• img-book

    Jesús Cabezas Jiménez

ISBN: 84-96083-01-2
REF: PM13 Categorías: , , Etiqueta:

Pequeñas verdades

Número de páginas: 61
( )
Por: Jesús Cabezas Jiménez
El ruiseñor es un viejo cómplice de la poesía. Convierte su soledad en canción y transforma la fragilidad…..Sigue Leyendo
sin iva

6,73

Cantidad:
Tags:

El ruiseñor es un viejo cómplice de la poesía. Convierte su soledad en canción y transforma la fragilidad de su canto en un secreto sonoro, y con los ojos, que puede colarse por cualquier ventana para espiar la realidad. En las Pequeñas verdades de Jesús Cabezas Jiménez, aparece también el ruiseñor. El poeta pregunta por él entre sus compañeros de trabajo y nadie llega a responder, ningún compañero comprende el sentido de su voz. Como ocurre siempre en la poesía, los símbolos se cargan de significado, apuntan en dos direcciones, matizan y enriquecen el sentido humano de los acontecimientos. La voz desatendida del ruiseñor habla de la soledad del poeta, del aislamiento que a veces conmueve el corazón del individuo que se empeña en conservar aquellos valores de vida y de conciencia olvidados por la sociedad.

ISBN: 84-96083-01-2
REF: PM13
Editor: Editorial Alhulia
Fecha de publicación: 2003
Número de páginas: 61

Motril, 1955. Nació en una casa de la Rambla del Cenador que hacía esquina con el castizo y legendario Camino de las Cañas. Cursó la enseñanza primaria en el colegio de San Agustín, donde realizó el examen de ingreso con diez años. Pasó después al Instituto Técnico –hoy Instituto «Julio Rodríguez»–, en el que obtuvo el grado de bachiller con la que fuera primera promoción de estudiantes de bachillerato surgida de las aulas de un instituto público en la historia de su ciudad. Más tarde se licenció en Medicina y Cirugía en la Universidad de Granada con la promoción 1973-79, aquella brava generación de jóvenes que sufriera en sus carnes el controvertido y clamoroso despropósito académico que intentó implantar de forma infructuosa el llamado calendario juliano, el cual pretendía hacer coincidir el año académico con el año natural y la consiguiente supresión de facto de los exámenes extraordinarios. Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, desde 1988 ejerce su profesión en el servicio de Urgencias del hospital Santa Ana de su ciudad natal, donde compagina su trabajo asistencial con la creación literaria. En el ámbito de la investigación y del ensayo literario, ha dedicado los últimos años de su vida a estudiar, desentrañar y recuperar algunas de las páginas más destacadas y memorables de la literatura motrileña de los dos últimos siglos, así como rescatar del ostracismo y la indiferencia a sus autores más significativos. Fruto de ese ímprobo esfuerzo, son dos prolijos trabajos de empaque y formato enciclopédico que obtuvieron gran éxito entre la crítica local: Sólo nos queda el recuerdo. Guía sentimental y literaria de Motril (Alhulia, 2010) y Luciérnagas en el olvido. Breve diccionario de escritores motrileños contemporáneos (Alhulia, 2013). Su obra poética está compuesta a día de hoy por cinco títulos: Poemario de ausencias (1987), Camino de las Cañas (1992), A voz en grito (1994), Enseñanza primaria (1999) y Pequeñas verdades (2003). Es asimismo autor de un Diccionario casi médico de la provincia de Granada (1996), desenfadado estudio de campo a caballo entre la lexicografía vernácula y la antropología sociocultural que, dada la popularidad que obtuvo tras su publicación, tuvo que ser ampliado y reeditado a petición de sus lectores en 2003. Con la presente entrega –que hace el décimo libro de su producción–, el autor pretende realizar un homenaje a la memoria de algunos de los miembros más queridos de su familia, así como a algunos de los escenarios biográficos que marcaron, de manera indeleble, el rumbo emocional de su vida y la rosa de los vientos de su existencia, antes de que el tiempo y la pátina del olvido extienda sobre ellos su fría e inexorable capa de desafecto y desmemoria. Aunque las fotografías que ilustran el presente poemario pertenecen exclusivamente al entorno familiar y personal del poeta, muchos lectores van a sentirse reflejados en ellas porque como ya nos advirtiera José Saramago y como siempre ha defendido el autor: no somos hijos de un lugar, sino hijos de un tiempo.

“Pequeñas verdades”

Aún no hay comentarios.