Poesia (227)
  • img-book

    Circe Por: Óscar Martín Centeno 7,69

    Óscar Martín Centeno, abre las páginas de Circe con la siguiente indicación: Dramatis personæ: Odiseo, Tiresias. Desde el principio, advierte que lo que viene a continuación es un drama; en realidad, no es una colección de poemas, sino un largo monólogo dividido en secuencias –o mejor, en fases– entre las que, a veces, interviene Tiresias con sus visiones fuera del tiempo. Los poemas, por tanto, no son piezas independientes, sino que se van articulando siguiendo un proceso o una dramaturgia. Pero también, y esto es importante, significa que están dichos por este personaje, Odiseo, del que no se sabe si está diciendo la verdad mintiendo o si miente diciendo la verdad. El otro hablante es Tiresias, el profeta ciego, que tuvo la singular experiencia de vivir durante siete años en el cuerpo de una mujer, con lo cual, las voces de este libro que trata de una maga, saben de transformaciones, máscaras y encantamientos. Pero para redundar, como el que esto escribe es un poeta, un fingidor, el bucle se convierte en una encrucijada de posibilidades. Óscar Martín Centeno se hace pasar por Tiresias y Odiseo para lograr, mediante el simulacro de la forma, la sinceridad de la poesía, porque en la poesía, como en cualquier disciplina del Arte, en la perfección del artificio estriba su autenticidad. El leguaje de la poesía y de la fábula no está hecho de mentiras sino de otros cristales para ver la realidad.

  • img-book

    Campos del extraño Por: Abdul Hadi Sadoun 11,54

    Nos acercamos a la obra en castellano de Abdul Hadi Sadoun, editor hispanista iraquí afincado en España. Él mismo se define así como escritor —y conviene leer despacio esta definición llena de contenido—: «Espero estar entre los (longsellers) ya que intento poner mi huella para que sirvan mis escritos en todos tiempos y no solamente un corto tiempo, sí, me interesa que me lean muchos lectores, pero no voy detrás del (best-sellers). Soy —si se puede decir— un escritor de poca obra y de experiencia extensa, y no publico nuevos textos si no veo que añaden algo en mi trayectoria y algo al lector. De hecho puedo para décadas si es necesario para escribir y publicar libro nuevo. Soy un escritor que piso el camino lentamente, y pongo todo lo que tengo en el texto escrito, sin pensar si tendré más en el futuro o no. No creo en la voz legendaria, sin en los textos legendarios. Soy escritor del texto en su momento, y hombre normal que camina el resto de la vida sin ninguna pretensión ni exigencia.»

  • img-book

    Yo eres tú Por: Mario Pérez Antolín 14,42

    Ordenada en ocho secciones, referentes a otros tantos títulos que la engloban, en Yo eres tú, título adoptado por Mario Pérez Antolín para recoger y reunir su Poesía completa (1985-2007), se nos impone una primera imagen para abordar esta poesía: la del caleidoscopio o la constelación.

    Porque Mario Pérez Antolín se sirve de varios registros para plasmar su mundo propio (sin el cual no hay poesía verdadera); registros que no están desentendidos unos de otros, sino en una interrelación a través de la cual quedan iluminados, haciendo que se establezca, debido a la suma de todos ellos, un único dibujo, formado por distintas líneas; o un único tejido, elaborado con hilos diversos, pero concordantes siempre. De ahí esa imagen del caleidoscopio o la constelación que se nos impone al leer esta poesía.

  • img-book

    Titúlame 2.ª ed. Por: Ignacio Caparrós 9,62

    Apreciado lector: tienes entre tus manos un libro singular, con un planteamiento acaso único en la historia de la poesía. Consciente de que son muchos los que rehúyen el acto de leer un libro de poemas, así como del recelo de casi todos ante este género literario, por considerarlo excesivamente complicado o únicamente dirigido a la inmensa minoría, como decía Juan Ramón Jiménez, quiero proponerte un desafío, a la vez que hacerte una invitación para que aprendas a disfrutar con intensidad de los versos que en este libro he escrito para ti y con los que he querido, asimismo, demostrar que cualquier cosa, por más nimia o intranscendente que sea, es susceptible de ser poetizada.

  • img-book

    Sicut palea Por: Julia Olivares 10,58

    La verdadera novedad es la que no envejece pese al tiempo. Julia Olivares ha rescatado en este poemario, como Sicut palea, versos suspendidos de un Diario que escribe impulsivamente desde que tenía diez años. Quizá su escritura la llevó hace apenas cinco a una experiencia nueva: un psicoanálisis. Sicut palea es una selección de versos escritos entre reflexiones y retratos de estos últimos años en su Diario. En cierto sentido la literatura actúa hoy en ella como fulgor del propio dispositivo analítico y no es extraño, entonces, encontrarnos con significantes que se repiten una y otra vez para horadarlos, agotarlos, hasta extraer de ellos un resto: memoria, jazmín, carne, cuerpo, mamá, muerte, perra…

  • img-book

    LA EVIDENCIANos queda mucho espacio por recorrery distancia de lugar o tiempo sin acabar ni agotar,porque no estamos finalizados ni consumidos.[…]


    Saber y nescencia Por: Carmina Moreno 8,65

    LA EVIDENCIA

    Nos queda mucho espacio por recorrer
    y distancia de lugar o tiempo sin acabar ni agotar,
    porque no estamos finalizados ni consumidos.

    Estamos inconclusos.

    A contraluz intuimos que podemos fundirnos
    como una gota de agua en el ancho océano,
    y también intensificarnos hasta la evidencia
    de lo que no puede tener fin ni término posible.

  • img-book

    Humo de un beso Por: Joaquín Benito de Lucas 10,58

    Sabíamos que Joaquín era el poeta de la infancia, el minucioso indagador de los más recónditos recuerdos, el cantor de un tiempo gris y desalmado (su infancia fue en la más dura posguerra) con una voz sin ira, pero también sin almibaradas concesiones ni edulcorados trémolos que disfrazaran una dolorosa realidad. Y al mismo tiempo, sin patetismos fáciles, con rigor y entereza, con solidez poética y valentía verbal, que no ahorraban lo hermoso ni lo infame.

    Sabíamos que Joaquín era el poeta del Tajo, el padre Tajo que lo vio nacer (y no es una expresión codificada), a cuyos márgenes se fue formando su visión del mundo, su conciencia de tránsito y espera, ese modo de estar y de no estar, de partir y quedarse que alienta en sus poemas.

    La mirada inocente y los ojos del agua.

  • img-book

    Gritos de sombra Por: Mar López Algaba 7,69

    “Desde el primer momento me gustó el universo representado, ese mundo tan neoyorquino que conozco perfectamente y en el que he sido muy feliz, palabra poco poética pero que se ajusta a la realidad. Nueva York es el mundo en una isla, es La Meca para millones y la nueva Roma y también el oscuro ámbito donde los monstruos, todos los monstruos se dan cita en cualquiera de las calles del bajo Manhattan, esas que tienen nombre propio y no número; pero también se encuentran en Central Park, cerca de la pista donde los patinadores, los sábados, hacen todas las piruetas imaginables, o también, en el Bronx, cerca del zoológico, en las noches en las que los animales, inquietos, desafinan en la sinfonía de las tristezas.”

    Antonio Garrido

  • img-book

    LLEVO EN MI SANGRELlevo en mi sangre recuerdos de otros díasdepositados en mis genes milenarios.


    Foxtrot de los átomos y del conjunto vacío Por: Isabel Gallego 8,65

    LLEVO EN MI SANGRE

    Llevo en mi sangre recuerdos de otros días
    depositados en mis genes milenarios.

    Quiero ser nueva,
    no el rastro de la dama que esperaba en la Calle Main
    a que volviera amante un forajido
    y escondida en las ventanas
    mataba sin piedad al que llegara
    sin pistolas.

    Romper quiero la extravagancia
    de todo viaje peregrino
    que nos condena a vivir en la combinación
    de los doce animales zodiacales
    en la repetida aflicción de lo que exigen.

  • img-book

    Crisálida Por: Martha Asunción Alonso Moreno 8,65

    Martha Asunción Alonso Moreno (Madrid, 1986), licenciada en Filología Francesa por la Universidad Complutense de Madrid, con su obra Crisálida ha sido la ganadora, por unanimidad del jurado, del I Concurso Literario Nuevos Creadores, en su modalidad de Poesía, convocado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Granada en colaboración con la Academia de Buenas Letras de Granada.

  • img-book
    Este libro ha nacido como un intento de divulgar entre los jóvenes andaluces —jóvenes en edad o en ilusión,…….Sigue Leyendo

    Cartas a un adolescente andaluz Por: José Reina Aroca 9,62

    Este libro ha nacido como un intento de divulgar entre los jóvenes andaluces —jóvenes en edad o en ilusión, que tanto monta— una parte primordial de nuestro pasado común: nuestros mitos primigenios, que constituyen nuestro arranque como pueblo en la historia. Por ellos y a través de ellos se propagaron los primeros nombres y las primeras imágenes de nuestra cultura por otras remotísimas civilizaciones, alguna de las cuales —la griega, por ejemplo—, generosamente convertida en nuestra portavoz.
    Así nos conocieron. Pero hoy, la inmensa mayoría de los andaluces ignoramos su existencia, que es tanto como ignorar la matriz donde empezamos a ser.

  • img-book
    Pocas veces se percibe con tanta claridad que la poesía es materia espiritual, oficio del espíritu,…….Sigue Leyendo

    Árbol verde de signos Por: Emilio Alzueta 9,62

    Pocas veces se percibe con tanta claridad que la poesía es materia espiritual, oficio del espíritu, como ante la obra de Emilio Alzueta. Ya supimos que su voz nacía de esa inquietud no emparentada con la literatura al uso, cuando lo encontramos en La mirada encendida, Motril (2001), del que aquí se rescatan algunos poemas, y acaso lo sea de forma más evidente en esta otra serie de textos que integran el presente volumen. Porque no es el éxito mundano lo que se pretende con esta obra, ni la exhibición de unas destrezas más o menos brillantes en el uso de la palabra, sino más bien el entendimiento de que la verdadera función del poeta es la búsqueda del lenguaje originario, a través del cual nos acercamos a lo divino y celebramos su misteriosa presencia en nuestras vidas. De ahí que esta poesía nazca emparentada con el anhelo místico y que su propósito no sea otro que dar «humana voz a lo invisible», como nos dice su autor en el «Arte Poética» que abre el libro y que desvela el poderoso entronque de su palabra con la tradición de la poesía sufí.

  • img-book
           AUTORRETRATOMe llamo Rafael.Nací en el mes de febrero. No soy muy alto…….Sigue Leyendo

    Versos de alambre de espino Por: Rafael Calero Palma 9,62

    AUTORRETRATO

    Me llamo Rafael.
    Nací en el mes de febrero. No soy muy alto.
    No soy muy bajo.
    Mis ojos son grandes y miopes.
    Casi nunca recuerdo mis sueños.
    Me gustan las canciones tristes de Tom Waits.
    Prefiero una palabra a mil imágenes.
    Aún no he aprendido a volar.

  • img-book
    I , LEGADOQuiero dejar el día en que me muerauna leve sonrisa en la mirada……Sigue Leyendo

    Sonetos al silencio Por: Enrique Morón 10,58

    I , LEGADO

    Quiero dejar el día en que me muera
    una leve sonrisa en la mirada
    de aquellos que me amaron, pues que nada
    quede de mí que incite a la quimera.

    Que mi sombra se extienda placentera
    por los fértiles valles, y la espada
    cubra del río la memoria airada
    con mi sonrisa siempre lisonjera.

    Que las aves incendien de armonía
    los árboles que amé, naturaleza
    que se solaza en su galantería.

    Y si dejo un resquicio de belleza,
    amadla si me amasteis, sutileza
    que dé a la brisa toda mi poesía.

  • img-book
    Las palabras obscenas son bellas. Primero, por ellas mismas. Y luego porque suscitan en nosotros……Sigue Leyendo

    Sagradas palabras oscenas Por: Gregorio Morales 10,58

    Las palabras obscenas son bellas. Primero, por ellas mismas. Y luego porque suscitan en nosotros una conmoción sagrada. Porque nos alteran, nos sublevan, nos llevan al límite. ¡Ay de la lengua que no tiene palabras «sucias» o las ha lavado en aras de la mojigatería de nuestro tiempo, lo políticamente correcto! Las palabras procaces nos salvan. Las luces sin sombras son oscuridad. Los términos escabrosos dan profundidad y relieve al lenguaje. Y lo que es aún más importante: potencian cualquier acto afrodisíaco. El sexo sin palabras obscenas es un sexo descafeinado. Joaquín Arango recuerda que «las cortesanas romanas del seicento se burlaban de las grandes damas de la Ciudad Eterna que no eran diestras en el uso del lenguaje obsceno». Decían de ellas que «joden como perras, pero son mudas como piedras.»

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies