• img-book

    La invitada en El Jardín de La Concepción e-book Por: Corona Zamarro 8,47

    El primero de los relatos, La invitada en El Jardín de La Concepción, se sitúa en 1874 y narra la historia romántica de dos jóvenes en el jardín. Ella, invitada por los marqueses de Loring-Heredia, pertenece a la nobleza, y él es el capitán de un barco que transportaba plantas exóticas de medio mundo para embellecer el jardín botánico que están creando en su finca de las afueras de Málaga. A través de la pareja conocemos a los personajes reales de entonces, las costumbres de la época y el puerto antiguo de la capital, cuando el agua se acercaba al pie del monte de la Alcazaba, antes de rellenarlo y convertirlo en parque.

    Los demás relatos son de temática variada: realistas, fantásticos o imaginativos, de actualidad, simbólicos, alguno basado en un sueño… El lenguaje es sencillo, coloquial en los diálogos, a veces lírico. La unidad del libro viene dada por la particular mirada de la narradora, psicológica, femenina, íntima, analítica y profunda, que contempla los hechos de una determinada manera, implicándose en la vida de los personajes con sutiliza o ironía. También hay voces masculinas, pero menos.

  • img-book

    La invitada en El Jardín de La Concepción Por: Corona Zamarro 13,46

    El primero de los relatos, La invitada en El Jardín de La Concepción, se sitúa en 1874 y narra la historia romántica de dos jóvenes en el jardín. Ella, invitada por los marqueses de Loring-Heredia, pertenece a la nobleza, y él es el capitán de un barco que transportaba plantas exóticas de medio mundo para embellecer el jardín botánico que están creando en su finca de las afueras de Málaga. A través de la pareja conocemos a los personajes reales de entonces, las costumbres de la época y el puerto antiguo de la capital, cuando el agua se acercaba al pie del monte de la Alcazaba, antes de rellenarlo y convertirlo en parque.

    Los demás relatos son de temática variada: realistas, fantásticos o imaginativos, de actualidad, simbólicos, alguno basado en un sueño… El lenguaje es sencillo, coloquial en los diálogos, a veces lírico. La unidad del libro viene dada por la particular mirada de la narradora, psicológica, femenina, íntima, analítica y profunda, que contempla los hechos de una determinada manera, implicándose en la vida de los personajes con sutiliza o ironía. También hay voces masculinas, pero menos.

  • img-book

    La huella de los libros e-book Por: Vicente Gómez Escámez 8,47

    Le debió atrapar, como a mí en su momento, pues abrió la primera página y comenzó su lectura. No recuerdo haber puesto mis manos en su lomo aquella noche. Se quedó en su regazo, acunado por el silencio de la sala de espera. Las páginas volaban de un lado al otro del libro. La vi llorar y, esta vez, no era sólo por mi abuelo.»
    [Los libros quemados]

    Un libro, lleno de historias, es como la vida misma.
    A su paso, deja una huella profunda, indeleble.

  • img-book

    La huella de los libros Por: Vicente Gómez Escámez 13,46

    Le debió atrapar, como a mí en su momento, pues abrió la primera página y comenzó su lectura. No recuerdo haber puesto mis manos en su lomo aquella noche. Se quedó en su regazo, acunado por el silencio de la sala de espera. Las páginas volaban de un lado al otro del libro. La vi llorar y, esta vez, no era sólo por mi abuelo.»
    [Los libros quemados]

    Un libro, lleno de historias, es como la vida misma.
    A su paso, deja una huella profunda, indeleble.

  • img-book

    Imperficciones e-book Por: Roberto Guijarro Cano 6,61

    Roberto Guijarro Cano (Cuenca, 1985), ha estudiado Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid y en la Universidad de Valencia, y Teoría de la literatura y Literatura Comparada en la Universidad de Granada y con su obra Imperficciones ha sido el ganador, por unanimidad del jurado, del II Concurso Literario Nuevos Creadores, en su modalidad de Narrativa, convocado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Granada en colaboración con la Academia de Buenas Letras de Granada.

  • img-book

    Imperficciones Por: Roberto Guijarro Cano 10,58

    Roberto Guijarro Cano (Cuenca, 1985), ha estudiado Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid y en la Universidad de Valencia, y Teoría de la literatura y Literatura Comparada en la Universidad de Granada y con su obra Imperficciones ha sido el ganador, por unanimidad del jurado, del II Concurso Literario Nuevos Creadores, en su modalidad de Narrativa, convocado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Granada en colaboración con la Academia de Buenas Letras de Granada.

  • img-book

    Erotismo, naturaleza y Patrimonio histórico – eBook Por: Juan Herrera Vegara 8,47

    Al escribir estos relatos inspirados por su amor a los animales, el autor no hizo otra cosa que dar rienda suelta a una pasión innata. Rehusó oponer resistencia a la seducción que sobre él ejerce la naturaleza y se dejó llevar, mas no sólo por lo salvaje, sino también por la etnografía. Y fue así como la arquitectura tradicional; el hechizo de los corrales y establos; el enigma de las bodegas, pajares y cámaras; el misterio de la oquedad donde se agitan los gazapos; junto con el sabor mitológico-festivo de las aventuras presenciadas en el cine de verano, concebido como elemento consustancial al mundo rural de su infancia, vinieron a compartir plano con las selvas evocadas en la niñez, los olivares, las huertas, los patios y el río. Y puesto que, a estas alturas, tan mítica le resulta la figura de Hércules como la visión de la aldea cuya armonía ambiental pervive milagrosamente intacta en el tesoro de su patrimonio inmobiliario etnográfico, cargó con todo ello y, conducido por la inteligencia de esas criaturas maravillosas, inocentes y descaradas que deambulan por los tejados, asoman en los graneros o levantan la pata para orinar donde menos conviene, quiso adentrarse en la fábula, donde toda relación es posible, y, salvando las barreras de especie, abandonarse a la fantasía erótica, que mucha es la sensualidad y mucha la ternura como para pretender embridarlas.

  • img-book

    Erotismo, naturaleza y Patrimonio histórico Por: Juan Herrera Vegara 13,46

    Al escribir estos relatos inspirados por su amor a los animales, el autor no hizo otra cosa que dar rienda suelta a una pasión innata. Rehusó oponer resistencia a la seducción que sobre él ejerce la naturaleza y se dejó llevar, mas no sólo por lo salvaje, sino también por la etnografía. Y fue así como la arquitectura tradicional; el hechizo de los corrales y establos; el enigma de las bodegas, pajares y cámaras; el misterio de la oquedad donde se agitan los gazapos; junto con el sabor mitológico-festivo de las aventuras presenciadas en el cine de verano, concebido como elemento consustancial al mundo rural de su infancia, vinieron a compartir plano con las selvas evocadas en la niñez, los olivares, las huertas, los patios y el río. Y puesto que, a estas alturas, tan mítica le resulta la figura de Hércules como la visión de la aldea cuya armonía ambiental pervive milagrosamente intacta en el tesoro de su patrimonio inmobiliario etnográfico, cargó con todo ello y, conducido por la inteligencia de esas criaturas maravillosas, inocentes y descaradas que deambulan por los tejados, asoman en los graneros o levantan la pata para orinar donde menos conviene, quiso adentrarse en la fábula, donde toda relación es posible, y, salvando las barreras de especie, abandonarse a la fantasía erótica, que mucha es la sensualidad y mucha la ternura como para pretender embridarlas.

  • img-book

    El heladero de Brooklyn e-book Por: Fernando Molero Campos 8,47

    El heladero de Brooklyn lo integran nueve relatos en los que se dan la mano la recreación histórica de acontecimientos reales tamizados por la ficción con historias fantásticas de las que se adueñan la magia o el absurdo. El lector viajará por estas páginas desde la Italia de Garibaldi a la América de finales del siglo XIX y principios del XX en el relato que abre y da título a este volumen; del Japón Imperial posterior al aislacionismo Tokugawa (La cruz y la katana) a la derrota de Alemania en la II Guerra Mundial (Travelling de retroceso desde una gota de sangre que cae), o la crueldad de los campos de concentración nazis (La compasión del chimpancé). Pero también hay espacio en esta selección para el recuerdo de los antiguos espectáculos de feria (La tesis y el Dr. Melgari) o la búsqueda de respuestas a los grandes enigmas de la condición humana en un singular Museo de espejos, un desván de las maravillas en el que viajar en el tiempo y el espacio, un caserón habitado por un extraño dueño con un ojo de cristal o una tienda de fotos en la que alterar la realidad (Huellas de tiempo nada más). En este entramado de relatos urdidos con un lenguaje sugerente y plagado de imágenes se puede reconocer la vocación literaria y cinéfila de su autor para explicar este y otros mundos posibles. Narraciones depuradas y espectáculo visual forman parte de El heladero de Brooklyn, con claras referencias al cine de Martin Scorsese, Coppola, Kurosawa o Lynch, el expresionismo alemán y su film más singular: El gabinete del Dr. Caligari, el Lubitsch más desconocido de Remordimiento o, incluso, el terror de la Universal. La vida y la muerte, la literatura y el cine, la realidad y la ficción, la verdad y la mentira, el bien y el mal, la cordura y la locura son hermanas siamesas que transitan como funambulistas en delicado equilibrio por el cable que une la imaginación del autor con la de quienes se adentran en las entrañas de este libro.

  • img-book

    El heladero de Brooklyn Por: Fernando Molero Campos 13,46

    El heladero de Brooklyn lo integran nueve relatos en los que se dan la mano la recreación histórica de acontecimientos reales tamizados por la ficción con historias fantásticas de las que se adueñan la magia o el absurdo. El lector viajará por estas páginas desde la Italia de Garibaldi a la América de finales del siglo XIX y principios del XX en el relato que abre y da título a este volumen; del Japón Imperial posterior al aislacionismo Tokugawa (La cruz y la katana) a la derrota de Alemania en la II Guerra Mundial (Travelling de retroceso desde una gota de sangre que cae), o la crueldad de los campos de concentración nazis (La compasión del chimpancé). Pero también hay espacio en esta selección para el recuerdo de los antiguos espectáculos de feria (La tesis y el Dr. Melgari) o la búsqueda de respuestas a los grandes enigmas de la condición humana en un singular Museo de espejos, un desván de las maravillas en el que viajar en el tiempo y el espacio, un caserón habitado por un extraño dueño con un ojo de cristal o una tienda de fotos en la que alterar la realidad (Huellas de tiempo nada más). En este entramado de relatos urdidos con un lenguaje sugerente y plagado de imágenes se puede reconocer la vocación literaria y cinéfila de su autor para explicar este y otros mundos posibles. Narraciones depuradas y espectáculo visual forman parte de El heladero de Brooklyn, con claras referencias al cine de Martin Scorsese, Coppola, Kurosawa o Lynch, el expresionismo alemán y su film más singular: El gabinete del Dr. Caligari, el Lubitsch más desconocido de Remordimiento o, incluso, el terror de la Universal. La vida y la muerte, la literatura y el cine, la realidad y la ficción, la verdad y la mentira, el bien y el mal, la cordura y la locura son hermanas siamesas que transitan como funambulistas en delicado equilibrio por el cable que une la imaginación del autor con la de quienes se adentran en las entrañas de este libro.

  • img-book

    El enmendador de corazones e-book Por: Ricardo Reques Rodríguez 7,24

    Los quince relatos que componen este volumen tratan temas muy variados y han sido escritos en distintos momentos pero, a poco que miremos, encontraremos que son frecuentados por personajes incapaces de renunciar a lo imposible, cautivos en obsesiones que guían su vida y que les conduce, a veces, a luchar contra la razón y contra sí mismos. El detonante común de esa perturbación anímica no es otro que una búsqueda de lo improbable, algo que puede tener el rostro de una mujer idealizada pero también ser algo tan material como los propios libros o tan intangible como la esperanza de encontrar la prueba irrefutable de una creencia. Por estas páginas pasean diversos personajes sugestivos como botánicos, psicólogos, adolescentes, marineros, policías, bibliófilos, cirujanos y a todos ellos les une la sorpresa de encontrarse cara a cara con lo inesperado.

    Algunos de estos cuentos han sido premiados en distintos certámenes literarios y otros han quedado finalistas. Unos han formado parte de distintas antologías y otros son inéditos. El Enmendador de corazones forma un conjunto de cuentos fantásticos que desdicen nuestra lógica. Estos relatos, no exentos de ironía y cierto punto humorístico, con finales inverosímiles, abiertos y, a veces, algo ambiguos para mantener la intriga más allá de su final, están escritos con un pulso narrativo fluido y con recursos que mantienen la tensión argumental en todo momento. Con estos relatos el autor nos invita a adentrarnos en mundos hasta ahora inexplorados.

  • img-book

    El enmendador de corazones Por: Ricardo Reques Rodríguez 11,54

    Los quince relatos que componen este volumen tratan temas muy variados y han sido escritos en distintos momentos pero, a poco que miremos, encontraremos que son frecuentados por personajes incapaces de renunciar a lo imposible, cautivos en obsesiones que guían su vida y que les conduce, a veces, a luchar contra la razón y contra sí mismos. El detonante común de esa perturbación anímica no es otro que una búsqueda de lo improbable, algo que puede tener el rostro de una mujer idealizada pero también ser algo tan material como los propios libros o tan intangible como la esperanza de encontrar la prueba irrefutable de una creencia. Por estas páginas pasean diversos personajes sugestivos como botánicos, psicólogos, adolescentes, marineros, policías, bibliófilos, cirujanos y a todos ellos les une la sorpresa de encontrarse cara a cara con lo inesperado.

    Algunos de estos cuentos han sido premiados en distintos certámenes literarios y otros han quedado finalistas. Unos han formado parte de distintas antologías y otros son inéditos. El Enmendador de corazones forma un conjunto de cuentos fantásticos que desdicen nuestra lógica. Estos relatos, no exentos de ironía y cierto punto humorístico, con finales inverosímiles, abiertos y, a veces, algo ambiguos para mantener la intriga más allá de su final, están escritos con un pulso narrativo fluido y con recursos que mantienen la tensión argumental en todo momento. Con estos relatos el autor nos invita a adentrarnos en mundos hasta ahora inexplorados.

  • img-book

    Veintiuna historias de amor e-book Por: Pedro Blanco Naveros 8,47

    El paraje, una ensenada natural de ensueño, el mar apacible de color esmeralda, agua clara y limpia, un arrecife cercano esbozando unas sirenas sentadas sobre el lecho marino, debajo del faro dormido vigía de navegantes nocturnos, el sol doraba sus mejillas haciéndola aún más hermosa, mientras colocaba una esterilla sobre la arena y acomodaba la cesta con las viandas.

    «Tienes que mirar hacia el mar y no te gires; tengo que ponerme el bañador y tú eres un caballero, ¿prometido?»

    «Prometido.»

    No pude resistir la tentación. Era una oportunidad muy incitante, la mujer más codiciada de mis sentimientos se estaba desvistiendo tras de mí, así que volví la cabeza y la observé, y ella vio cómo la miraba, pero no se tapó a pesar de estar totalmente desnuda, sonrió y se puso su bañador bastante turbada.

    «Ya imaginaba que no podía fiarme de ti. En fin, es algo que podría pasar y ha pasado, no tiene remedio, espero que por lo menos me hayas visto atractiva.»

    Cronológicamente, el protagonista, ensoñado, va visionando los amores a lo largo de su vida, veintiuna historias de amor: «Todo lo que se entreteje, entre una y otra historia, se corresponde digamos con la mujer de mi vida, y ella es la vida hecha de todas las vidas de mis mujeres, confieso que también yo he vivido.

  • img-book

    Veintiuna historias de amor Por: Pedro Blanco Naveros 13,46

    El paraje, una ensenada natural de ensueño, el mar apacible de color esmeralda, agua clara y limpia, un arrecife cercano esbozando unas sirenas sentadas sobre el lecho marino, debajo del faro dormido vigía de navegantes nocturnos, el sol doraba sus mejillas haciéndola aún más hermosa, mientras colocaba una esterilla sobre la arena y acomodaba la cesta con las viandas.

    «Tienes que mirar hacia el mar y no te gires; tengo que ponerme el bañador y tú eres un caballero, ¿prometido?»

    «Prometido.»

    No pude resistir la tentación. Era una oportunidad muy incitante, la mujer más codiciada de mis sentimientos se estaba desvistiendo tras de mí, así que volví la cabeza y la observé, y ella vio cómo la miraba, pero no se tapó a pesar de estar totalmente desnuda, sonrió y se puso su bañador bastante turbada.

    «Ya imaginaba que no podía fiarme de ti. En fin, es algo que podría pasar y ha pasado, no tiene remedio, espero que por lo menos me hayas visto atractiva.»

    Cronológicamente, el protagonista, ensoñado, va visionando los amores a lo largo de su vida, veintiuna historias de amor: «Todo lo que se entreteje, entre una y otra historia, se corresponde digamos con la mujer de mi vida, y ella es la vida hecha de todas las vidas de mis mujeres, confieso que también yo he vivido.

  • img-book

    Susurros en el tejado e-book Por: Eva Díaz Riobello 6,61

    Eva Díaz Riobello (Avilés, 1980), licenciada en Periodismo por la Universidad Pontificia de Salamanca y licenciada en Literatura Comparada por la Universidad Complutense de Madrid, con su obra Susurros en el tejado ha sido la ganadora, por unanimidad del jurado, del I Concurso Literario Nuevos Creadores, en su modalidad de Narrativa, convocado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Granada en colaboración con la Academia de Buenas Letras de Granada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies