• img-book
            EXTRAÑOS EN UN BARLa encontré una tarde de lluvia y poesía,solitaria, en el bullicio de un bar,…..Sigue Leyendo

    Hablando de amor con el cobrador del frac Por: Rafael Calero Palma 7,69

    EXTRAÑOS EN UN BAR

    La encontré una tarde de lluvia y poesía,
    solitaria, en el bullicio de un bar,
    sentada, supuse, ante una taza de té.
    Vestía de negro y parecía perdida
    buscando el camino de vuelta
    entre el humo azul de su último cigarrillo.
    Pensé: me gustaría ser su ángel de la guarda.

  • img-book
               JUGUETE DE LA VIDALuce cegadorel sol de mediodía,…..Sigue Leyendo

    Diario de un sueño Por: Magdalena M. Rodríguez 8,65

    JUGUETE DE LA VIDA

    Luce cegador
    el sol de mediodía,
    se remansan las olas
    en claridad de plata.
    Unos niños
    chapotean en la orilla.

    Me siento dueña
    de un eterno paraíso
    que amenaza
    escaparse de mis manos.
    Por momentos
    olvido que soy yo
    quien pasa
    como juguete de la vida.

  • img-book
                  ERIALBuscas el verso que en la boca ponela exacta dimensión de las palabras,…..Sigue Leyendo

    Del corazón y la experiencia Por: Juan J. León 10,58

    ERIAL

    Buscas el verso que en la boca pone
    la exacta dimensión de las palabras,
    el nombre de las cosas,
    y encuentras el clamor de los barrancos,
    el eco que rebota y se extermina.

  • img-book
    Por los predios de Juan Lobón, circulan ahora rugientes autovías y en la patria profunda del «Seisdedos»,……Sigue Leyendo

    Sueños de hadas sin hada madrina Por: Alejandro Pérez Guillén 9,60

    Por los predios de Juan Lobón, circulan ahora rugientes autovías y en la patria profunda del «Seisdedos», donde la voz de a degüello de la intolerancia gritaba «ni muertos ni heridos, tiros a la barriga», abre a diario una biblioteca, donde un hombre joven cultiva la audacia del verso, el vértigo de la palabra, el afán de la lectura que, como bien se sabe, no conduce a nada bueno.

    El tipo edita versos, como los que ahora guarda este libro que usted sostiene entre las manos. No son éstos los primeros poemas que escribe y publica Alejandro Pérez Guillén, nacido treinta años hace, y que ya había visitado la imprenta con dos títulos anteriores, Entrevista con la palabra (1997) y El cadáver dormido de la historia, un cuaderno editado por Bellasombra en 2001. Su poesía destila experiencia y lecturas, empirismo y culteranismo, propio de un tipo capaz de citar a Virgilio o a Arturo Pérez Reverte, sin que se le enarque una ceja.

    Como en cualquier otro escritor, sus asuntos guardan relación con los eternos. Esto es, el amor y la muerte, o el paso del tiempo.

  • img-book
    El ruiseñor es un viejo cómplice de la poesía. Convierte su soledad en canción y transforma la fragilidad…..Sigue Leyendo

    Pequeñas verdades Por: Jesús Cabezas Jiménez 6,73

    El ruiseñor es un viejo cómplice de la poesía. Convierte su soledad en canción y transforma la fragilidad de su canto en un secreto sonoro, y con los ojos, que puede colarse por cualquier ventana para espiar la realidad. En las Pequeñas verdades de Jesús Cabezas Jiménez, aparece también el ruiseñor. El poeta pregunta por él entre sus compañeros de trabajo y nadie llega a responder, ningún compañero comprende el sentido de su voz. Como ocurre siempre en la poesía, los símbolos se cargan de significado, apuntan en dos direcciones, matizan y enriquecen el sentido humano de los acontecimientos. La voz desatendida del ruiseñor habla de la soledad del poeta, del aislamiento que a veces conmueve el corazón del individuo que se empeña en conservar aquellos valores de vida y de conciencia olvidados por la sociedad.

  • img-book
    Una vez conectado por la palabra al metafísico silencio de todos los mundos presentidos (porque son),…..Sigue Leyendo

    Límites Por: Rafael Guillén 7,69

    Una vez conectado por la palabra al metafísico silencio de todos los mundos presentidos (porque son), el hombre (el poeta) se sabe vivo —es— y vibra creciendo en el combate de los versos por el que ganará finalmente sus restitución al origen, como si en ese impreciso instante el dedo índice del tiempo por fin le insuflara su luz a los seres posibles y a todo lo inexistente que, por no ser, se hace carne incorruptible de su alma en el vasto territorio que imagina.

    He aquí la verdadera poesía: la que nace “del conocimiento y del asombro”, según declaraciones del propio Rafael Guillén a José Espada Sánchez.

  • img-book
    Esta mano que os dice cómo abrasan las manos, que ayer gozaba el fruto que en la boca era sangre…..Sigue Leyendo

    La fruta, la mano Por: Ignacio Caparrós 8,65

    Esta mano que os dice cómo abrasan las manos, que ayer gozaba el fruto que en la boca era sangre… Esta mano que anota su asumida tragedia porque sabe que puede ser manzana o serpiente, mas prefiere su esquina de silencio y de nadie, aunque clame en la tinta que emborrona la noche… Esta mano —os decía— es culpable de todo cuanto sé que le ocurre por estar de mi parte.

  • img-book
    VISIÓN DEL FIN              IComo sombras,…..Sigue Leyendo

    La casa del aire Por: Miguel Ávila Cabezas 7,69

    VISIÓN DEL FIN
    I

    Como sombras,
    como ríos sin llanto,
    como escaleras mudas que presencian,
    cansadas,
    su soledad de siglos,
    esquinas al fondo
    que atrás no vuelven la mirada
    porque ignoran, porque huyen del próximo
    peldaño antes de haberse visto allá –hundidos–:
    campo yermo y desierto, sombra o luz…

    Como ríos que escapan, sedientos,
    siempre van hacia el norte al que temen,
    hacia el centro final donde el origen
    sin tiempo fue (¡ellos!, ¡ellos!),
    anegado de fuego,
    quieto cauce en la noche,
    amanecer de muerte ante el espejo.

    Van…
    Andan huellas sin rumbo,
    persiguiendo la sangre frente al miedo.

  • img-book
    «Probablemente, es difícil saber-conocer o ubicar lugares como Bouyafar o Zerhoun, de aquí que un…..Sigue Leyendo

    Desde Bouyafar a Zerhoun Por: Jaime Alonso Véliz 9,13

    «Probablemente, es difícil saber-conocer o ubicar lugares como Bouyafar o Zerhoun, de aquí que un enigmático título como el que enlaza estos dos nombres no propicia ni vislumbra nada de esa vida que quizá contengan o de los usos y mitos que tal vez encierren. Parece evidente que la función del locus o la descripción de lugares, esto es, lo que en retórica se conocía como topografía o topotesia, va más allá de la simple digresión en la narratio, ya que al estar regida por un yo textual entra en el recurso de la ficción de imposibles, esa elocución retórico-poética que se remonta a la tradición grecolatina. Así, la función comunicativa de la ciudad, del locus, su especialidad entendida desde la monumentalidad del edificio o desde su ruina, está en crisis, en continuas esperanzas aplazadas, pero entre las sombras de la decadencia, la ruina y la luz de la razón o la plenitud de la vida, siempre puede articularse-construirse la belleza.»

  • img-book
    A todos los que fuimos,a todo lo que creímos ser,sobre todo canto, escribo…Sigue Leyendo

    Biografía de un desconocido Por: Antonio Nadal 9,62

    A todos los que fuimos,
    a todo lo que creímos ser,
    sobre todo canto, escribo
    en esta ciudad desconocida
    la de calles frías y adoquines
    recordando donde se cruzan las pisadas
    como ecos eternos, semejanzas del pasado.

    Un lugar verde de agua
    y entre ruidos, la soberbia.
    Meso los ensortijados
    cabellos de aquella mujer sin cabeza.

  • img-book
    1 ENEROVivirmedir la danza oculta del ser,…Sigue Leyendo

    Alrededor del sol Por: Fernando Blanco Inglés 10,58

    1 ENERO

    Vivir
    medir la danza oculta del ser
    con la cuerda invisible del amor.

    18 ENERO 1925

    Amar
    con la vena abierta
    de par
    en par
    y
    la sangre llamando
    a todas las puertas

  • img-book

    Narra Plutarco cómo Alejandro Magno lloró sobre la tumba de Homero lamentando amargamente la ausencia de un cantor digno de sus hazañas.


    El águila en el tabernáculo Por: Inés María Guzmán 7,69

    Narra Plutarco cómo Alejandro Magno lloró sobre la tumba de Homero lamentando amargamente la ausencia de un cantor digno de sus hazañas. Pasado el primitivismo del origen, el de la primera poesía rapsódica, de espíritu arcaico y dominada por el acontecimiento real y fatídico (el canto de victoria de Judith sobre Holofernes, las palabras en el regreso de David con la cabeza de Goliath, la canción de la poetisa Telesila llamando a las mujeres a las armas para salvar a la ciudad de Argos, o Solón, entusiasmando a los atenienses para la conquista de Salamina…), el cantor se aleja del instante presente, se vuelve hacia el pasado y lo transfigura a la luz de lo contemporáneo; así eleva ese presente contemplando a los héroes antiguos, presenta el ideal perdido como realidad y da expresión al grado histórico, naciendo la conciencia de tradición. Homero ya describe un mundo desaparecido, Hesiodo narra en la Teogonia el nacimiento de los dioses, Isaías un mundo perfecto, con imágenes similares a las de Hesiodo, en bien del Estado del Dios mesiánico.

  • img-book

    CUERPO DE LUNA
    Tendido,
    junto al hueco


    Ciclos de búsqueda Por: Federico Martínez Rodríguez 7,69

    CUERPO DE LUNA

    Tendido,
    junto al hueco
    que lame tu sueño,
    acaricio con la mirada
    la armonía que sin palabras
    esta noche proclamas.

    Tu iluminado perfil
    y el abismo de cada pliegue
    reflejan las dos caras
    de esa luna libidinosa
    que sin piedad te posee.

  • img-book

    Algo queda después de tanta pena. Habla un hombre. Soy yo: José García. Y algo es alguien que vive todavía, a favor de su nombre, cuando suena.


    A tus manos me entrego Por: José G. Ladrón de Guevara 11,54

    Algo queda después de tanta pena. Habla un hombre. Soy yo: José García. Y algo es alguien que vive todavía, a favor de su nombre, cuando suena.

    Cómo duele la vida. Pero es buena, si algo queda después de cada día. Algo: un libro, un golpe, una alegría, una mano, un verso u otra pena. Porque, os digo, mi vida es una guerra y aunque acabe rindiéndome a la tierra yo no voy a entregarme por completo.

    Algo queda, después de cada hombre. Algo, acaso, tan poco como un nombre enterrado a la sombra de un soneto.

  • img-book

    No sé si porque he sido siempre un romántico sin remedio curativo posible o porque siento una especial debilidad por las personas que un día tuvieron que abandonar con todo


    Spelugges Por: José Luís García Herrera 7,69

    No sé si porque he sido siempre un romántico sin remedio curativo posible o porque siento una especial debilidad por las personas que un día tuvieron que abandonar con todo el dolor de su corazón y para siempre su patria chica —durante mi infancia perdí a muchos de mis amigos cuando sus padres se vieron en la imperiosa necesidad de emigrar a Madrid o Barcelona en busca de un futuro mejor—; o motivado, tal vez, porque mi padre tuvo que ausentarse la mayor parte del año durante toda su vida laboral —lo que en su época prácticamente correspondía a su vida entera— de su hogar y de su gente, cada vez que conozco de cerca la figura de un emigrante, instintivamente me uno a su causa y a su soledad. Emocionalmente me hago uno de ellos, siento su dolor como si fuera el mío propio. Con este sesgo afectivo me acerqué a la figura de José Luis García Herrera. Antes de conocerlo personalmente, ya lo había soñado en mi corazón. He de confesarlo abiertamente antes de seguir adelante, por una pura cuestión de honestidad personal. Más tarde, cuando leí sus versos y disfruté con ellos, supe además —en realidad, alcancé la certeza— que palpitaba dentro de sí un portentoso poeta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies