Teatro (33)
  • img-book

    ¡Que viene el lobo! Por: Enrique Martín Pardo 13,46

    Esta enorme ventana sin cortinas del teatro de Enrique Martín Pardo no es sino la mezcla de la dramaturgia de Harold Pinter y la pintura de Edward Hopper: personajes solitarios, maletas a punto de partir, olvidos crueles, parejas incomunicadas, desesperanza, desamor. Todo está lejos del cielo en una realidad manufacturada, congelada en el tiempo. La clase media tiene que pagar una deuda que no es suya, una deuda de referencia hopperiana: «…tienen que pagar los que se ven en hoteles baratos». El dios dinero dejó de empapar el suelo sin sol y este ser humano postindustrial del siglo XXI —desconsolado— no encuentra cielo protector en la ciudad desnuda.

    Jacinto S. Martín

  • img-book

    Tríptico del desamparo Por: Enrique Morón 13,46

    Es frecuente en el teatro de Enrique Morón reunir sus dramas en trilogías, pues, aunque cada obra mantenga su autonomía, sí hay en ellas algo que aporta cierta unidad temática. Así, tanto en su “Trilogía del esparto” como en la “Trilogía del asfalto” el vínculo de unión es el mundo rural por un lado y el urbano por otro, como sus propios nombres sugieren.

    En “Tríptico del desamparo”, su tercera trilogía, es precisamente este desvalimiento el que une tanto los dramas como los principales personajes. Estos se encuentran arrojados a este mundo cruel y perverso en donde es muy difícil encontrar salida o, al menos, una explicación a tanto abandono, pues siempre hallarán un escollo que se interponga a la bondad de aquellos seres perdidos en sus propias frustraciones y oscuras soledades.

    Es una constante del autor, tanto en el verso como en sus dramas, simpatizar con estos seres marginados que buscan, sin conseguirlo, una especie de redención en un mundo hostil en donde se imponen la perfidia y la arrogancia como monedas de cambio.

  • img-book

    Trilogías indigestas III Por: José Moreno Arenas 14,42

    El concepto de indigesto, en su aplicación a este teatro, se puede definir como sinónimo de difícil de aceptar por una mentalidad cultivada y acorde con lo tradicional y lo convencional. La metáfora del alimento es clara; en lugar de lo físico, afecta y pertenece al espectro de lo intelectual y de lo ético. Así, desde la titulación se nos previene que la «ingestión» (por «conocimiento», sea a través de la lectura, lo sea desde la representación) de estos textos provocará (o puede provocar), desarreglos, molestias, incomodidades, rabia, dolor…, en definitiva, reacción en nuestra conciencia, tanto social como individual. Ésa, y no otra, resulta la voluntad del autor, y nos avisa de lo que vamos a encontrar.

    Como apunté, la dramaturgia indigesta plantea la disconformidad del autor con lo establecido por el sistema y su intención de compartir con el lector su espíritu de oposición y desacuerdo frente a la realidad impuesta. Para ello intensifica lo ya experimentado y, en cierta medida lo radicaliza, a la vez que amplifica el alcance de sus propuestas. La sátira crítica se lleva al límite. […] La intervención y la implicación del receptor se incrementan. Y los personajes se despersonalizan hasta el extremo, toda vez que el autor se distancia más de ellos. Moreno Arenas, más que nunca, actúa como un objetivo cronista, que, en apariencia, no interviene para nada en el acontecer de los hechos. Pero claro que se pronuncia. Y juzga. Y sentencia. Pero desde la distancia de su condición de demiurgo.

  • img-book

    Disyuntivas teatrales (o no) Por: Miguel Ávila Cabezas 14,42

    ¿De qué se nutre el ser humano, su historia, su devenir?: de búsquedas sin cuento, de encuentros y de huidas, de soledad y rabia. Ese cuerpo universal que a todas horas perseguimos (la comunión total, la catarsis pánica) permanece encerrado en una habitación, sin puerta ni ventanas, en donde continuamos ensayando, por toda la eternidad y con idéntico afán, el mismo papel que los hados nos tienen asignado: la imposible evasión del dédalo infinito en el que vagamos perdidos, enajenados, rotos. “Tener o no ser”, datidecuestion.

  • img-book
    Antonio Martínez Ballesteros tiene tras de sí una dilatada y valiosa trayectoria. Su labor dramatúrgica…..Sigue Leyendo

    Las siete flaquezas de un varón ibérico Por: Antonio Martínez Ballesteros 13,46

    Antonio Martínez Ballesteros tiene tras de sí una dilatada y valiosa trayectoria. Su labor dramatúrgica le ubica al lado de los incuestionables “clásicos vivos”. Más de cien piezas, entre extensas y breves, lo avalan.

    Las siete flaquezas de un varón ibérico consisten en la consumación –en un registro humorístico– de todos y cada uno de los pecados capitales considerados por la Iglesia. Esta actualización de avaricia, lujuria, pereza, gula, soberbia, envidia e ira la protagoniza un “varón ibérico”, esto es, un hombre integrado en nuestra sociedad… De suerte que esta sociedad es incapaz de generar una propuesta coherente y sensata, asumible y compartida por la mayoría de sus miembros…

    Un incidente sin importancia comporta, con otras obras de su autor, su aspecto temático esencial: la sustitución de la verdad (ética, social, sentimental) por un mundo de apariencias… El mantenimiento de esta situación falsa, artificial, de este status de privilegio creado debe imponerse a cualquier precio… Así los personajes no viven sino hacia el exterior… Un drama políticamente incorrecto sobre todo para quienes detectan o defienden ciertas ideologías…

    En Vacío de identidad –desarrollada en nuestra transición política–, la ausencia de autenticidad caracteriza a la pareja protagonista… Ambos mantienen relaciones con amantes y, tanto él como ella, dirigen su mirada en otra dirección, fingen ignorar su conocimiento y consienten el adulterio recíproco…

    En síntesis, nos hallamos ante tres propuestas teatrales diferentes, con diferentes tratamientos, si bien las tres debidas a la pluma del mismo autor: Martínez Ballesteros.

  • img-book
    «Cuando sube el telón, el matrimonio de ancianos formado por el DOCTOR OCHOA y su mujer, ELISA,…..Sigue Leyendo

    La fuerza de la sangre Por: Enrique Martín Pardo 10,58

    «Cuando sube el telón, el matrimonio de ancianos formado por el DOCTOR OCHOA y su mujer, ELISA, está sentado en la terraza del jardín posterior de una residencia geriátrica. A pesar de su avanzada edad, se les nota el porte noble de quienes han tenido una vida plena y muy confortable. La mujer, con una toquilla sobre los hombros y gafas de cerca, teje con las agujas de hacer punto una bufanda para su marido. El DOCTOR OCHOA, que viste chaqueta de sport gris sin corbata y pantalones azul marino, deja de leer, se quita las gafas y las deposita, junto con el libro, en el velador que está situado delante de ellos; se pasa los dedos por los ojos y se queda un momento con la mirada perdida en la lejanía.»

  • img-book
    Los textos de José Moreno Arenas que aparecen en este volumen están escritos en forma dialogada,…..Sigue Leyendo

    Diálogos Por: José Moreno Arenas 10,58

    Los textos de José Moreno Arenas que aparecen en este volumen están escritos en forma dialogada, pero el autor propone ese título en otro sentido. Las nueve obras ofrecen una constante formal: en todas ellas se enfrentan sólo dos personajes. Es cierto que en algunas concurre también la colaboración especial de un coro, a veces en off o que pudiera estarlo, o que uno de esos dos personajes se diversifica («se disfraza») en tipos diferentes para cada escena, pero esa constante dicotomía es el nexo formal de unión que justifica su selección para este volumen.

  • img-book
    ABEDUL: ¡Madre que de amor me mueroy no se lo digo a nadiepor no romper el secreto!……Sigue Leyendo

    La senda de los eucaliptos / Las piedras del molino Por: Enrique Morón 10,58

    ABEDUL:   ¡Madre que de amor me muero
    y no se lo digo a nadie
    por no romper el secreto!
    FLORA   Desde tu puerta a mi puerta
    hay dos aceras por medio,
    una noche de aceitunas
    y una alborada de almendros.
    SAUCE:   Desde tu puerta a mi puerta.
    Desde tu cuerpo a mi cuerpo
    hay dos rejas que separan
    tu silencio y mi silencio.
    ABEDUL:   ¡Madre, qué de amor me muero
    y no se lo digo a nadie
    pues nadie debe saberlo!.

  • img-book
    Pero si la vanguardia estaba presidida por el «existen-cialismo» de Beckett, Ionesco, Adamov, etc…, el de Moreno Arenas……Sigue Leyendo

    El teatro didáctico de José Moreno Arenas Por: Carmina Moreno 9,62

    Pero si la vanguardia estaba presidida por el «existen-cialismo» de Beckett, Ionesco, Adamov, etc…, el de Moreno Arenas es otro en cuanto a contenido. Y decimos que es otro porque su drama no se queda en «atestiguar la nada» de un mundo que se ha quedado sin conciencia, como es el caso de Beckett; o de asumir la idea del hombre desde el punto de vista de las contradicciones o de la metafísica, como es el caso de Ionesco; o de ligar el mensaje teatral a las ideas de corte político, como nos proponía Adamov; sino que él, a diferencia de esa nada existencialista que dominó la escena europea del periodo de entreguerras y que remite principalmente a los orígenes del hombre y a su primitivismo, se apoya en sus propias convicciones éticas o morales, y realiza un teatro con una «perspectiva» que aun sin proponérselo, tiene consistencia y es didáctica.

  • img-book
    No es fácil escribir teatro. No es fácil, sobre todo, configurar protagonistas interesantes y coherentes,……Sigue Leyendo

    El sueño de un reino Por: Álvaro Salvador 10,58

    No es fácil escribir teatro. No es fácil, sobre todo, configurar protagonistas interesantes y coherentes, protagonistas sólidos aunque no planos, de los que seamos capaces de intuir su evolución interna sirviéndonos solamente de lo que dicen. Y esto lo logra Álvaro Salvador, sin esfuerzo, como si fuera sencillo, en cada uno de sus textos. Si nos fijamos en el protagonista de El sueño de un reino, Fernando de Válor, nos daremos cuenta de que no encaja en la cómoda dicotomía héroe/antihéroe. Posee un componente heroico indudable, y no sólo por lo que él mismo es, sino también por lo que representa: la lucha por la libertad, la defensa de una cultura minoritaria y la construcción de un reino propio… Pero ese aliento heroico que le sostiene, invisible pero permanentemente, no impide que también se nos presente su cara menos amable: la ambición y el cinismo, el hedonismo, la crueldad incluso. Se trata de un carácter en evolución durante la obra, a la búsqueda de su propia grandeza, de su propio destino como rey de los moriscos.

  • img-book
    Las tres obras de Adelardo Méndez Moya incluidas en este volumen son totalmente distintas entre sí, muestra……Sigue Leyendo

    Como no haya sido la calor Por: Adelardo Méndez Moya 12,50

    Las tres obras de Adelardo Méndez Moya incluidas en este volumen son totalmente distintas entre sí, muestra de que el autor se mueve en varias formas de hacer teatro.

    Como no haya sido la calor… tiene una clara influencia de Valle Inclán, no sólo en la ambientación, personajes y lenguaje, sino además en las largas acotaciones bellamente literarias. El texto lo podríamos considerar una mezcla de sainete y tragedia rural, ya que es en el campo –el bosque– donde tiene lugar el meollo de la trama argumental, aunque el resto de las escenas, constituidas por lo que podríamos llamar el coro, nos sirven para irnos contando –interpretando– todo lo que sucede, incluso ese algo mágico y de misterio fundamental en la trama, a lo que ellos no son capaces de llegar.

    El dueño de la mirada (El de enfrente) es una obra que podría escenificarse en un cabaret sin descartar por eso el recinto teatral, como es natural. El notable erotismo que contiene lo estimula un voyeur que, desde el piso fronterizo observa las evoluciones sexuales de la pareja protagonista. Ella sabe de la presencia del «mirón» de enfrente, pero ¿hay más?

    Perros de la ciudad es un peregrinaje en ocho cuadros a través de una ciudad –que puede ser cualquiera– de dos mendigos, Joe y Roberto. El periplo servirá como aprendizaje del subvivir urbano, aferrándose a lo que se encuentra (que otros han tirado a la basura) en la tarea de alcanzar un día más de existencia..

  • img-book
    La estructura no se distancia del clásico planteamiento-nudo-desenlace. Pero sucede que en ese desarrollo…..Sigue Leyendo

    Trilogías Indigestas II Por: José Moreno Arenas 13,46

    La estructura no se distancia del clásico planteamiento-nudo-desenlace. Pero sucede que en ese desarrollo de aparente linealidad se producen vaivenes y turbulencias, que interfieren su transcurso natural. Las múltiples reversiones son buena muestra. Y, junto a ellas, y con idéntica función, se ubica la sorpresa, destacado ingrediente esencial en la dramaturgia de Moreno Arenas.

    Una sorpresa que puede acaecer en un momento puntual de la pieza o extenderse a todo lo largo de su acción, de suerte que el texto se conforma como una ininterrumpida sucesión de actos sorprendentes, donde cada uno de ellos es consecuencia del anterior y, a la vez, provoca el siguiente.

    Así, la sorpresa puede producirse en el arranque de la pieza, que toma como punto de partida un acto o una premisa inusuales, extraños o increíbles para desarrollarse a partir de ahí. A veces, la sorpresa se nos proporciona merced a lo inesperado del desenlace. Otras, la eficacia de la conclusión estriba en la consecución de lo previsible, pero cuando ya ha dejado de serlo. Esto es, un hecho concreto parece que desembocará en determinado desenlace; mas el devenir de la acción se desvía de esa posible solución; y cuando parece haber sido relegada al olvido o a la imposibilidad ficcional, sucede y se constituye en el auténtico cierre de la pieza. Y, por último, también hallamos ocasiones en que la sorpresa alcanza el conjunto de la situación teatral, por su carácter de insólita como experiencia toda.

  • img-book
    La presente edición crítica de La Garduña de José Martín Recuerda es un proyecto de trabajo…..Sigue Leyendo

    Edición crítica de “La Garduña” de José Martín Recuerda Por: Miguel Ávila Cabezas 12,50

    La presente edición crítica de La Garduña de José Martín Recuerda es un proyecto de trabajo realizado por el doctor en Filología Románica Miguel Ávila Cabezas con el que pretendemos sacar a la luz una obra inédita de José Martín Recuerda. Consideramos que La Garduña, escrita en 1940, a los dieciocho años de edad, refleja un momento determinante en el quebranto existencial que Martín Recuerda sufrió durante su adolescencia, concretamente a la edad impredecible de los quince años, y que sin duda marcaría, con los renglones torcidos de los derroteros psicológicos en una fase personal tan conflictiva, toda su posterior trayectoria dramática. Para intentar librarlo de tal presión, sus padres decidieron enviarlo algunas temporadas a la localidad granadina de Lanjarón para que allí, en casa de una antigua criada llamada Cristina Rubio (La Quintina, y Eugenia, «La Garduña», en la ficción dramática), con el «cambio de aires», intentara superar el bache emocional en el que se encontraba sumido.

  • img-book
    El planteamiento de las piezas breves de Moreno Arenas […] atiende al objetivo de afectar al……Sigue Leyendo

    Trilogías indigestas I Por: José Moreno Arenas 13,46

    El planteamiento de las piezas breves de Moreno Arenas […] atiende al objetivo de afectar al espectador o lector al máximo de lo posible, quien no puede limitarse a presenciar, sin más, lo que sucede en escena. El autor proporciona el estímulo para que provoque la reacción de quien lo recibe. La búsqueda de la mayor eficacia impulsa y motiva la brevedad y la concisión. El receptor se enfrenta a una propuesta trepidante, escueta y directa, ante la que no le queda otro remedio que reaccionar, que tomar partido, que opinar, que pronunciarse…

    Y es que estas piezas sólo quedan completas tras la intervención del espectador. Él reflexionará, sublimará lo que acaba de presenciar, extrapolará la situación escénica a su contexto existencial y resolverá en consecuencia. El espectador es quien, en última instancia, decidirá su actuación consecuente (ética, intelectual, vital…), al igual que la validez última de la obra en cuestión.

    La orientación de la recepción, como puede presuponerse, está condicionada por el autor desde los textos. Como es lógico, Moreno Arenas busca dirigir el sentido de la respuesta, toda vez que nos propone en el texto, de forma implícita, la suya. Desde sus perspectiva y posicionamiento elabora la pieza, y a través de ella nos provoca y nos invita a compartir (o disentir), a aproximarnos (o distanciarnos) a sus presupuestos y concepciones sobre cuanto nos rodea.

  • img-book
    […]DON NARCISO.—Estaba tratando de decirles que los músculos pueden llegar a ser fortalecidos de ……Sigue Leyendo

    Monólogos Por: José Moreno Arenas 10,58

    […]
    DON NARCISO.—Estaba tratando de decirles que los músculos pueden llegar a ser fortalecidos de manera bestial, de forma primaria y poco racional, y ello dar al físico un aspecto pantagruélico, excesivamente recargado de fibra muscular, consiguiendo así la deslustrada apariencia de los modelos que posan para un artista (en este caso, con gustos barrocos). Comprendo que por un lado estén ustedes jodidos (y jodidas, naturalmente), por no poseer una belleza como la que yo porto de pies a cabeza. Pero no hay que preocuparse, porque la naturaleza es sabia. Sí, créanme. Por eso les ha dotado de ese par de ojos, de esas ventanas hacia el exterior que les permiten que se regocijen admirándome con verdadero deleite. Así pues, su vista es vehículo que les traslada..

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies