• img-book

    No hay riqueza sino vida. Vida, incluyendo todos sus poderes de amor, alegría y de admiración. El país más rico es aquel que nutre al mayor número de seres humanos nobles y felices;


    A este último Por: John Ruskin / edición de Paulino Fajardo 14,42

    No hay riqueza sino vida. Vida, incluyendo todos sus poderes de amor, alegría y de admiración. El país más rico es aquel que nutre al mayor número de seres humanos nobles y felices; el hombre más rico es aquel que, habiendo perfeccionado las funciones de su propia vida al máximo, tiene además la mayor influencia útil, tanto personal como por medio de sus posesiones, sobre la vida de los otros, Frente al egoísmo y la búsqueda del propio interés como estímulo para el desarrollo de las relaciones productivas y comerciales, Ruskin propone la generosidad y el afecto social. Frente a la competencia como mecanismo de fijación de las condiciones de mercado, Ruskin propone la cooperación social. Frente a un sistema orientado a la mayor producción, Ruskin propone dirigirlo al mayor consumo. Frente a la acumulación de beneficios como índice del nivel de riqueza, Ruskin propone la distribución de la producción entre el mayor número.

  • img-book

    Uno de los aspectos que distinguen la poética de Emily Dickinson es la gran riqueza de elementos naturales que se nos presentan como pretexto léxico y metafórico en el que enmarcar el poema.


    El lenguaje poético de Emily Dickinson Por: Antonio Fernández Ferrer 13,32

    Uno de los aspectos que distinguen la poética de Emily Dickinson es la gran riqueza de elementos naturales que se nos presentan como pretexto léxico y metafórico en el que enmarcar el poema. El lenguaje poético dickinsoniano suele crear una especial ambigüedad sintáctica y semántica. La poetisa experimenta con las palabras y ese especial sentido de la experimentación la convierte en una autora moderna y visionaria lejos de la concepción poética de la época. La concentración de ideas y sugerencias en un espacio delimitado es lo que otorga un valor fundamental a cada una de las palabras, de ahí que el epigrama y el «short poem» sean su medio ideal de expresi6n. Cada poema de Dickinson se nos presenta como una pequeña «performance», una puesta en escena que ella controla en su totalidad, utilizando un lenguaje descriptivo —a veces surrealista— con el que nos deja constancia de sus enormes cualidades plásticas, propiciadas, sin duda, por la influencia de sus lecturas: la Biblia (como modelo de concreci6n del lenguaje), Isaac Watts y el himno (como estructura métrica), Emerson y el trascendentalismo norteamericano, Webster y la lexicografía…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies