• img-book

    La línea de sombra Por: Josep González Ribera 8,65

    ADMONICIÓN DE LA DERROTA

    Como un hombre / con una herida abierta en el costado, / atravesado por una hiriente lanza, / me proyecto sobre mi propia / sombra oscura. / La palpitación del hecho / conocido y futuro / que amenaza levantar vuelo, / manar de mi corazón, / desgarrándolo, / despertar, con su trino, / una aurora de sangre. / Temo acercarme / a la encrucijada inevitable. / Me dirijo, con pies de plomo, / a mi propia perdición, / sigo la senda / de una derrota inevitable. / Un duelo / con una fuerza insuperable, / al borde / de un precipicio abismal. / Mi segura / decepción y derrota

  • img-book

    Biografía Por: Manuel Lacarta 9,62

    SOY UN TIPO PUESTO DEL REVÉS

    En una caja de zapatos guardo la sonrisa / de un elefante africano de sabana, el diente / de oro de un anciano pensionista, el cancán / almidonado de alguna bailarina. A veces / cuando despierto de mi sueño, en medio / de la noche me atenaza una mano firme / la garganta, y me hiere entonces en los ojos / el blanco hielo de las paredes desnudas. / —Busco a alguien que me dé su apoyo, / un perro lazarillo, un ciego menos ciego, / un tuerto del otro ojo al que yo tengo tuerto. / …

  • img-book

    Crónicas. El Sáhara desde Canarias Por: Manuel Vidal 12,50

    Los relatos que contiene este libro a modo de crónicas no tienen el rigor metodológico de la historiografía científica. Su intención es más humilde, como un simple destello en el largo túnel de la ausencia de relaciones en los últimos años entre Canarias y la vecina costa del Sáhara Occidental.

    Es más bien una aproximación a la comunidad saharaui del territorio desde unas islas que la han ignorado desde la descolonización española en 1976.

    Las historias se escribieron obviando el conflicto, dejando a un lado la guerra mediática y diplomática, ya que la militar entre Marruecos y el Frente Polisario finalizó en 1991. Recogen algunos aspectos de la vida de El Aaiún y Dajla, las principales ciudades del Sáhara Occidental bajo la administración de Marruecos y aún con la presencia de una misión de las Naciones Unidas.

  • img-book

    Marruecos y su Sáhara Occidental Por: Jamal Eddine Mechbal 13,46

    Este libro recoge ensayos, una ponencia académica y una conferencia en una universidad española. Como puede sugerir su título, la relación de Marruecos y el Sáhara Occidental es abordada con exigente rigor jurídico e histórico, además de enjundia política. No hay argumento que no quede sustentado y enhebrado con hechos, actas, resoluciones, iniciativas y declaraciones de los gobiernos español, marroquí y argelino, como de Naciones Unidas. También se ofrecen los textos de las dos partes sobre el futuro institucional del Sáhara.

    La inmensa producción bibliográfi ca española sobre el antiguo Sáhara español es casi unánime en alinearse, casi siempre de forma militante, del lado del Polisario, de lo que no se ha salvado ni la universidad. Resulta evidente que el punto de vista de una de las partes como es la marroquí ha sido omitida y desechada en España con apabullante unanimidad.

    Mechbal es un testigo incómodo, vivió los momentos más relevantes del contencioso descolonizador en España como diplomático marroquí, y ahora ofrece ese contrapunto omitido en la bibliografía española, en este caso –hay que decirlo– del disidente.

  • img-book

    Los ojos deseados Por: José Antonio Sáez 9,62

    Los ojos deseados son aquellos sin los que no es posible vivir y que persigue el enamorado. Son los ojos de garza y los ojos de almendra, y son también los ojos que miran desde dentro hacia fuera. Son, por consiguiente, los ojos interiores con los que el mundo, la realidad y los demás se ven de otra manera, bajo una luz no usada. Ah, los ojos deseados son los que te conducen por esa íntima noche hasta ubicarte en una renacida aurora: los ojos de la sabiduría interior, esa que aporta lucidez al conocimiento y lo aproxima a la trascendencia, a lo sagrado, sin llegar a alcanzarlo. Los que andan en amor muy lastimados y a zaga de su huella, cuyas brasas se proyectan sobre la zarza ardiente del alma enamorada. Los que van de vuelo y se te escapan. Descálzate de tus sandalias y sal a su encuentro. Verás que pasan inadvertidos al gentío que vocifera.

  • img-book

    El estigma de Caín Por: José Ruiz Mata 14,42

    En las noches de niebla, cuando las nubes resguardaban el barrio de la mirada de los extraños, oía desde mi lecho pasar los caballos bajo mi ventana. Sus cascos herrados resonaban potentes sobre los adoquines y en el silencio se propagaba el sonido del roce de los arreos, los correajes, las armas, las corazas; se presentían las capas blancas al viento, los cuerpos en sus rítmicos vaivenes, el resplandor de los metales. De vez en cuando uno de los animales relinchaba inquieto, el repiqueteo de sus pasos daba a entender una repentina disconformidad con su destino, una duda, pero el grupo proseguía su recorrido, impasible, enérgico, acompasado, hacia el fondo de la calle hasta que el rumor se perdía por el otro lado de la plaza.

  • img-book

    Autares Por: Miguel A. García Garzón 19,23

    El comisario Cojón, Alfonso Garcia de Lara y Vázquez del Rey, después de su jubilación regresa a la Zubia, su pueblo natal. Retoma el viejo sueño de su niñez de investigar el origen de una casa situada en los arrabales de la Zubia. Era la más grande y hermosa del pueblo, aunque, según él, le faltaba algo, estaba incompleta, inacabada. A falta de nombre, la bautizó como la Gran Casa. Estando en ello, su amiga, la Zapatera, conocedora de sus inquietudes, le da a leer una sentencia del cadí de Granada fechada en 1448 y traducida en 1585 del arábigo al castellano antiguo. En ella se hacía referencia al pago denominado de Autares situado en los arrabales de la Zubia. Fue el desencadenante que lo empuja a la investigación. Encuentra documentos pertenecientes a las herencias nazaríes, noblezas cristianas y monásticas, que le lleva a descubrir el pasado de la casa. Aquella casa era algo más que una hermosa casa, era la pieza fundamental de la batalla de la Zubia. En ella estuvo la reina Isabel I contemplando Granada y la famosa batalla, lo que contradecía la leyenda del Laurel. Ahora, al comisario Cojón le toca revelar la verdadera historia de la casa y, por ende, la historia de la reconquista de su pueblo, ambas desconocidas por sus vecinos. Sabe que le espera, además, el enfrentamiento con aquellas fuerzas vivas que por razones políticas, religiosas y económicas mantienen una leyenda, que cuenta cómo la reina Católica se escondió detrás de un laurel para no ser apresada por los moros en su visita a la aldea de la Zubia. Lo que consiguió gracias a la invocación que hizo a san Luis rey de Francia, su tío. Una enfermedad maligna se cebó con el comisario dejando inacabada la tarea emprendida. A través de un legado encomienda al maestro de escuela, la labor de seguir hasta el final.

  • img-book

    Casi veinte años. Desde Cantalejo Por: Corona Zamarro 14,42

    Nos acercamos a la vida de la autora, plagada de hechos originales y grandes contrastes. De niña lo observa todo y compara. Ve a los hombres de su pueblo arrancando trozos pequeños a las piedras de sílex, como en la Edad de Piedra. Es una característica del trabajo de Cantalejo, dedicado a la construcción de los trillos que abastecían a gran parte de España. También a su venta, y a la sustitución de las piedras perdidas en las eras. Duerme en posadas como las de Don Quijote… Luego la emigración a Madrid con nueve años, donde descubre el agua corriente. Continúa con las dificultades y ayudas para estudiar, y termina con la llegada a su primer destino como maestra.

    Es una vida privada, pero también una memoria colectiva de aquellos años.

  • img-book

    La taberna del enamorado Por: J. Máximo Arranz 14,42

    La Taberna del Enamorado es un espacio en el que conviven aguardiente y amor en perfecta armonía. Un lugar donde se recita poesía con un capote de torero en la mano. Un lugar donde los clientes confiesan sus pecados sentimentales sin que nadie se escandalice por ello.

    En La Taberna del Enamorado está la chica de tus sueños esperándote, harás el amor con el diablo y disfrutarás de tus amantes como nunca antes lo habías hecho…

    Su ambiente te va a seducir y sus narraciones no te dejarán indiferente.

  • img-book

    5 sobre 5
    Mi amigo inseparable Por: E. Ismail Fernández 9,62

    A modo de relato/monólogo, se narra la visión de la vida y los ámbitos de la misma (familia, amistad, amor), desde la discapacidad y las limitaciones que produce la misma en el autor. Ismail, se refiere con ironía y humor a su parálisis cerebral como un «amigo inseparable» y narra cómo este le acompaña en su día a día y cómo lo concibe él. También, pretende lanzar un mensaje de motivación y superación implícito, poniendo de ejemplo su propia historia y su manera de afrontar los baches con los que se ha ido encontrando en su vida.

    El autor, recomienda leer la obra en tono irónico y cómico, pues esa fue su actitud mientras la escribía. «No sé si la vida es bonita o fea, pero riendo se vive mucho mejor y riéndose de uno mismo, aun más.»

  • img-book

    Los falsos días Por: Jesús Cárdenas 9,62

    Los falsos días fue poemario FINALISTA del XXXIII CERTAMEN ANDALUZ DE POESÍA «VILLA DE PELIGROS»

    El jurado estuvo compuesto por: Natividad López Urquízar, Carmen Canet Ramos, Eduardo Castro Maldonado, José Manuel Ruiz Martínez y Luis García Montero.

  • img-book

    Demolición Por: Francisco Cañabate Reche 15,38

    El final de esta historia, o el principio, fue la explosión que lo silenció todo. La voz del monstruo dentro de las cabezas de nueve mil millones de personas que murieron a un tiempo y acabaron, que se quedaron quietas, como estaban, en cualquier posición, calladas para siempre, entonces.

    Un hombre dotado del poder del recuerdo que pierde la memoria y sufre, una mujer de cuya fortaleza pocos saben, un monje tibetano, un desastre a punto de ocurrir, una esperanza.

    Esta novela cierra la «Trilogía del final de las cosas», que compone junto a las dos novelas anteriores del autor: Escaques amarillos y La posibilidad de la pantera.

  • img-book

    Viejo perro cansado Por: Miguel Ávila Cabezas 9,62

    L I

    Cada día que pasa / es una prueba más / que te pone el destino / para que sigas buscando / una razón de ser, / un sentido / (al menos uno) / a tu existencia.

  • img-book

    Arq. medieval en Guadalajara Por: Guillermo García-Contreras Ruiz 24,04

    En el año 2014 se celebró en Sigüenza el Primer Congreso de Arqueología Medieval de la provincia de Guadalajara, fruto y consecuencia del enorme desarrollo que esta disciplina ha tenido en esta comarca en los últimos años. Numerosos y variados son los yacimientos excavados, los territorios explorados y las metodologías empleadas, abarcando un periodo de más de mil años, desde el siglo VI al siglo XVI. En este volumen se reúnen 22 trabajos de 28 investigadores de distinto nivel, desde experimentados catedráticos hasta jóvenes licenciados, estando todos ellos articulados en torno a tres temas principales: el paisaje, la gestión del agua y la cultura material. El hecho de que sean tres de los temas más destacados en la investigación arqueológica europea en los últimos años no hace sino evidenciar cómo los estudios realizados en la provincia de Guadalajara están colocándola al nivel de otras zonas europeas en cuanto a estudios de arqueología medieval se refiere.

    Este libro supone el inicio de un debate y una tradición que ha de continuar en los próximos años.

  • img-book

    Concierto triste para trío y coro Por: Miguel Arnas Coronado 10,58

    Silenciosa, lenta y sibilina, observa al gazapo que la mira embelesado, aturdido, con la inmovilidad de una raíz. Le bastará un rapidísimo abalanzarse y, tras forcejeo desesperado y estertor, tomarse todo el tiempo del mundo para engullirlo y hacer la digestión. Lenta, sibilinamente. El aire retiene el aliento.

    Es él quien lo ha impedido y en voz baja, como quien reza, pide perdón a la serpiente por haberle hurtado su desayuno o tal vez almuerzo, quién sabe. Saltó el gazapo y la culebra se retiró en sentido contrario con toda la rapidez de la que fue capaz. La ha visto escabullirse entre el matorral. Otro la perseguiría. Él se sienta y piensa. Lo ha impedido a conciencia: vio la escena antes de que ambos, presa y predador, lo vieran a él, demasiado concentrados en sus respectivos cometidos, y ha corrido hacia ellos dando palmadas. Le ha dado pena del diminuto conejo, quizá en su primera salida del agujero, despistado en afán juguetón. Sin embargo, él sabe que también debería haberse compadecido de la culebra y no actuar, quedarse quieto como todo el entorno, cielo, árboles, matojos, viento. O debería haber matado al reptil que hará gritar a las señoras paseantes por estas trochas, asustadas por algo que temen y desean a la vez: un espectáculo, el ondear de una serpiente e incluso a veces el enfrentarse siseando al humano cuando se asusta, un espectáculo que confían presenciar aunque les repugne, pues es algo que jamás verán en su cotidiano vivir de ciudad. Por eso, piensa, quizá convendría matarla y no matarla a la vez, que se comiera al conejo y no se lo comiera, que se quedara allí digiriendo bajo el sol y que al mismo tiempo huyese culebreando por entre los matojos. Dos mundos, pero ¿acaso la vida no consiste justo en eso, dos mundos?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies