Poesia (206)
  • img-book

    Suena el pistoletazo de salida,comienza de nuevola carrera de obstáculos.Ayer se tiró por la ventanael chico que siempre quedaba finalista.


    Finalista Por: Laura Franco Carrión 9,62

    Suena el pistoletazo de salida,
    comienza de nuevo
    la carrera de obstáculos.

    Ayer se tiró por la ventana
    el chico que siempre quedaba finalista.

  • img-book

    Voz del pueblo Por: Alejandro de Luna 9,62

    …Alejandro de Luna (que no Campos) es un poeta que con su obra La voz del pueblo nos incita a mirar (y, ya digo, a ser mirados) desde el ángulo multiforme de sus versos para justamente descubrir «todos los lugares del orbe vistos desde todos los ángulos». Volvemos, pues, a Borges: si un pájaro es, a la postre, todos los pájaros, digo yo que en la luna lunática del espejo se condensa el infinito de todas las cosas, de todos los seres, de todo lo que fue y ha de venir… y aún no ha sido.

    ¿Y por qué no? Pasemos al otro lado.

    En el libro, que consta de 46 poemas, desplegados sin intencionalidad organizativa en la forma ajustada de las consabidas partes temáticas, cada composición es un mundo, una puerta abierta a una multiplicidad de universos interpretativos por parte del lector. En ellos habita el amor, que todo lo impregna con sus manos de fuego invisible, aunque tanto nos empeñemos en ignorarlo, quizás por miedo a vernos reconocidos en el otro que es, ¿a qué dudarlo?, nosotros mismos. De ahí parte Alejandro de Luna: de lo natural y sencillo, que es vislumbre de lo auténtico, para desplegar su universo desde la «Simplicidad» del primer poema, dedicado a Miguel Hernández y a Xaverio, el creador de los petrales adscrito a la estética cuántica. (¿Por qué será que cada cosa en cualquier lugar está en todos los sitios a la vez y asimismo es todas las demás cosas?).

    Miguel Ávila Cabezas

  • img-book

    Poesía. Obra completa Por: Arcadio Ortega 36,54

    Si Arcadio Ortega piensa que, en su caso, tal vez la poesía no sea más que el hilo de su vida (v. «La poesía», en Existir en las horas, de 2005), no deberíamos dejar de lado la lectura de sus poemas a la hora de esbozar esta aproximación biobibliográfica por cuanto en ellos, a pesar de ser resultado de una construcción en un espacio de naturaleza ficcional y venir a cumplir una función estética antes que de conocimiento, este poeta acude a la conciencia y su memoria en clave de verdad. Pues bien, esa lectura me ha dado, para empezar, el título de este apartado por cuanto, y éste es un dato decisivo, nuestro escritor fue un niño nacido durante la guerra civil, cuyos infantiles años resultaron desesperanzados; además de los de su juventud, vividos en la dura posguerra. Si leemos los poemas, entre otros, «Origen», «Infancia», «Infancia irremediable», «Humana cosecha del 38» o «Juventud inasible», comenzaremos a conocer, eso sí, del modo en que se conoce en poesía, rastros de su conciencia del despertar a la vida más allá de los datos, necesarios siempre, de la misma, dada la alta densidad semántica de la poesía. Versos como «Fue una infancia infeliz y atormentada», «Teníamos la edad, pero no éramos niños» y «La juventud me resultó inasible / por más que me durmiera amoroso entre sus brazos» nos ponen en situación para empezar a hablar de su trayectoria y vida.

  • img-book

    La voz ausente Por: José Antonio Santano 8,65

    La voz ausente se esparce por la memoria como un flujo torrencial, en cada uno de los textos que constituyen su esqueleto estético y vital: cada prosa inicial sirve de pórtico para la reflexión salmódica de las emociones que se van sucediendo a lo largo de la trayectoria ritual del poemario. Y ese paso aquietado y a la vez veloz nos va desgranando una historia, un quejido, un ajuste de cuentas emocionales, una invocación al pasado que no pudo ser, en la imagen terrible y a la vez simbólica de la casa vacía, del espacio donde se oyen los silencios de la ausencia, voz y objeto de la meditación y del llanto interior.

    Esta larga carta al padre (y no podemos dejar de acordarnos de Kafka) se interioriza en un postulado poético de enorme eficacia: he aquí la valentía de su autor, desnudo ante sus fantasmas, quejumbroso ante su existencia, dolido, cuando «al recordarte ahora, en estos días, / eco triste de otoños es tu nombre…» y cuando es irremediable lo vivido, como sombra gigante que aprisionara la desnudez de una vida que ahora se detiene, como solo es posible hacerlo desde la poesía honda y verdadera, y en ese preciso instante todo retorna ante sus ojos, todo pasa por la veladura de su sentir, y se almacena en lo desvanes del dolor y de la pérdida.

  • img-book

    Son aymara Por: Alfonso Berlanga Reyes 8,65

    De la nada nace, del fulgor del blanco de la hoja, abisal la palabra se despeña en los orígenes hasta dibujar sobre la hoja los signos del aire o los sonidos de la piedra, quieta en su quietud de siglos. En el albo papel, en su candor la letra va inundando la hoja hasta subvertirla: «Subversiva es la hoja donde la palabra cree asentarse; subversiva es la palabra donde la hoja se abre a su blancura» (E. Jabès). Estas son algunas de la señas de identidad, los mimbres de esta poética tan alejada de modas y mercados, original y mistérica al mismo tiempo, poesía luminosa, que bebe de la más grande tradición lírica española para transformarse, trascendida ya, en voz única y polifónica, honda, astral, hasta crear un verdadero, mágico y particular universo poético.

    En este libro, amigo lector, hallarás al poeta en esencia, alma luz que alumbra la palabra en un vuelo hacia la infinitud de lo finito y que conquista el espacio y el tiempo con su voz abarcadora y precisa, abrasadoramente humana. El poemario conforma un corpus en sí mismo, una manera de pensar el mundo, de vivirlo y sentirlo en toda su plenitud. No hay fingimiento alguno, sólo verdad, esa que el poeta modela con la arcilla del tiempo entre sus manos, en la soledad de los días y un continuo abismarse en un mar pleno de silencios, de vida.

  • img-book

    DÍA TRAS DÍA«A través de las rejas, libre la sangre afluya.»Miguel Hernández


    Ladrón de limones Por: Miguel Ávila Cabezas 9,62

    DÍA TRAS DÍA
    «A través de las rejas, libre la sangre afluya.»
    Miguel Hernández

    Los días se hacen eternos
    en esta eternidad sin pausa
    que es la vida expectante.
    Al despertar
    nos hacemos de nuevo,
    como si ayer no fuese hoy
    y mañana el mismo día repetido.
    Pero seguimos siendo lo que siempre fuimos:
    tiempo, tiempo que nunca pasa,
    un no ser en la distancia
    imposible del mañana.

    Falsa imagen de un dios desconocido.
    Sueño turbio.
    Olvido.

  • img-book

    Princesas indignadas Por: Esmeralda Carroza García 8,65

    Princesas indignadas es un poemario que se puede leer en clave literaria, pedagógica y psicológica.

    Se estructura en tres apartados:

    Represión, que retrata las nefastas consecuencias que el yugo del machismo ha supuesto para la libertad de las mujeres y los hombres.

    Resistencia, representa el momento histórico actual que estamos viviendo de un tiempo a esta parte en el que las mujeres dicen ¡Basta!

    Resiliencia, refleja la liberación y posibilidad de recuperación de las riendas personales de la vida, las emociones, la autoestima y la alegría una vez se sale de una relación tóxica y de maltrato.

    A través de la lectura de los poemas se abordan, desde un Enfoque Integral de Género, asuntos como el lenguaje sexista, la dominación de género, la necesidad de empoderamiento de las mujeres y del reparto equitativo de tareas, la doble jornada de la mujer en el hogar, la necesidad de comunicación entre hombres y mujeres, el reconocimiento a aquellos hombres sensibles y buenos compañeros frente al rechazo de los que ejercen maltrato o, la castración emocional a la que el sistema de patriarcado ha avocado a los varones a lo largo de los tiempos.

    Es, además, un poemario didáctico pues contiene un Glosario de términos y un índice temático que facilita abordar la lectura de cada poema, permitiendo, así, el aprendizaje del/la lector/a sobre términos propios del ámbito de la igualdad y la reflexión individual o en grupos de trabajo psicoterapéuticos y de rehabilitación o formativos al respecto de los asuntos abordados.

  • img-book

    Nuevo amanecer Por: José Olivero Palomeque 8,65

    … Me ha impresionado grandemente la ilación lírica de estos veinticinco poemas, que comienzan cantando una soledad atormentada y desesperanzadora, para continuar en una búsqueda imperecedera de la sublimación interior, y finalizar abriendo el corazón hacia la verdad buscada y casi encontrada de la felicidad.

    El autor se apropia del paisaje para convertirlo en su mente en el camino exacto que lo conduzca hacia el sentimiento profundo de su permanente búsqueda, y del que está convencido que existe y su clara propuesta es transmitirla a los demás.

    Creo que debemos felicitarnos por la creación de estos poemas, y agradecerle a José Olivero, que como otros poetas, haya tenido la valentía de desnudar su alma en público.

    José María Lafuente Salido

  • img-book

    MILAGROPensar es una calle cuesta abajoo cuesta arriba; da lo mismo. Un díani sabemos las rejas que tenía,ni encontramos la puerta que nos trajo.[…]


    Introducción al misterio. Selección de poemas [1959-2016] Por: Rafael Guillén 10,58

    MILAGRO

    Pensar es una calle cuesta abajo
    o cuesta arriba; da lo mismo. Un día
    ni sabemos las rejas que tenía,
    ni encontramos la puerta que nos trajo.

    De súbito, el milagro. Por debajo
    de la conciencia, a golpes de poesía,
    se nos hace la luz que no se hacía
    cuando arábamos sueños a destajo.

    Andamos por la calle. Algo se inclina
    y nos toca en el hombro. Nuestro oído
    espera un nombre –¿cuál?– que no se nombra.

    Después, la noche. Desde alguna esquina
    seguimos esperando en el olvido
    y tendemos la mano hacia la sombra.

    [1959] De El gesto

  • img-book

    Hambre de imágenes Por: Marta del Pozo 8,65

    Tengo hambre de imágenes, dijiste. Y luego pasa lo que pasa: la paulatina decoloración del iris, el blanco que va ganando en espacio hasta salirse de la córnea en su avance hacia las cejas. Luego toda la cabeza decapitada de la estatua. Tengo hambre, tanta hambre, que ni siquiera la última cena me sacia, que me desmigajo en píxeles al partir el pan. Haría de tu vientre levadura, tocaría luego campanas. Pondría tus pies sobre el lomo del caballo de la plaza del resurgimiento. Necesito hidratarme más las manos, ser mínimamente digna del gesto. Pensarte cada vez que contemple la foto en la que Jannis Kounellis muerde una placa sobre la que descansa una vela encendida.

    Acoplar cabeza y cuerpo.

  • img-book

    Escalera de incendios Por: F. David Ruiz 8,65

    F. David Ruiz (Rute, 1987) es licenciado en Filología Hispánica y Filología Románica por la Universidad de Granada. Ha coordinado, durante sus primeros anos, una publicación de carácter cultural en su ciudad natal así como diversos talleres de teatro. En 2012 publica la plaquette Canción indie para el Chico Ostra realizada por la asociación Diente de Oro en Granada. También ha colaborado en otras publicaciones como en la antología Todo es poesía en Granada (Esdrújula) o en el libro de poesía y fotografía El álbum del fingidor de Joaquín Puga, editado por Valparaíso ediciones. Ha aparecido también en Pero yo vuelo. Antología de la más joven poesía en Granada publicada por Ediciones en Huida. Es asimismo colaborador asiduo de varias revistas. Entre otros, ha participado asimismo como poeta en las Jornadas Z de arte contemporáneo de Montalbán. Recitó sus creaciones en la segunda edición de los Encuentros Interartísticos de la Fundación Antonio Gala; en «FINDE 01/Intervenciones Periféricas», organizado por el Espacio de Creación Contemporánea de Cádiz; y en el Ciclo Memoria Joven que organiza la Fundación Caja Granada y coordina la poeta Ángeles Mora. Durante el curso 2012/2013 obtiene una beca de literatura en la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores donde trabajó en un proyecto de novela. Vive y escribe en Granada desde hace diez años.

  • img-book

    El reflejo Por: Celia García Herrera 12,50

    Joven andaluza, tímida y audaz, soñadora, atrapada entre dos mundos: la tradición y la imperiosa necesidad de escudriñar los límites del saber, habitar en la hermosa pradera de la filosofía. Su tenacidad se refleja en sus reflexiones poéticas. Entregada en la búsqueda de la nave que la conduzca a la verdad, desea caminar firme y segura sin perder de vista que las personas son ellas y sus convergencias.

    El Reflejo es la clásica narración en la que se enfrenta lo deseado con la realidad de lo que posees; de la contradicción nace un sentimiento de rabia contenida que la fortalece y la exhorta a adoptar el firme propósito de luchar sin tregua en la búsqueda de la luz.

    Juan Maya Campos

  • img-book

    CERTEZASLos locos y los sabios las han vistoy saben a café, calzan zapatos rojos,salen de fiesta, obscenasduermen bajo los puentes


    Arte de temblar. Poemas [1998-2008] Por: Pilar Mañas 9,62

    CERTEZAS

    Los locos y los sabios las han visto
    y saben a café, calzan zapatos rojos,
    salen de fiesta, obscenas
    duermen bajo los puentes
    y huelen a podridas
    flores de primavera.

    Ratas viejas, las certezas.

  • img-book

    LA PROMESAPrometo no expiar jamás mis culpas,al amparo de quiméricas sombrasque me salven de un desahucio merecido.


    Septiembre en los armarios Por: Ramón Martínez 8,65

    LA PROMESA

    Prometo no expiar jamás mis culpas,
    al amparo de quiméricas sombras
    que me salven de un desahucio merecido.

    Prometo no buscar en otros puertos
    las costas de El Dorado,
    a través de caricias sin sentido.

    Prometo ser fiel a la cordura
    e instituir la ley de tu cuerpo
    como dogma de fe de mi locura.

    Sí, prometo no expiar jamás mis culpas,
    ni amarrarme a otros puertos.
    Prometo ser fiel a la cordura.

  • img-book

    Poemas de destrucción masiva Por: Rafael Calero Palma 9,62

     Poesía serena, desnuda y libre de barroquismos y virtuosismos, original y brillante, que mantiene intacta su visionaria intensidad, su fuerza desafiante, su juvenil esplendor.

    Manuel Villar Raso

    Poesía urgente, que a veces nos quema las manos y a veces, nos calienta el corazón.

    Isabel Rodríguez

    Nos deja muy claro Rafael Calero Palma, con su literatura directa al mentón (también están presentes de forma implícita en su obra, Mike Tyson y Jack Dempsey), lo que ya intuíamos hace algún tiempo: que la vida es muy cabrona.

    Fernando Barbero Carrasco

    Rafael Calero Palma utiliza un estilo directo, no exento del recurso a lo simbólico, que te va cautivando a medida que pasas página.

    María Jesús Castaño

    Quienes conocemos la obra poética de Rafael Calero Palma, sabemos perfectamente que, sin dejar de ser uno de los medios de expresión más íntimos, es la suya una poesía intensa, sin falsos ambages líricos, una poesía de verbo contundente y claro, lanzado hacia el centro de flotación de nuestro imaginario lector para que nunca olvidemos, al contrario de lo que sutilmente afirmaba Jorge Guillén, que el mundo está mal hecho y es deber irrenunciable de todos conocerlo a fin de desenmascarar las mil y una falsedades en que tan reciamente se sustenta.

    Miguel Ávila Cabezas

    Poemas que son duros y de bordes lacerantes. Versos que consiguen agitar algo muy dentro del lector.

    Juanfran Molina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies