• img-book

    Corinne Bertholet

ISBN: 9788412520811
REF: CR245 Categorías: , , ,

Hojas de mi otoño

Número de páginas: 184
Por: Corinne Bertholet

Corinne agradece a doña María Sánchez Arana, su profesora, que se empeñara «malgré tout» en enseñarle bien el español, escrito y hablado. Con la llave del lenguaje en la mano se fue ubicando en una nueva vida donde la palabra y la imagen fueron fundamentales: El Faro de Motril, las canciones, los libros, el oficio […]

sin iva

13,46

Cantidad:

Corinne agradece a doña María Sánchez Arana, su profesora, que se empeñara «malgré tout» en enseñarle bien el español, escrito y hablado. Con la llave del lenguaje en la mano se fue ubicando en una nueva vida donde la palabra y la imagen fueron fundamentales: El Faro de Motril, las canciones, los libros, el oficio de fotógrafo de su padre, el de decoradora de su madre, o los dibujos de su hermano Colin, salpican de luz este libro. Elementos que forman la raíz más entrañable de su vida, ese conjunto de palabras que nos define.

...Muchos de sus escritos tienen el aire de la literatura hispanoamericana, de un realismo a veces cotidiano y a veces mágico. Donde Dios se mezcla con sus inquietudes y con un mundo de personajes que pululan a su alrededor entre la originalidad, unas veces, y el dolor, otras.

Este libro donde se combinan los relatos, los poemas narrativos, las narraciones líricas, los aforismos en forma de libélulas, aterriza en la ventana de su última parte, en este inquieto tiempo de pandemia que nos descubre nuestras limitaciones y nuestros temores.

Diego Reche

Vino del pueblo belga de Bouillon a Salobreña a mediados de los sesenta. Siempre le gustó escribir y a veces dibujar, buscar lo sorprendente, disfrutar del momento, desenmascarar aparentes casualidades, jugar con cualquier cosa y en especial con las palabras. Hace poco, en el otoño de su vida, dejó la misión de Chile y volvió a Granada, a sentarse junto al Genil y ordenar sus papeles, porque ella es más de pluma, libreta y vino blanco, que de Word. Encontró poemas de asuntos variados y métrica peculiar; pensamientos, reflexiones, desahogos, recuerdos, historias reales e inventadas... Cuando se dio cuenta de que ahí podía haber un libro, entre el miedo y la ilusión «se le pusieron los pelos como arpías». Pero ha ido a por él, capeando dudas igual que saltaba olas en su lejana juventud playera y deportista. Esas hojas, escritas en diferentes momentos y lugares, aquí te las ofrece, lavadas y arregladas, aunque no tanto que pierdan el sabor ni los colores. Si el fruto es dulce o amargo, o las dos cosas, nadie más que tú lo puede decir.

“Hojas de mi otoño”

Aún no hay comentarios.