• img-book
    El planteamiento de las piezas breves de Moreno Arenas […] atiende al objetivo de afectar al……Sigue Leyendo

    Trilogías indigestas I Por: José Moreno Arenas 13,46

    El planteamiento de las piezas breves de Moreno Arenas […] atiende al objetivo de afectar al espectador o lector al máximo de lo posible, quien no puede limitarse a presenciar, sin más, lo que sucede en escena. El autor proporciona el estímulo para que provoque la reacción de quien lo recibe. La búsqueda de la mayor eficacia impulsa y motiva la brevedad y la concisión. El receptor se enfrenta a una propuesta trepidante, escueta y directa, ante la que no le queda otro remedio que reaccionar, que tomar partido, que opinar, que pronunciarse…

    Y es que estas piezas sólo quedan completas tras la intervención del espectador. Él reflexionará, sublimará lo que acaba de presenciar, extrapolará la situación escénica a su contexto existencial y resolverá en consecuencia. El espectador es quien, en última instancia, decidirá su actuación consecuente (ética, intelectual, vital…), al igual que la validez última de la obra en cuestión.

    La orientación de la recepción, como puede presuponerse, está condicionada por el autor desde los textos. Como es lógico, Moreno Arenas busca dirigir el sentido de la respuesta, toda vez que nos propone en el texto, de forma implícita, la suya. Desde sus perspectiva y posicionamiento elabora la pieza, y a través de ella nos provoca y nos invita a compartir (o disentir), a aproximarnos (o distanciarnos) a sus presupuestos y concepciones sobre cuanto nos rodea.

  • img-book
    […]DON NARCISO.—Estaba tratando de decirles que los músculos pueden llegar a ser fortalecidos de ……Sigue Leyendo

    Monólogos Por: José Moreno Arenas 10,58

    […]
    DON NARCISO.—Estaba tratando de decirles que los músculos pueden llegar a ser fortalecidos de manera bestial, de forma primaria y poco racional, y ello dar al físico un aspecto pantagruélico, excesivamente recargado de fibra muscular, consiguiendo así la deslustrada apariencia de los modelos que posan para un artista (en este caso, con gustos barrocos). Comprendo que por un lado estén ustedes jodidos (y jodidas, naturalmente), por no poseer una belleza como la que yo porto de pies a cabeza. Pero no hay que preocuparse, porque la naturaleza es sabia. Sí, créanme. Por eso les ha dotado de ese par de ojos, de esas ventanas hacia el exterior que les permiten que se regocijen admirándome con verdadero deleite. Así pues, su vista es vehículo que les traslada..

  • img-book
    Si “la práctica teatral comunica a la palabra sus condiciones de existencia” (según apreciación…..Sigue Leyendo

    Trilogía del asfalto Por: Enrique Morón 12,50

    Si “la práctica teatral comunica a la palabra sus condiciones de existencia” (según apreciación de Anne Ubersfeld, en Semiótica teatral), podemos afirmar aquí que con Trilogía del asfalto, Enrique Morón da cumplida cuenta de un modelo de escritura dramática que se ajusta de lleno a su finalidad representativa, la cual no puede ser otra que la de abrirse en cueros vivos ante su enorme extensión de significados, tanto en el plano de las acotaciones como en el del propio diálogo. De ahí que la “palabra del autor” se convierta en nuestra mente de lectores en la “palabra del personaje”, un fenómeno que impregna de verosimilitud nuestra percepción del texto, ya que lo recreamos con toda la potencia enunciativa que posee, siguiendo así paso a paso su proyección escénica.

  • img-book

    REME: El oxígeno… ¡Me ahogo! ¡Me muero…!

    (La escena empieza a encogerse, paulatinamente, como un animal depredador elástico, como un pulpo que


    Jindama Por: Alfonso Vallejo 9,23

    REME: El oxígeno… ¡Me ahogo! ¡Me muero…!

    (La escena empieza a encogerse, paulatinamente, como un animal depredador elástico, como un pulpo que los fuera a engullir. La puerta se sigue cerrando. Se agarran a las hojas y van descendiendo Juanaco y Tora. Troncho se agarra a un ángulo y empieza a salir del agujero que lo estaba tragando. Caras de dolor. Empieza a salir humo del decorado. Cambio de luces. Luz de la luna por el ventanuco, con paso de nubes. Pero llega un momento que la puerta es vencida por el esfuerzo de los actores. La abren de par en par. Penetra la luz que viene de la hoguera del exterior. Vuelven las sombras a la pared. Se mueven. El decorado vuelve lentamente a su forma natural. Se miran exhaustos, sudorosos, llenos de humo y polvo.)

    JUANACO: Fuera charcos…

    TORA: Quiero mar y estrellas.

    TRONCHO: Aire, espacio y cielo…

    REME: Vivir en libertad.

    (Oscuro).

  • img-book

    Difícil tarea es la de dar una definición del ya amplio y riquísimo mundo dramático de José Martín Recuerda. Pero, sin duda, estaremos dentro de su verdad dramática


    La cicatriz / El carmen en Atlántida Por: José Martín Recuerda 9,23

    Difícil tarea es la de dar una definición del ya amplio y riquísimo mundo dramático de José Martín Recuerda. Pero, sin duda, estaremos dentro de su verdad dramática —con todo el subjetivismo y limitación que la brevedad comporta— si decimos que las grandes columnas en las que descansa su “edificio dramático” son: existencialismo, absurdo y crueldad, con raíces en nuestra tradición teatral y literaria popular, desde los pasos de Lope de Rueda al esperpento de Valle Inclán, pasando por los entremeses de Cervantes, nuestro Género Chico —¡tan grande!— y la asimilación de una idiosincrasia acosante —con símil en nuestra secular afición a la tauromaquia— reflejada en una técnica que, gráficamente, podríamos denominar “circular”, o en espiral, en oleadas que van rodeando al personaje, o personajes hasta llegar al “grito” final. José Martín Recuerda ha creado lo que, en definición de él mismo, podemos llamar como dramaturgia iberista.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies