• img-book

    Yo fui legionario de Europa e-book Por: José Santiago Muñoz Césaro 15,29

    “Día 16 de junio de 1942 a las 11:45 h: Salimos de la estación de Málaga, en el tren-correo, con destino al frente de Rusia. Nos despidieron mi madre y amigos y una representación de la Sección Femenina. Nos obsequiaron con tabacos y licores. En medio de una emoción inenarrable, arrancó el tren…
    … y el regreso…
    16 de noviembre de 1943
    ….Se ve a lo lejos ¡¡España!! El humo de las casas de Irún, sus tejados rojos y la verde costa de Fuenterrabía. En el puesto fronterizo, en un alto mástil, la Bandera de España.
    En el puerto internacional, dos soldados nos sonríen y saludan a nuestro paso por él; íbamos en un tren eléctrico. Abajo el Bidasoa; en el otro extremo dos carabineros con fusil, nos miran y sonríen también. Desde mi ventanilla, un guripa les tiró una cajetilla de “juno”, que ellos agradecieron, devolviéndonos a cambio unos cuantos “ideales” (¡¡Qué bien nos supo!!)
    El tren eléctrico adornado con banderas llega a Irún, con los acordes del himno “Cara al Sol”, “el Himno Nacional”; autoridades, y se pueden contar las personas con los dedos de la mano, han venido a recibirnos. ¡¡Esto es España!! Eran diferentes las despedidas y llegadas de los camaradas alemanes.
    ¡¡Así somos los españoles!!
    Siendo las 11:00 h. de la noche, salimos hacia la castiza capital de España ¡¡Madrid!!
    Un viaje de una noche y por fin… ¡¡¡Málaga la Bella!!! Mi madre, hermanos, amigos y … encuentro emotivo, mi novia Carmen…”

  • img-book
    «Hoy nos hemos despertado felices de ver que la luz se sigue encendiendo como siempre, suena el……Sigue Leyendo

    Dos mil y unas noches Por: Marcos Ricardo Barnatán 13,46

    «Hoy nos hemos despertado felices de ver que la luz se sigue encendiendo como siempre, suena el teléfono y el ascensor no dejó de funcionar. El amenazante efecto 2000 —que ha tenido en guardia a media humanidad— sólo ha consistido en un amable anuncio de mi ordenador, en el que me invitaba a cambiar la fecha y la hora del sistema, ya que para él hoy era el miércoles 4 de enero de 1980. Con una simple operación el tiempo ha corrido una loca carrera de veinte años y tres días, y se ha colocado en el justo lugar que se merecía.

    El prodigio es ahora posible y cualquiera que maneje un ordenador personal puede ser un mágico teúrgo.»

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies