• img-book

    José Antonio López Nevot

ISBN: 9788412124101

No todos los versos tienen héroes

Número de páginas: 152
Por: José Antonio López Nevot

Firmes propósitos para el verano El curso llegaba a su fin, y Luciérnaga me había abandonado por otro. Su luz ya no iluminaría mis noches, pensaba, me quedaría a oscuras con el antiguo dolor, preguntándome por la forma de los ojos de mi amada. La penumbra lapidaría mis sienes, y un estruendo de cascada resonaría […]

sin iva

10,58

Cantidad:

Firmes propósitos para el verano

El curso llegaba a su fin, y Luciérnaga me había abandonado por otro. Su luz ya no iluminaría mis noches, pensaba, me quedaría a oscuras con el antiguo dolor, preguntándome por la forma de los ojos de mi amada. La penumbra lapidaría mis sienes, y un estruendo de cascada resonaría en el lago sin fondo del insomnio.

Como todas las mañanas, me encaminé a la universidad. Sentado en el aula, y mientras el profesor Exitus exponía la teoría del conocimiento de Louis Althusser, evoqué mi pasado con Luciérnaga. Durante aquel invierno, Luciérnaga había sido mi única compañía: vestida con su inconfundible abrigo de cuello de astracán, la veía emerger de la muchedumbre indistinta y acudir a mi encuentro como una ágil Artemisa sobre veloces patines; luego entrelazaba los dedos de mis manos con los suyos y nos dirigíamos al lago helado, donde patinábamos juntos hasta el mediodía. Comíamos en un bistro a orillas del lago y, poco después, nos apresurábamos hacia su casa, porque el crepúsculo caía sobre la ciudad con la rapidez de una nube de tormenta. Los días invernales eran tan breves en Arkadia, que apenas disponíamos de unas horas de sol; muy pronto, la noche se adueñaba de las calles con su avanzadilla de sombras, obligando a los transeúntes rezagados a correr hacia sus casas, como si un pavoroso toque de queda lunar regulase la vida de los hombres. Desde los comercios más lujosos, hasta las tabernas más miserables, todos los negocios cerraban a las tres de la tarde. Incluso los prostíbulos se quedaban vacíos a aquella hora. Yo, sin embargo, podía enorgullecerme de pasar las noches infinitas en compañía de la mujer amada, en la casa de sus padres, que parecían tolerar nuestra relación, pues mi presencia ofrecía cierta seguridad frente a la negrura absoluta.

...

Es catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones en la Universidad de Granada y académico de número de la Academia de Buenas Letras de Granada. Asimismo, es vicepresidente del Centro Unesco de Andalucía y pertenece al Institutum Pataphysicum Granatensis. Ha sido profesor visitante de las Universidades de Siena, Messina, Würzburg, Regensburg y Freie de Berlín, y dirige el grupo de investigación Justicia y Gobierno en la Historia del Derecho español y europeo. Ha sido vocal del Consejo de Redacción del Anuario de Historia del Derecho Español, publicación periódica fundada en 1924 por Claudio Sánchez-Albornoz. Su quehacer investigador se ha orientado hacia la historia del régimen municipal (La organización institucional del municipio de Granada durante el siglo XVI, 1492-1598, Granada, 1994), el Derecho patrimonial familiar (La aportación marital en la historia del Derecho castellano, Almería, 1998), el Derecho penal, el régimen señorial y la literatura jurídica, con especial atención a las obras de Juan Rodríguez de Pisa, Lorenzo Galíndez de Carvajal, Juan Bautista Larrea y Manuel María Cambronero. En la actualidad se ocupa de la historia de la administración de justicia, y en particular, de la práctica procesal. En ese sentido, ha editado el manuscrito 309 de la Biblioteca Nacional de España Práctica de la Real Chancillería de Granada, y publicado un estudio sobre los procuradores fiscales de las Audiencias y Chancillerías castellanas. También se ha interesado por las relaciones entre Literatura y Derecho.

Como escritor ha publicado el poemario Artífice de islas (Ámbito Literario, Barcelona, 1980), Templario y otros relatos (Ediciones Aljibe, Archidona, 1997), y la novela El Jardín del ginkgo (Ediciones Carena, Barcelona, 2019). Su discurso de ingreso en la Academia de Buenas Letras de Granada versó sobre Oficio de historiador, oficio de narrador.

“No todos los versos tienen héroes”

Aún no hay comentarios.