Poesia (211)
  • img-book

    Escalera de incendios Por: F. David Ruiz 8,65

    F. David Ruiz (Rute, 1987) es licenciado en Filología Hispánica y Filología Románica por la Universidad de Granada. Ha coordinado, durante sus primeros anos, una publicación de carácter cultural en su ciudad natal así como diversos talleres de teatro. En 2012 publica la plaquette Canción indie para el Chico Ostra realizada por la asociación Diente de Oro en Granada. También ha colaborado en otras publicaciones como en la antología Todo es poesía en Granada (Esdrújula) o en el libro de poesía y fotografía El álbum del fingidor de Joaquín Puga, editado por Valparaíso ediciones. Ha aparecido también en Pero yo vuelo. Antología de la más joven poesía en Granada publicada por Ediciones en Huida. Es asimismo colaborador asiduo de varias revistas. Entre otros, ha participado asimismo como poeta en las Jornadas Z de arte contemporáneo de Montalbán. Recitó sus creaciones en la segunda edición de los Encuentros Interartísticos de la Fundación Antonio Gala; en «FINDE 01/Intervenciones Periféricas», organizado por el Espacio de Creación Contemporánea de Cádiz; y en el Ciclo Memoria Joven que organiza la Fundación Caja Granada y coordina la poeta Ángeles Mora. Durante el curso 2012/2013 obtiene una beca de literatura en la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores donde trabajó en un proyecto de novela. Vive y escribe en Granada desde hace diez años.

  • img-book

    El reflejo Por: Celia García Herrera 12,50

    Joven andaluza, tímida y audaz, soñadora, atrapada entre dos mundos: la tradición y la imperiosa necesidad de escudriñar los límites del saber, habitar en la hermosa pradera de la filosofía. Su tenacidad se refleja en sus reflexiones poéticas. Entregada en la búsqueda de la nave que la conduzca a la verdad, desea caminar firme y segura sin perder de vista que las personas son ellas y sus convergencias.

    El Reflejo es la clásica narración en la que se enfrenta lo deseado con la realidad de lo que posees; de la contradicción nace un sentimiento de rabia contenida que la fortalece y la exhorta a adoptar el firme propósito de luchar sin tregua en la búsqueda de la luz.

    Juan Maya Campos

  • img-book

    CERTEZASLos locos y los sabios las han vistoy saben a café, calzan zapatos rojos,salen de fiesta, obscenasduermen bajo los puentes


    Arte de temblar. Poemas [1998-2008] Por: Pilar Mañas 9,62

    CERTEZAS

    Los locos y los sabios las han visto
    y saben a café, calzan zapatos rojos,
    salen de fiesta, obscenas
    duermen bajo los puentes
    y huelen a podridas
    flores de primavera.

    Ratas viejas, las certezas.

  • img-book

    LA PROMESAPrometo no expiar jamás mis culpas,al amparo de quiméricas sombrasque me salven de un desahucio merecido.


    Septiembre en los armarios Por: Ramón Martínez 8,65

    LA PROMESA

    Prometo no expiar jamás mis culpas,
    al amparo de quiméricas sombras
    que me salven de un desahucio merecido.

    Prometo no buscar en otros puertos
    las costas de El Dorado,
    a través de caricias sin sentido.

    Prometo ser fiel a la cordura
    e instituir la ley de tu cuerpo
    como dogma de fe de mi locura.

    Sí, prometo no expiar jamás mis culpas,
    ni amarrarme a otros puertos.
    Prometo ser fiel a la cordura.

  • img-book

    Poemas de destrucción masiva Por: Rafael Calero Palma 9,62

     Poesía serena, desnuda y libre de barroquismos y virtuosismos, original y brillante, que mantiene intacta su visionaria intensidad, su fuerza desafiante, su juvenil esplendor.

    Manuel Villar Raso

    Poesía urgente, que a veces nos quema las manos y a veces, nos calienta el corazón.

    Isabel Rodríguez

    Nos deja muy claro Rafael Calero Palma, con su literatura directa al mentón (también están presentes de forma implícita en su obra, Mike Tyson y Jack Dempsey), lo que ya intuíamos hace algún tiempo: que la vida es muy cabrona.

    Fernando Barbero Carrasco

    Rafael Calero Palma utiliza un estilo directo, no exento del recurso a lo simbólico, que te va cautivando a medida que pasas página.

    María Jesús Castaño

    Quienes conocemos la obra poética de Rafael Calero Palma, sabemos perfectamente que, sin dejar de ser uno de los medios de expresión más íntimos, es la suya una poesía intensa, sin falsos ambages líricos, una poesía de verbo contundente y claro, lanzado hacia el centro de flotación de nuestro imaginario lector para que nunca olvidemos, al contrario de lo que sutilmente afirmaba Jorge Guillén, que el mundo está mal hecho y es deber irrenunciable de todos conocerlo a fin de desenmascarar las mil y una falsedades en que tan reciamente se sustenta.

    Miguel Ávila Cabezas

    Poemas que son duros y de bordes lacerantes. Versos que consiguen agitar algo muy dentro del lector.

    Juanfran Molina

  • img-book

    PROEMIOGrita el aire.Atardece en los pinares.Desnudo el crepúsculo,desierto el olivar.


    Los silencios de la cava Por: José Antonio Santano 8,65

    PROEMIO

    Grita el aire.
    Atardece en los pinares.
    Desnudo el crepúsculo,
    desierto el olivar.
    Lágrimas caen
    sobre los labios del tiempo
    y la memoria.

    ¿La luz en la altura
    de un sueño,
    el vacío?
    ¿Qué voz atronará
    de la muralla,
    cómo serán los besos
    en la noche?

    Ensordecen los días
    azules de la infancia
    los silencios
    de La Cava.

  • img-book

    PÁJARO DEL AMANECERHuye pájaro al alba que reclamaun día de infinito. Sube luegovolando hasta la altura donde el fuegose enciende con la hoguera de esa llama.


    Las alas del canto Por: José María Muñoz Quirós 9,62

    PÁJARO DEL AMANECER

    Huye pájaro al alba que reclama
    un día de infinito. Sube luego
    volando hasta la altura donde el fuego
    se enciende con la hoguera de esa llama.
    Elige la materia que se inflama
    en tus alas de niebla. Toca el vuelo
    donde ser libre es cielo de tu cielo,
    donde te ocultas libre en cada rama.
    Corre pájaro al viento. Corre al frío
    de los páramos dulces. Sube al río
    donde la transparencia ha sucumbido.
    Déjame estar al borde de tus alas,
    en el olvido por donde resbalas
    a la sombra escondida de tu nido.

  • img-book

    EL VERBO HECHO VERSOMi vida son dos folios que escribo a la mañana,sarpullido de letras que nacen en revueloy acaban componiendo una frase atrevida,sin que yo las dirija ni busque compromisos […]


    Estelas en la mar Por: Arcadio Ortega 10,58

    EL VERBO HECHO VERSO

    Mi vida son dos folios que escribo a la mañana,
    sarpullido de letras que nacen en revuelo
    y acaban componiendo una frase atrevida,
    sin que yo las dirija ni busque compromisos
    ni las complicidades que arguyen los lectores,
    sino solo, aseguro,
    dejarme que me lleguen,
    se formen y me indiquen un consejo olvidado,
    un mensaje pequeño,
    un guiño imperceptible que me aparte y destroce
    la espera de holocausto.
    Y así hasta la mañana,
    la mañana siguiente,
    la mañana que sigo buscando las palabras
    para vivir en ellas,
    para vivir, al menos,
    el sueño impenitente del verbo hecho verso.

  • img-book

    Bajo las cloacas de fecales,la quimera patria ficción,corre, salta, hiere:vomita las aguas.Las ratas,asoman a la luz de las farolas; […]


    Cosas sueltas Por: Luis Casasín Piqueras 13,46

    Bajo las cloacas de fecales,
    la quimera patria ficción,
    corre, salta, hiere:
    vomita las aguas.
    Las ratas,
    asoman a la luz de las farolas;
    excarceladas de su sombra negruzca,
    barruntan sus vergüenzas
    con las tripas llenas:
    las calles desiertas son abatidas.

    El autor

  • img-book

    Al Sur del Sur Por: Corona Zamarro 11,54

    Una mujer es siempre una mujer, cuando se enamora y vive intensamente las alegrías, las penas y las contradicciones del amor, y cuando le anuncian que va a ser abuela y goza la experiencia de un amor diferente, maravilloso y fascinante. Y pueden ser simultáneos.

    Al Sur del Sur es la expresión de vivencias y sentimientos íntimos, particulares, pero a la vez universales, donde el lector va a encontrar numerosos textos felices, tan poco frecuentes. La mayor parte de los poemas están escritos en versos alejandrinos, claros y transparentes, llenos de ritmo y vibraciones profundas.

    «Querido hijo»: es como empieza cada carta que la madre dirige al hijo que le comunica que va a ser padre por primera vez. Corona Zamarro desea describir su felicidad, contarle los recuerdos de cuando él iba a nacer, comparar un nacimiento con otro, reflexionar sobre la existencia, sobre los cambios de mentalidad con el paso del tiempo… Le escribe nueve cartas, una cada mes de embarazo, comentando cómo les va afectando a todos ellos esa nueva vida, la impaciencia de la espera, la elección del nombre…

    «Querido nieto»: así llama al niño que va a nacer al comenzar cada poema que le dedica cada mes de gestación, un poema lleno de esperanza y ternura, hablando con él ya, contándole lo que harán cuando nazca…

  • img-book

    Ciudad FuturaNo quiero vercómo descarnas tus pies en los aceros,negros y sublimes,hierros de gélido silencio, […]


    Poemas del enemigo Por: Miguel A. Arias Senso 8,65

    Ciudad Futura

    No quiero ver
    cómo descarnas tus pies en los aceros,
    negros y sublimes,
    hierros de gélido silencio,
    bajo el estrépito agudísimo de un tren niño,

    ni cómo habitas con la maldición de los girasoles,
    el arcén de la vida,
    arquitectura sin piel del tiempo infinito,
    ciudad futura que a todos nos cobija,

    protegidos con una fina película de maquillaje
    para preservar el rostro
    de una luz inhabitable
    allí donde las manos no llegan,

    y los abrazos claudican.

  • img-book

    LOS OJOS DE PINOCHOLos ojos, fueron lo más difícil.He utilizado una barrenita,Pinocho llorabay gritaba:[…]


    Los ojos de Pinocho Por: Elena Pradal 9,62

    LOS OJOS DE PINOCHO

    Los ojos, fueron lo más difícil.
    He utilizado una barrenita,
    Pinocho lloraba
    y gritaba:
    «papá, para, me duele demasiado».
    Lo emborraché con un poco de ron
    pero no me detuve
    en mi trabajo…
    ¡por dos lagrimitas!
    Es deber de un buen padre
    que su hijo
    pueda ver las cosas
    tal como las ve
    la gente decente.

  • img-book

    Lied de lluvia para una piel ausente Por: Raquel Vázquez 8,65

    Raquel Vázquez (Lugo, 1990) es licenciada en Filología Hispánica. En narrativa, ha sido ganadora de varios concursos de microrrelatos («Concurso de Microrrelatos Etnosur», «Microrrelato gótico americano» de la FNAC), además de aparecer en diversas antologías de este género breve, entre ellas PervertiDos (2012). En poesía, aparte de distinciones en diferentes certámenes, ha publicado Por el envés del tiempo (2011), Premio Poeta Juan Calderón Matador, Pinacoteca de los sueños rotos (2012), y Luna turbia (2013), Premio de Poesía Joven Gloria Fuertes. Tiene un blog personal, Niebla eterna (http://nieblaeterna.blogspot.com), y colabora en Documenta mínima.

  • img-book

    La estirpe del aire Por: Bartolomé Nieto 8,65

    Es La estirpe del aire un poemario que supone otra vuelta de tuerca en la percepción de la realidad humana, con una carga lírica de tal intensidad, con tanta fuerza visual en todos y cada uno de sus versos que los mismos devienen en la forma de un aleph a través del cual se puede contemplar la «traición de destinos» que son nuestra cruz, la jarra de todas nuestras desgracias y también el águila implacable que, al despertar a la luz artera, cada día nos arranca el hígado, el que en el principio fuera genésico núcleo del fuego purificador. Por todo ello, no resulta nada arriesgado (ni petulante) afirmar que La estirpe del aire no solo se lee sino que también se visiona, como una serie de fotogramas desplegados en el espectro de la luz vencida, como marcas y signos de un tiempo del que inútilmente pretendemos despojarnos por nuestro desdoblamiento en esencia natural, arrancada del Alma Absoluta, y, a la vez, en cosa emponzoñada por la ignorancia y el dolor rubeniano de ser vivo.

    ¿Y entonces? Entonces nada. Relajémonos y pensemos. Aún nos queda mucho camino por recorrer, si es que antes el espejo no se rompe en mil pedazos.

    Miguel Ávila Cabezas
    Ceuta, febrero de 2014

  • img-book

    ICansado de mascar palabra tras palabra,un día me dije: «Prueba el silencio».Y a partir de entonces fuela verdadera poesía:[…]


    El sueño de Argos Por: Miguel Ávila Cabezas 8,65

    I

    Cansado de mascar palabra tras palabra,
    un día me dije: «Prueba el silencio».
    Y a partir de entonces fue
    la verdadera poesía:
    sin gritos, ni estridencias, ni requiebros de amor
    enmohecidos. Bebí la luz.
    Soy libre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies