• img-book

    John Ruskin / edición de Paulino Fajardo

ISBN: 84-95136-72-4
REF: EXC01 Categorías: , , , Etiqueta:

A este último

Número de páginas: 227
( )
Por: John Ruskin / edición de Paulino Fajardo

No hay riqueza sino vida. Vida, incluyendo todos sus poderes de amor, alegría y de admiración. El país más rico es aquel que nutre al mayor número de seres humanos nobles y felices;

sin iva

14,42

Agotado

Tags:

No hay riqueza sino vida. Vida, incluyendo todos sus poderes de amor, alegría y de admiración. El país más rico es aquel que nutre al mayor número de seres humanos nobles y felices; el hombre más rico es aquel que, habiendo perfeccionado las funciones de su propia vida al máximo, tiene además la mayor influencia útil, tanto personal como por medio de sus posesiones, sobre la vida de los otros, Frente al egoísmo y la búsqueda del propio interés como estímulo para el desarrollo de las relaciones productivas y comerciales, Ruskin propone la generosidad y el afecto social. Frente a la competencia como mecanismo de fijación de las condiciones de mercado, Ruskin propone la cooperación social. Frente a un sistema orientado a la mayor producción, Ruskin propone dirigirlo al mayor consumo. Frente a la acumulación de beneficios como índice del nivel de riqueza, Ruskin propone la distribución de la producción entre el mayor número.

ISBN: 84-95136-72-4
REF: EXC01
Editor: Editorial Alhulia
Fecha de publicación: 2002
Número de páginas: 227

Londres, 1819 - Brandtwood, Cumberland, 1900. Escritor, crítico de arte y sociólogo británico. Educado dentro del más estricto de los puritanismos, escribió su primera obra (Pintores modernos, 1843-1860) para defender el paisajismo de Turner.

Más tarde su esteticismo moral, relacionado directamente con el idealismo de Th. Carlyle, le llevaría a vincularse con el prerrafaelismo y a reaccionar contra el materialismo de la era victoriana, denunciando los peligros de la industrialización, aproximándose al socialismo y a las nuevas utopías sobre planificación urbana y asociando la reflexión artística con las iniciativas prácticas y las disquisiciones morales.

Acertado estudioso de los problemas sociales inherentes a la civilización moderna (Sésamo y las flores de lis, 1865; La moral del polvo, 1866; La Biblia de Amiens, 1880-1885), fue en cambio un deficiente economista (Economía política del arte, 1857). Como escritor destaca su estilo impresionista y rapsódico, con ocasionales momentos de extraordinaria lucidez visionaria. Fue profesor de historia del arte en Oxford en el decenio 1869-1878 y en 1883-1884.

“A este último”

Aún no hay comentarios.