámetros seguros, el del rigor en los análisis políticos y el periodismo, una síntesis luminosa que se alcanza con talento literario. La ingente información que maneja, se acopla al brío del ensayo intelectual, para expresar una serie de argumentos que resultan de conocer de primera mano  distintas problemáticas que afrontan Marruecos y Colombia en la actualidad. Las fuentes orales utilizadas son imprescindibles porque no quedarán, y así se preservan.

    En Riveros no encontraremos el ángulo de focalización convencional, su visor es circular lo que le permite un cúmulo de giros en varias direcciones que comportan también cambios de continentes. Ahora los contextos cobran un lugar decisivo, porque son con los que más información cabal obtenemos y más lúcidas explicaciones permiten. Una forma de conectar con el globalismo, pero también de hacer real el desiderátum  actual de la conectividad.

    Destaca la manera que injerta Marruecos en el marco de las nuevas interrelaciones globales, imprevistas hasta hace bien poco, pero ahora realidades de mucha complejidad. Desmenuza  paralelismos y paradojas en movimientos de poblaciones en Europa, el Magreb y Latinoamérica. O en las visiones de diferentes agentes en España sobre Marruecos.

  • img-book

    Marruecos intercultural, el surco de Chukri Por: José María Lizundia 11,54

    Como director editor de esta colección no solo no tenía previsto participar en ella, sino que nació precisamente para sustituirme y dar por archivados los cinco libros que había escrito (uno del viaje por el desierto) sobre el Sáhara. Había descubierto que Marruecos, el Magreb y la cultura islámica desbordaban en mucho la reliquia poscolonial del Sáhara, un pasado abolido por un nuevo periodo histórico que arrasó el anterior. Que fueran otros los que continuasen, como lo vienen haciendo, abordando el Magreb desde novedosos puntos de vista: la política, la literatura, la religiosidad popular y sufí, como en relación a Iberoamérica, la sociología y la cultura.

    Pero la calidad de los ensayistas de esta colección y sus textos me indujeron a pensar, reflexionar e interpelarme, hasta que comprobé que, lejos de ser un asunto de ellos, habían terminado por involucrarme. Al Sáhara le debo haberme conducido a Marruecos, como al área subsahariana y a adentrarme en la cultura islámica. Y a mis escritores este libro. Necesitaba aportar mis ideas, reflexionar en voz alta como formularme algunas preguntas. Este, se puede decir, es un libro de preguntas, aunque precedidas de algunas tesis que las desatan, no soy ningún tratadista ni erudito, y lo que siempre me atrae es lo orillado, sorteado, prescindido. Esta vez también.

  • img-book

    El artillero de la Alhambra Por: Francisco J. Martín Franco 15,38

    El artillero de la Alhambra narra la historia de José García, cabo de Inválidos durante la Guerra de la Independencia y la de Zoraida, bella y audaz muchacha que vive en la ciudadela de la Alhambra. En septiembre de 1812, el IV ejército francés (que había controlado toda Andalucía), reagrupado por último en Granada, abandona la cuidad; pero antes, excediéndose en los preceptos de la estrategia militar, ha colocado cargas de dinamita en muchas torres y palacios de la Alhambra.

    El artillero de la Alhambra es una novela donde el héroe, los héroes, luchan por un deber superior que no tiene en cuanta ni el dolor ni la pérdida. Y los villanos, de cualquier bando, matan y mueren por el mísero beneficio de la rapiña (aunque esta usurpación sea disfrazada por la opulencia de un gran imperio), o por fanatismo y por envidia.

    La novela también habla del amor imposible, del amor truncado por la guerra; y de la más elevada esperanza; esa que, aunque muera, no cesa.

  • img-book

    Cautivo de rescate Por: Aquilino Sánchez 15,38

    El episodio que más profundamente marcó la vida del joven Miguel de Cervantes y condicionó su obra literaria fue sin duda su largo y accidentado cautiverio, a manos de corsarios argelinos. La presente novela se desarrolla en torno a los hechos reales y documentados que marcaron ese cautiverio, desde la captura, a finales de septiembre de 1575 (unos días antes de cumplir los 27 años de edad), hasta el rescate, a finales de octubre de 1580. Fueron cinco años de penalidades y aventuras atrevidas y arriesgadas: Miguel de Cervantes intentó fugarse en repetidas ocasiones, por tierra y por mar. El rescate solo llegó horas antes de que fuera conducido a Constantinopla… La existencia de su obra maestra, Don Quijote de la Mancha, estuvo pendiente de un hilo finísimo que casi llegó a romperse.

  • img-book

    Diálogos transatlánticos, Marruecos hoy Por: Clara Riveros 12,50

    Al parecer ha de ser una autora colombiana quien desvele, entre otras muchas cosas, las formas de vida, relaciones, valores, tradiciones naturales (no reglamentadas y dirigidas) que rigen en la sociedad civil saharaui (mayoritaria) que es la que habita en las provincias del sur de Marruecos. Con especial énfasis en la mujer sahariana, que sin duda forma parte de la cultura global de nuestro tiempo, y no como estereotipo-islote de experimentos revolucionarios ya fracasados.

    La base académica e intelectual de Clara Riveros se adapta a la sociología de campo, pero también al brío inquisitivo y luminoso del mejor periodismo, ella está donde ocurren las cosas y donde antes ha elegido a los protagonistas de más mordiente. Las facultades narrativas de tipo periodístico se mitigan a la hora de las conclusiones y la reflexión crítica, para que rigor y claridad prevalezcan sin distracciones formales, y con ello hacer comparecer a la prestigiosa analista política.

    Existe un Sáhara que el público iberoamericano desconocía por completo. Poco a poco el conocimiento y la verdad irán ocupando el lugar de la consigna, el maximalismo y el sacrificio insensato y baldío.

  • img-book

    La recompensa de los puntos susp… Por: Miguel González Dengra 9,62

    Y si, llegado el día, la plaza / se llena de gente honrada, / agradecida, sin doblez ni máscaras, / con quien he compartido casa, / copas, llama, alegres fragancias, / recuérdame, entonces, que alabanzas / de miserables y furtivas palabras / de quienes prometen glorias vanas / hay que saber siempre esquivarlas.

  • img-book

    Antonio Machado, un hombre bueno Por: Pedro López Ávila 12,50

    Con ocasión del octogésimo aniversario de la muerte de Antonio Machado sale a la luz este ejemplar, que en ningún caso obsta al ejercicio de la crítica estrictamente literaria, sino que queda enfocada fundamentalmente al acercamiento más cordial del lector a un hombre bueno, cuya hondura humana impregna toda su obra.

    Pero esta publicación es también la permanente reivindicación de una figura excepcional de las letras españolas, que aunó su amor a la naturaleza con la defensa de la dignidad humana y que, con su compromiso ético y humanístico, nos dejó una profunda huella en nuestra reciente historia.

  • img-book

    Por los caminos del aire Por: Pedro López Ávila 11,54

    ¿De dónde podía venir esto sino de la vanidad de la vida, por ser carne y viento que camina y no vuelve? Así decía san Agustín en la madurez de sus días sobre algunas de sus experiencias literarias, cuando recordaba su formación y sus juveniles desenvolturas. Pero en nuestro tiempo es esa vanidad, junto a la delicuescencia trágica del existir, la que nos obliga a plantearnos con vivo interés dónde anclarnos a un fondo suficientemente firme, que pueda convertirse quizá en lo más parecido a la fugaz e improbable sombra de una consistente permanencia. Por los caminos del aire es un delicado objeto poético articulado en torno a una reflexión lírica de madurez que se ordena hacia este afán. Para ello se arma desde una doble coherencia: la que proporcionan la materia y circunstancias que se despliegan en la obra, y la que afecta al estilo que modela esta confesión lírica. A ambos espacios nos vamos a referir a continuación.

  • img-book

    Una montaña, un mar, un jardín Por: Javier Martín Ríos 8,65

    En la poética de Javier Martín Ríos existe una voz propia con un espacio semántico y preciso y otro sintáctico provisto de versos acompasados que expresan la unidad de toda una obra.

    Diversos elementos contribuyen a conseguir ese todo fuertemente tratado en nuestro libro: Una montaña, un mar, un jardín. El primero de ellos es la idea de hacernos llegar su poesía a través de la contemplación y no de la acción; en la captación de la realidad sin la distorsión del pensamiento. En un segundo lugar, la forma en la que nos presenta la Naturaleza, tanto en su significado como en su dimensión; desde el respeto a ese algo que encierra las más profundas enseñanzas y desde el hombre como naturaleza. Por otra parte, notamos que los sentimientos no provienen de persona alguna, de «ego» alguno, y que se dejan al aire; aunque, a veces, se incluye a sí mismo en la escena cuidando de no aparecer en el centro sino como parte de un todo. En cuanto al tiempo, es siempre presente, o más concretamente: instante.

    Javier Martín Ríos es profesor de Lengua y Literatura moderna y contemporánea chinas en el Departamento de Lingüística General y Teoría de la Literatura de la Universidad de Granada, ha vivido ocho años en China y es, sobre todas las cosas, poeta, como lo demuestra su libro El mismo cielo, la misma tarde (2016), aunque su creación artística y su indagación intelectual se han repartido en numerosos géneros y modos de escritura que se reparten entre la prosa poética de la novela Nala (2001), el diario Arde Shanghai (2007) y el libro de viajes Cuaderno de Yunnan (2009), la crítica literaria y sus experiencias con los libros vertida a través de Internet y después editada en el libro Náufragos de papel (2018), sus ensayos dedicados a la literatura china moderna y contemporánea y su asidua y sostenida labor de traductor de poesía china moderna y contemporánea, como las traducciones de Wen Yiduo, Aguas muertas (2006), Dai Wangshu, Mis recuerdos (2006) y Gu Cheng, Poemas oscuros (2014). Por eso, notamos en sus poemas las influencias del Taoísmo, el Budismo y el Confucianismo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies