Ensayo (61)
  • img-book

    Fulgor de brasa. La poesía y poética de Antonio Carvajal Por: Antonio Chicharro 10,58

    Hace tiempo que deseaba preparar una publicación de orientación general sobre la poesía y poética de Antonio Carvajal con el propósito de integrar –una vez revisados, completados y adaptados a su nueva función orgánica– unos pocos estudios sueltos pensados en su día como partes de una unidad superior, la de este libro, y ponerla así a disposición del público lector. Son seis los trabajos de los que me he servido, más otros menores a los que he acudido y que llegado el caso nombro en su momento 1. Pues bien, es el momento de hacerlo gracias a la oportunidad que me brinda la Academia de Buenas Letras de Granada en su cuidada colección Mirto Academia, lo que tanto le agradezco. Ahora bien, debo advertir a quien leyere que este libro no podrá cumplir, dadas la complejidad y riqueza de la obra y pensamiento poéticos de Antonio Carvajal, además de por la extensión que impone la colección, más función que la de introducir con rigor en dicha obra y pensamiento.

    En cualquier caso, mi deseo es que en la medida del valor de la información y argumentación aportadas, el presente estudio introductorio a dichas poesía y poética venga a contribuir a su mejor conocimiento y valoración, conjurando, en estrecha colaboración con un ya buen número de estudiosos del poeta capitaneados ab initio por el malogrado Ignacio Prat que roturó con sabiduría el camino, el peligro de una falta de recursos para que Antonio Carvajal ocupe el lugar que le corresponde en la historia de la poesía española. Si hago esta afirmación es porque estimo que se trata de una obra llamada a más vida, fruto de un trabajo creador al que Carvajal se ha entregado a tiempo completo y en feraz diálogo con la tradición poética, una obra sometida a un principio: tanto la defensa y afirmación de la vida como denuncia y rechazo del mal, principio que permite vislumbrar la alianza de la razón estética y la razón ética en el origen de este proyecto creador ya consolidado.

  • img-book

    Por el sindicalismo, abogado, de Euskadi a Canarias Por: José María Lizundia 9,62

    Convergen en este libro dos impulsos del autor: el testimonial o memorialista y el análisis crítico sobre un tema que forma mucho más parte de su vida cotidiana que de sus verdaderas inquietudes.

    La abogacía y el sindicalismo vuelven a ser objeto de análisis. Se trata de la segunda entrega sobre el tema, si bien con una diferencia: ahora se aborda de manera mucho más personal que profesional. Pero antes se hace un recorrido por las inquietudes políticas e ideológicas de juventud, acompañadas de no pocas perplejidades existenciales, para entrar a bucear en el sindicalismo: en el que fue y en el que es.

    Más de treinta años en USO Canarias, aunque vividos con importantes intereses y pasiones a espaldas de él, no le han impedido conocer su interior, a los profesionales del sindicalismo actual tan distintos de los antiguos: sus coartadas, recompensas, legitimidades, imaginario, patrones identitarios, como diría Foucault: sus praxis y discurso. Lo que deja enmarcado en lo que ya llamaba pos-sindicalismo, como desplazamiento de aquél a la periferia del sistema.

  • img-book

    En fuga irrevocable Por: Sultana Wahnón 10,58

    El título de este libro alude, claro está, al hermoso soneto de Quevedo que empieza con los versos «Retirado en la paz de estos desiertos / con pocos, pero doctos libros juntos…». Que el poeta fuera tan preciso en relación con la calidad y cantidad de los libros que debían acompañarle en su retiro, doctos, pero pocos, ha recibido ya mucha atención de parte de los especialistas en literatura barroca. Sin embargo, la reflexión que más nos concierne en lo que a la temática de este ensayo respecta, es la realizada a mediados de los noventa en La poética de la lectura en Quevedo, donde Darío Villanueva comentó este soneto en relación con el libro de Marshall McLuhan, La galaxia Gutenberg. Fue precisamente en este sentido, el de la inscripción de Quevedo en el nuevo universo tipográfico derivado de la invención de la imprenta, como Villanueva llamó nuestra atención sobre esos primeros versos del soneto, en los que Quevedo parecía haber establecido «una relación inversamente proporcional entre el número y la ciencia de los libros». De ahí también que, a pesar de los siglos transcurridos entre unos y otros, el teórico español pudiera detectar cierta relación entre lo contenido en dichos versos y la idea que, ya en los siglos XIX y XX, obsesionaba a autores como Poe o Pedro Salinas, igualmente convencidos de que «la superabundancia podía ser tan lesiva para la cultura como la escasez» (Villanueva, 1995: 19).

  • img-book

    El ensayo en la literatura canaria Por: José María Lizundia 11,54

    En la literatura canaria se ha cultivado con notable éxito el ensayo, pero básicamente el de crítica literaria y artística; lo que ya es más difícil encontrar es el de ideas o pensamiento. En relación a esto se plantea a veces, a partir de un enfoque estético, pero también antropológico, la relación entre el dinamismo y proyección del sentido histórico frente a la fijeza inspiradora y poética de la geografía, que abanderan valores enfrentados. Esos temas permiten indagar en el ensayo intelectual propiamente, y ahí entran personalidades como María Rosa Alonso, Francisco Aguilar y Paz, José Arozena, Blas Cabrera, Juan Manuel Trujillo, Fray Lesco o Domingo López Torres, contrastados con Gaceta de Arte (en general), fetasianos, la Generación de los 70 o la Atlanticidad. Por último, se aborda el momento socioliterario y editorial de estos últimos años pródigos en subvenciones.

  • img-book

    De vírgenes, verdugos y poetas Por: Jesús Serrano Garijo 18,27

    El culto de Santa Eulalia alcanzó enorme importancia en Europa, pues, originaria de Mérida, la hallamos desdoblada en Barcelona, sepultada en Oviedo, Barcelona o Elne, convertida en personaje literario en Calahorra, Mérida, Barcelona, Toledo, Saint Amand les Eaux, San Millán de la Cogolla, Oviedo y Granada, y adorada en cientos de ciudades, villas y templos de España, Francia e Italia. Nosotros, sin embargo, hemos querido reivindicar su interés literario, pues, con frecuencia, el culto religioso vela o deja en segundo plano el valor filológico o estético de los escritos. Por ello, al margen de la hagiografía y de la devoción popular (que, por otro lado, respetamos), hemos tratado de ofrecer la dimensión poética de Eulalia u Olalla, desde Prudencio hasta García Lorca basándonos en los textos más notables dedicados a ella.

    En realidad, nuestro trabajo tenía como fin repasar la leyenda eulaliana (primera parte) para explicar la genial versión lorquiana (segunda parte). Pero como la tradición literaria, obviamente, no nos bastaba, hemos rastreado las fuentes del romance en la familia e infancia del poeta, en sus estrechas relaciones con Falla, Dalí y Cataluña, en sus conexiones con otros romances lorquianos y con Mariana Pineda, y en su compleja personalidad. En nuestro estudio del romance hemos combinado la atención a los estudios monográficos anteriores con los frutos de nuestra lectura y, por último, conectamos el Martirio con el asesinato del poeta.

    Recogemos y anotamos, además, cinco textos completos esenciales: los de punto de partida (Prudencio) y final (García Lorca) y, en medio, La Pasión visigoda, base del texto de fray Luis de Granada que ofrecemos y que debió de conocer Lorca, y el Aucto de Sancta Eulalia que anuncia algunos temas del romance lorquiano.

    Además del interés general que puede suscitar el libro, ofrece numerosas sugerencias para docentes

  • img-book

    El Sáhara, perspectiva de revisión Por: José María Lizundia 11,54

    Del Sáhara se ha escrito mucho, sobre todo desde el bando favorable al Frente Polisario, lo que ha servido para consagrar un montón de lugares comunes en los que se dan siempre por buenos unos presupuestos básicos de apasionado maniqueísmo. En esta segunda entrega sobre el Sáhara, José María Lizundia hace una revisión de esos fundamentos intocables. Así aparece como la famosa «deuda histórica» contraída con el Polisario y saharauis, no es más que una construcción imaginaria de unos militares nacionalistas de una dictadura, poco preocupados por el sentimiento de la sociedad civil española de la época, pero muy atados a la frustración de no entrar en guerra para evitar la Marcha Verde. Unos militares que sustituyeron el nacionalismo declinante español por otro –el saharaui– más vigoroso, pero con los mismos ribetes románticos tan caros a todos los nacionalismos. El autor también cuestiona que se siga hablando de España como potencia administradora cuando en absoluto lo es, incide en las sombras del Polisario por la muerte de pescadores inermes, y destapa las interpretaciones distorsionadas de las resoluciones de la ONU y otros organismos internacionales.

    Los autodenominados «amigos del Sáhara», lejos de contribuir a superar la crisis humanitaria, siguen apostando por programas máximos que ellos no tienen que defender, igual de ajenos a los nuevos marcos de resolución de conflictos, como a los esquemas y pautas de la cooperación internacional. En El Sáhara, perspectiva de revisión Lizundia no solamente expone sus vergüenzas, sino que da la vuelta completa a todo lo escrito hasta ahora sobre el Sáhara.

  • img-book

    La Guerra Civil en la poesía española Por: Concepción Argente del Castillo 10,58

    Cuando el verano de 1936 aparece en España, el panorama poético español era verdaderamente floreciente, se podían reunir nombres como Juan Ramón Jiménez, Unamuno, Antonio Machado, Alberti, Lorca y el resto de sus compañero de generación, junto a ellos los más jóvenes que ya empezaban a adquirir personalidad en el firmamento artístico como Miguel Hernández y Rosales por no citar más que los nombres más conocidos y populares.

    El quehacer poético de estos hombres sufre durante la década 1930-40 un cambio bastante brusco dejando aparte la independencia ante los sentimientos de los más jóvenes y la fantasía modernista de los mayores, para buscar una palabra más existencial, más cerca del hombre y su vida. En este proceso hay que hacer las excepciones de rigor: Juan Ramón Jiménez, poeta de la «inmensa minoría» sigue fiel a su trayectoria primera, por otra parte la palabra de Unamuno y Machado desde un principio ha tenido un contenido ardientemente existencial el primero y serenamente existencial el segundo. Por ello, va a ser la palabra de estos dos hombres la más aceptada estos años: la de Unamuno como una influencia en el tono y en el desesperado sentir, la de Machado como un magisterio de persona y de profundidad y seriedad en el exponer.

  • img-book

    Estudio sobre la prosa de Diego Hurtado de Mendoza Por: Juan Varo Zafra 10,58

    En su libro Carlos V y el pensamiento político del Renacimiento, José Antonio Maravall destacó la modernidad y la agudeza del pensamiento político de Diego Hurtado de Mendoza, una faceta del granadino que debe considerarse indisociable de las más conocidas de poeta, humanista e historiador. Aunque no dejó obras específicas sobre teoría política al modo en que lo hicieron muchos de sus contemporáneos, el pensamiento político de Don Diego puede rastrearse abundantemente en sus escritos en prosa, Guerra de Granada, Diálogo entre Caronte y el ánima de Pedro Luis Farnesio, en algunos de sus poemas, así como en su extensa correspondencia diplomática y particular. De esta última pretendemos ocuparnos en estas páginas; en concreto de las cartas correspondientes a la época en la que Hurtado desempeñó sus conocidas misiones diplomáticas en Italia.

  • img-book

    El diábolo y la estrella Por: Francisco Hernández Márquez 12,50

    Cuando el lector llama a las puertas de un trabajo literario, espera una marcada forma de hacer; algo que responda a una estética prefijada.

    Desde la primera página de un libro de poemas, se espera respirar la rima y se pretende conseguir una musicalidad y un ritmo que, en su discriminación con la prosa, aunque sea poética, marque las distancias con aromas diferentes; la pluma tocada por la belleza.

    Ambas técnicas, magníficas y singulares por sus propios valores, pueden ser tratadas en un mismo trabajo, pero el logro de la mezcla, en un solo texto, puede llevar a experiencias que el espíritu agradece.

  • img-book

    El Sáhara como metarrelato Por: José María Lizundia 11,54

    El autor hace un recorrido por las fuentes primarias que han construido el relato del Sáhara, que no son los saharauis, sino la bibliografía escrita sobre ellos. Algo sobre lo que ya nos advirtiera el historiador palestino Edward T. Said en su obra Orientalismo. El relato saharaui ha sido acuñado por periodistas, exmilitares, novelistas, algunos profesores y juristas internacionales y amigos de los saharauis en general, al lado de los cuales se encuentran, desde mucho antes que surgiera el conflicto, eminencias científicas como Julio Caro Baroja. No obstante, esas lecturas permiten al autor conocer un territorio, formas de vida, diferentes tribus y una historia reciente, distorsionada por juicios de valor que se empotran en el relato, confiriéndole intención y sentido. Es como si todos se hubieran puesto de acuerdo para contar un parecido relato. Un auténtico metarrelato que exige que todas sus partes estén perfectamente articuladas en pos de un fin que, además, resulta estar ya escrito. La objeción que se plantea en el libro es que no está escrito por quienes aún lo tienen que escribir.

  • img-book

    El cuerpo que viene y otros ensayos efímeros Por: Antonio Campos 12,50

    Si los artículos de pensamiento publicados en los periódicos son pequeños ensayos jibarizados los discursos, las presentaciones de libros o las conferencias son, en general, por su mayor extensión, ensayos efímeros que, aparte de la audiencia concreta a laque va dirigida, no tienen más destino que morir acumulados en el cajón y en el olvido.

    Al amparo de este pensamiento y con el objeto de rescatarlos de su obligado silencio Antonio Campos ha agrupado en un libro los textos que ha elaborado para algunas de las conferencias, discursos o presentaciones que ha pronunciado en el curso de los últimos años. El contenido de los textos, escritos para auditorios muy diferentes, está constituido por temas muy diversos a los que hilvana sólo una misma autoría y, por tanto, un esquema de pensamiento y de referencias comunes aplicadas a situaciones muy distintas.

    Sus reflexiones sobre el cuerpo, la mujer, la educación, la investigación, el éxito, la vida, la cultura, el deseo o sobre algunas figuras de nuestra historia y nuestra literatura, están presentes en esos textos y, en diálogo con ellas, al igual que hiciera en su libro Manual de Reflexiones Urgentes, publicado en 2007, están también las reflexiones de todos aquellos pensadores, escritores y poetas que a través de sus libros han acompañado la vida de Antonio Campos en esa tertulia intemporal que supone siempre el contacto con el pensamiento y con los libros.

    Tras la lectura de estos ensayos efímeros será finalmente el lector el que diga, en última instancia, si las ideas y las palabras escritas para un instante fugaz merecían ser rescatadas o si, por el contrario, quizá hubiera sido mejor dejarlas ocultas y apiladas para siempre en la oscuridad de un cajón o en algún que otro desván de la memoria.

  • img-book

    Nociones elementales de didáctica de la literatura Por: José Rienda 10,58

    El camino para llegar a ser lector es largo y a menudo está sujeto al caprichoso azar: depende muchas veces de que encontremos un libro, o a un autor o a un maestro que nos guíe… Lo importante es no dejar de buscar formas de proporcionar a las personas ese derecho a una educación ética y estética en virtud de la cual, no sólo serán calificadas de personas cultas y «leídas», con el consiguiente aumento de valor que esto tiene en el mercado social, sino que estarán dotadas de un beneficio aún más poderoso: el de ojos nuevos para ver el mundo y para verse a sí mismas.

  • img-book
    Estamos ante un libro que es fundamentalmente de ideas, y en el que la crítica racional es el bisturí…….Sigue Leyendo

    Canarias, diveros nacionalismos Por: José María Lizundia 9,62

    Estamos ante un libro que es fundamentalmente de ideas, y en el que la crítica racional es el bisturí con el que el autor disecciona los lugares comunes, convenciones y estándares de opinión sobre el nacionalismo canario, así como cuestiones sociológicas o culturales en torno a él.

    Lizundia partía con ventaja a la hora de encarar este trabajo, ya que en él se da la perspectiva que le confiere ser un peninsular que lleva décadas en Canarias, y el conocimiento que le permite su antigua ubicación en el campo abertzale y en la izquierda, a lo que tampoco es ajeno su procedencia de una familia nacionalista vasca, ideas y afectos de los que en la actualidad se halla muy alejado.

  • img-book
    «[…] La cuestión, pues, nos la planteábamos en primer lugar desde el propio trabajo en la escena; después…….Sigue Leyendo

    Teatro y escena Por: Antonio Sánchez Trigueros 10,58

    «[…] La cuestión, pues, nos la planteábamos en primer lugar desde el propio trabajo en la escena; después nos llegaría la fundamentación teórica de aquello que sentíamos en la práctica. Pero a este propósito hay que decir que antes de las incitaciones directas y definitivas de la semiótica moderna hacia la investigación fundamental de la vertiente espectacular del teatro (cuyos planteamientos han sido decisivos para muchos de nosotros), nuestra generación había leído a Ortega y Gasset, que en una memorable y anticipadora conferencia de los años cuarenta del pasado siglo, Idea del teatro, después de unos razonamientos absolutamente impecables, concluía con claridad que, más allá y por encima de un género literario, el «teatro es por esencia, presencia y potencia visión —espectáculo—, y en cuanto público, somos ante todo espectadores». Y a esa concepción nos empujaban también las enseñanzas en Granada del profesor Emilio Orozco que, en su fundamental Teatro y teatralidad del Barroco, adoptaba con insistencia la perspectiva escénica con el fin de fundamentar sus tesis sobre aspectos decisivos para la comprensión del arte de aquel periodo artístico que le apasionaba.»

  • img-book
    Estos trabajos, fruto de una dedicación sostenida, aunque con intermitencia, a lo largo de los últimos veinticinco años,…….Sigue Leyendo

    Siete estudios sobre la Edad de Oro Por: Andrés Soria Olmedo 10,58

    Estos trabajos, fruto de una dedicación sostenida, aunque con intermitencia, a lo largo de los últimos veinticinco años, abordan ciertos temas de la Edad de Oro con la pretensión de no soltar el hilo de una tradición filológica e histórico-literaria que ha logrado grandes hitos en la ciudad gracias a maestros como Emilio Orozco, Antonio Gallego Morell, Nicolás Marín, Andrés Soria Ortega o Juan Carlos Rodríguez.

    Sus nombres (una forma de homenaje tan modesta como pertinente) se reiteran en las notas a pie de unas páginas donde una y otra vez vuelve a escribirse el nombre de Granada, de sus jardines, sus monumentos, los momentos de su gloria pasada, los códigos imaginarios y culturales que sostuvieron e inventaron su nombre. Tales códigos fueron siempre europeos y quizá todavía universales, como lo era la filosofía o filografía que resumió y difundió el exiliado —portugués, español, italiano, judío y por ahí también árabe— León Hebreo, a quien probablemente leyeron todos los autores que de que aquí se habla, de modo directo o…….

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies