• img-book

    Vladimir Merino

ISBN: 9788412293593
REF: CR237 Categorías: , ,

Balas y violines

Número de páginas: 360
Por: Vladimir Merino

¿Y si entre tanta desgracia, a alguien de mi familia le había tocado? ¿Acaso a mi pequeño Manolito? Diez años tenía cuando el golpe de estado. En el presidio de Pamplo­na, en el Fuerte de San Cristóbal los había con dieciséis, diecisiete… Sí, el no saber nada, eso era lo más doloroso, como un puñal […]

sin iva

16,35

Cantidad:

¿Y si entre tanta desgracia, a alguien de mi familia le había tocado? ¿Acaso a mi pequeño Manolito? Diez años tenía cuando el golpe de estado. En el presidio de Pamplo­na, en el Fuerte de San Cristóbal los había con dieciséis, diecisiete… Sí, el no saber nada, eso era lo más doloroso, como un puñal clavado en lo más hondo del sentimiento. Luego, al terminar la guerra, todo se suavizó un poco; por fin se pudo establecer —aunque muy censurado— algún tipo de carteo. Fue como una ventana al exterior, a la es­peranza y, sí, también al futuro, ese que nos había esta­do prohibido. Ya no me importaba tanto si Franco había ganado o perdido, si la República estaba viva o muerta. Esa fue mi debilidad, mi mayor concesión. También, el principal triunfo del dictador sobre mi persona. Me habría gustado que todo fuera un sueño, un mal sueño, una pe­sadilla. Me habría gustado despertar en Benalmádena con el amanecer de la hermosa y rojiza bola de fuego afloran­do en el levante, tras el Mediterráneo. Me habría gustado asomarme a la ventana, captar el olor a jazmín junto a la puerta, el frescor de la mañana anunciando un nuevo día. No fue así.

Estos pensamientos, estas memorias eran mi munición, con ella combatía las miserias del presidio. Ese recurso, esa imaginaria ilusión me daba fuerzas. Sabía, o, al menos así necesitaba creerlo, algún día regresaría a Andalucía, a mi querida Málaga. Era mi antídoto, mi clavo ardiendo al que agarrarme. Ahí residía mi coraje. A ojos y oídos invasores, ahí ocultaba mi fortaleza. David contra Goliat.

Nació en 1951, hijo de los llamados niños de la guerra española y exiliados 19 años en la URSS, nace en Skolkovo, entonces pequeña aldea a las afueras de Moscú. Con cinco años de edad y acompañando a su madre de regreso tras el exilio impuesto por la dictadura, pisa por primera vez territorio español, donde inmediatamente consigue la nacionalidad.

Se crió en el País Vasco hasta edad adulta; participó activamente en la lucha por la democracia en los últimos años de la dictadura, sufriendo algún que otro encontronazo con «el sistema». Posteriormente, ya avanzados los 80, se trasladó junto a su familia a Andalucía (Benalmadena), donde reside actualmente.

Obstinado lector, El médico de los pobres es su segunda novela publicada, teniendo en cartera nuevos proyectos literarios a los que sin duda dará salida en un futuro próximo.

En su tercera novela Marinos de Matxitxako, sigue reivindicando el protagonismo y la memoria de cuantos, a través del silencio de décadas, sus censores, pretendieron dejar en el olvido.

“Balas y violines”

Aún no hay comentarios.