Año 2017 (29)
  • img-book

    Suena el pistoletazo de salida,comienza de nuevola carrera de obstáculos.Ayer se tiró por la ventanael chico que siempre quedaba finalista.


    Finalista Por: Laura Franco Carrión 9,62

    Suena el pistoletazo de salida,
    comienza de nuevo
    la carrera de obstáculos.

    Ayer se tiró por la ventana
    el chico que siempre quedaba finalista.

  • img-book

    Francisco Aguilar y Paz Por: José María Lizundia 10,58

    Este libro sobre Francisco Aguilar y Paz se centra en su vertiente intelectual y de pensamiento, sin olvidar otras, que en buena parte se articulan en torno al contraste y contrapunto que supuso frente a la vanguardia canaria este disidente de ella, sin que eso afecte a la relación con sus amigos, que siempre lo serán, de Gaceta de Arte.

    Aguilar remite constantemente a un contexto, época e inquietudes, y a su inserción en la Historia material, en lugar de esquivarla con formulaciones más formales, creativas y novedosas entonces. Aguilar, además de intelectual con mayúsculas, siempre estuvo en cometidos de transformación social, aunque en la sala de máquinas. En esto también fue distinto.

    El grupo de Gaceta de Arte es constantemente visitado y analizado, al margen de las valoraciones literarias y estéticas ya estudiadas, desde un prisma ideológico y cultural que no ha sido tenido en cuenta antes.

  • img-book

    Hollywood. Los años dorados [1927-1967] Por: Blas Gil Extremera 57,69

    El texto es la atrevida y personal visión del autor sobre la época dorada del cine o Séptimo Arte, expresión acuñada en 1911 por el crítico Ricciotto Canudo (1879-1923), experiencia que siguió a la arquitectura, escultura, pintura, música, danza y literatura, actividad nueva que venía a compendiar las seis anteriores. De la escultura y arquitectura recibió el cine los espacios físicos, la pintura aporto el cromatismo y la luz; la música, la banda sonora; de la danza, derivo el movimiento escénico, la literatura regalo la historia, el argumento, el guion y los diálogos. Este alegato en pro del cine de siempre no es testimonio del profesional de la materia, del erudito, ni del titulado en disciplina cinematográfica alguna; es el sentir del que suscribe, un apasionado espectador testigo en su niñez, adolescencia y juventud de muchas obras maestras que permanecen atesoradas en el arcano de la memoria; relatos románticos: Venus era mujer, Laura, Candilejas; épicos: Ben Hur, Cleopatra, Espartaco; de suspense, misterio o intriga: Argel, Náufragos, El tercer hombre; westerns eternos: Raíces profundas, Solo ante el peligro, La diligencia, Horizontes de grandeza; y en fin, joyas como El hombre tranquilo, Julio César, La heredera y Lo que el viento se llevó. Películas cuyos creadores, en su modestia, jamás imaginaron que el tiempo convertiría en obras de referencia. No puedo soslayar mi admiración y recuerdo hacia guionistas, compositores y productores, menos conocidos por el gran público pero merecedores de figurar en esta crónica. El análisis y la relación de los largometrajes seleccionados pertenece a cuarenta años del cine de Hollywood, con exclusión de las películas serie B, desde la aparición del sonido en 1927 hasta 1967. El cine europeo queda para un futuro relato monográfico. El Hollywood ofrecido lo forman lato sensu, realizadores, interpretes, productores, estudios, especialistas, géneros, estilo y épocas; de tan vasto y variado mosaico el libro compendia cuatro décadas de la fábrica de sueños, nacida al noroeste de Los Ángeles.

  • img-book

    Voz del pueblo Por: Alejandro de Luna 9,62

    …Alejandro de Luna (que no Campos) es un poeta que con su obra La voz del pueblo nos incita a mirar (y, ya digo, a ser mirados) desde el ángulo multiforme de sus versos para justamente descubrir «todos los lugares del orbe vistos desde todos los ángulos». Volvemos, pues, a Borges: si un pájaro es, a la postre, todos los pájaros, digo yo que en la luna lunática del espejo se condensa el infinito de todas las cosas, de todos los seres, de todo lo que fue y ha de venir… y aún no ha sido.

    ¿Y por qué no? Pasemos al otro lado.

    En el libro, que consta de 46 poemas, desplegados sin intencionalidad organizativa en la forma ajustada de las consabidas partes temáticas, cada composición es un mundo, una puerta abierta a una multiplicidad de universos interpretativos por parte del lector. En ellos habita el amor, que todo lo impregna con sus manos de fuego invisible, aunque tanto nos empeñemos en ignorarlo, quizás por miedo a vernos reconocidos en el otro que es, ¿a qué dudarlo?, nosotros mismos. De ahí parte Alejandro de Luna: de lo natural y sencillo, que es vislumbre de lo auténtico, para desplegar su universo desde la «Simplicidad» del primer poema, dedicado a Miguel Hernández y a Xaverio, el creador de los petrales adscrito a la estética cuántica. (¿Por qué será que cada cosa en cualquier lugar está en todos los sitios a la vez y asimismo es todas las demás cosas?).

    Miguel Ávila Cabezas

  • img-book

    La confesión nefanda del asesino improbable Por: Lola Clavero 13,46

    Un cura, obsesionado con las novelas de Dolores Redondo, vive una vida apacible en la parroquia de un pequeño pueblo de la Axarquía, hasta que irrumpe en la iglesia un forastero que le pide confesión por sus múltiples asesinatos.

    En tanto el presunto asesino se confiesa, el sacerdote va desmontando una trama delictiva que ha sumido al pueblo en el terror. Los robos y las desapariciones de los propios vecinos se van sucediendo impunes con la complicidad del silencio que a sus paisanos inspira el miedo a ser las próximas víctimas.

    La extraña relación de amistad que se establece entre confesor y confesado, a medida que se conocen, se combina con la búsqueda implacable de la verdad por parte del sacerdote, quien en su enfrentamiento contra el poder criminal, intocable hasta el momento, pondrá en riesgo su propia vida.

  • img-book

    De sus ojos llueven noches Por: Adriano Ferrer López 8,65

    El jurado constituido por los académicos D. José Rienda Polo, D. Wenceslao Carlos Lozano, D. Eduardo Castro Maldonado, D. Ángel Olgoso y D. Virgilio Cara Valero, y actuando como secretario D. José Gutiérrez Rodríguez, acordó por unanimidad declarar esta obra ganadora del VIII Concurso de Prosa Narrativa Granajoven 2017 convocado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Granada en colaboración con la Academia de Buenas Letras de Granada.

  • img-book

    Zonas húmedas en Andalucía medieval Por: Antonio Malpica Cuello 17,31

    El libro que ahora aparece se dedica a los estudios más recientes sobre los humedales, con especial atención a la geografía andaluza en época medieval desde una perspectiva histórica. No se trata de una recopilación de artículos sobre esta realidad física tan importante como es la que representan las zonas húmedas, a medio camino entre el agua y la tierra, con una muestra de biodiversidad importante, sino del examen de un proyecto en su fase inicial y las implicaciones que supone. A este eje central, que ocupa el trabajo de Antonio Malpica Cuello, director de este proyecto I+D (Zonas húmedas en Andalucía Medieval. HAR2014-56365-P) y que ocupa el penúltimo de los que abarca este libro, le acompañan unos análisis sobre el medio atlántico gaditano, de Emilio Martín Gutiérez, la laguna de El Padul (Granada), de Félix García Pérez, y la de Fuente de Piedra (Málaga), de Jonatan Arias-García. Se cierra con la presentación de una serie de fotos, divididas en tres partes (humedales, animales y plantas), que son obra de Manuela Fernández Cuesta. A todas estas contribuciones les anima un deseo de encontrar un punto de referencia de las obras humanas en el medio físico determinado por la existencia de laminas de agua que acrecientan la riqueza de su medio geográfico.

    Sabemos que no es posible medir la riqueza de los territorios solo a partir de la agricultura, se necesita también valorar las posibilidades naturales, con sus recursos vegetales y naturales, y, en ese sentido, tierras que podrían considerarse marginales desde una perspectiva propiamente agrícola, adquieren una indudable importancia. De esa manera la vida campesina adquiere una nueva dimensión desde una perspectiva múltiple y nunca unívoca y unidireccional. La convivencia de cultivos, cría de animales, explotación de recursos naturales, supone una visión polimorfa de la economía campesina en sus múltiples vertientes.

    El examen de los humedales, en sus diferentes facetas, enriquece el análisis de las realidades humanas insertas en sus medios correspondientes. Debe de entenderse como el inicio de un debate de una serie que seguirá en el futuro y que pretende arrojar suficiente luz sobre esta amplia temática que ahora incluimos en las disciplinas históricas y arqueológicas.

  • img-book

    Poesía. Obra completa Por: Arcadio Ortega 36,54

    Si Arcadio Ortega piensa que, en su caso, tal vez la poesía no sea más que el hilo de su vida (v. «La poesía», en Existir en las horas, de 2005), no deberíamos dejar de lado la lectura de sus poemas a la hora de esbozar esta aproximación biobibliográfica por cuanto en ellos, a pesar de ser resultado de una construcción en un espacio de naturaleza ficcional y venir a cumplir una función estética antes que de conocimiento, este poeta acude a la conciencia y su memoria en clave de verdad. Pues bien, esa lectura me ha dado, para empezar, el título de este apartado por cuanto, y éste es un dato decisivo, nuestro escritor fue un niño nacido durante la guerra civil, cuyos infantiles años resultaron desesperanzados; además de los de su juventud, vividos en la dura posguerra. Si leemos los poemas, entre otros, «Origen», «Infancia», «Infancia irremediable», «Humana cosecha del 38» o «Juventud inasible», comenzaremos a conocer, eso sí, del modo en que se conoce en poesía, rastros de su conciencia del despertar a la vida más allá de los datos, necesarios siempre, de la misma, dada la alta densidad semántica de la poesía. Versos como «Fue una infancia infeliz y atormentada», «Teníamos la edad, pero no éramos niños» y «La juventud me resultó inasible / por más que me durmiera amoroso entre sus brazos» nos ponen en situación para empezar a hablar de su trayectoria y vida.

  • img-book

    Vaguerías Por: Antonio Sánchez Trigueros 12,50

    Estos textos de El Hechizado son los leves productos ¿literarios? de quien se consideraba a sí mismo como un escritor vago que no estaba dispuesto a consumir sus días enfrascándose en el esfuerzo de producir textos largos, narrativos, ensayísticos o de otro tipo, que implicaran una dedicación y concentración para lo que no se reconocía dotado ni siquiera para intentarlo. Son textos que variadamente pueden ser catalogados como aforismos, greguerías, microrrelatos o minificciones, ahora tan de moda, escritos en audio-clip, micronivolas, ocurrencias literarias, como diría nuestro común amigo Antonio Pereira, simples ocurrencias, naderías o definitivamente vaguerías, que es como los ha bautizado con sincero acierto el propio autor de estos que no parecen ser quizá sino apuntes de no se sabe qué. Alguna muestra de todas esas modalidades se puede encontrar entre estos textos.

    Antonio Sánchez Trigueros

  • img-book

    El pequeño Yusuf Por: Gabriel Jerónimo Romera 8,65

    La princesa Zulema, hija del rey nazarí de Granada, traviesa y engreída, tras varias trastadas por su parte, es enviada a pasar el verano en el castillo de Salobreña, en la costa, junto con su niñera Rodina se ponen en marcha… Al llegar a la desembocadura del río Guadalfeo y antes de entrar en la fortaleza, la princesa y su niñera son secuestradas por Malik y sus hombres. Así conocen a Yusuf, un pequeño huérfano que se ha criado prácticamente en las calles de la medina; tiene gran amistad con un antiguo soldado, anciano ya, y ciego y la hija de este, Soleimar. Con el secuestro de la princesa, pretenden sacar comida al cadí, el cual, aprovechando dicha circunstancia y por inspiración de su ayudante, pretenden llevar a cabo la muerte del rey nazarí. De manera casual, Yusuf se entera de dicha traición y junto con Abu Dijan, el anciano ciego, y Malik urden un plan para salvar al monarca y así a la dinastía nazarí.

  • img-book

    La llave olvidada Por: Cristóbal Tejón Álvarez 14,42

    En 1779 España decide entrar en guerra contra el Imperio Británico y apoyar a las Trece Colonias rebeldes de América del Norte, lideradas por su general en jefe, George Washington. El Golfo de México y el sur del Gran Río Misisipi se convertirán en el escenario de las grandes victorias españolas frente a las tropas inglesas, donde el gran Bernardo de Gálvez atacará y conquistará importantes plazas inglesas como Fort Bute en Manchac, Baton Rouge, Natchez, La Mobila y la inexpugnable Pensacola (Panzacola), cerrando el flanco sur del teatro de operaciones de la Guerra de Independencia a las tropas inglesas, facilitando de esta forma el avituallamiento y los refuerzos a las tropas continentales, las cuales gracias a la decisiva ayuda española, olvidada hasta nuestros días, conseguirán la independencia de los actuales Estados Unidos de América.

    Dentro de esta guerra, se produce un hecho heroico, donde un pequeño grupo de valientes soldados del Regimiento Fijo de La Luisiana, liderados por un capitán español olvidado y denostado por la historia, llamado Fernando de Leyba, vence en San Luis de Illinois, en la posición española más septentrional de Norteamérica, a un ejército formado por más de mil efectivos.

  • img-book

    La voz ausente Por: José Antonio Santano 8,65

    La voz ausente se esparce por la memoria como un flujo torrencial, en cada uno de los textos que constituyen su esqueleto estético y vital: cada prosa inicial sirve de pórtico para la reflexión salmódica de las emociones que se van sucediendo a lo largo de la trayectoria ritual del poemario. Y ese paso aquietado y a la vez veloz nos va desgranando una historia, un quejido, un ajuste de cuentas emocionales, una invocación al pasado que no pudo ser, en la imagen terrible y a la vez simbólica de la casa vacía, del espacio donde se oyen los silencios de la ausencia, voz y objeto de la meditación y del llanto interior.

    Esta larga carta al padre (y no podemos dejar de acordarnos de Kafka) se interioriza en un postulado poético de enorme eficacia: he aquí la valentía de su autor, desnudo ante sus fantasmas, quejumbroso ante su existencia, dolido, cuando «al recordarte ahora, en estos días, / eco triste de otoños es tu nombre…» y cuando es irremediable lo vivido, como sombra gigante que aprisionara la desnudez de una vida que ahora se detiene, como solo es posible hacerlo desde la poesía honda y verdadera, y en ese preciso instante todo retorna ante sus ojos, todo pasa por la veladura de su sentir, y se almacena en lo desvanes del dolor y de la pérdida.

  • img-book

    Son aymara Por: Alfonso Berlanga Reyes 8,65

    De la nada nace, del fulgor del blanco de la hoja, abisal la palabra se despeña en los orígenes hasta dibujar sobre la hoja los signos del aire o los sonidos de la piedra, quieta en su quietud de siglos. En el albo papel, en su candor la letra va inundando la hoja hasta subvertirla: «Subversiva es la hoja donde la palabra cree asentarse; subversiva es la palabra donde la hoja se abre a su blancura» (E. Jabès). Estas son algunas de la señas de identidad, los mimbres de esta poética tan alejada de modas y mercados, original y mistérica al mismo tiempo, poesía luminosa, que bebe de la más grande tradición lírica española para transformarse, trascendida ya, en voz única y polifónica, honda, astral, hasta crear un verdadero, mágico y particular universo poético.

    En este libro, amigo lector, hallarás al poeta en esencia, alma luz que alumbra la palabra en un vuelo hacia la infinitud de lo finito y que conquista el espacio y el tiempo con su voz abarcadora y precisa, abrasadoramente humana. El poemario conforma un corpus en sí mismo, una manera de pensar el mundo, de vivirlo y sentirlo en toda su plenitud. No hay fingimiento alguno, sólo verdad, esa que el poeta modela con la arcilla del tiempo entre sus manos, en la soledad de los días y un continuo abismarse en un mar pleno de silencios, de vida.

  • img-book

    DÍA TRAS DÍA«A través de las rejas, libre la sangre afluya.»Miguel Hernández


    Ladrón de limones Por: Miguel Ávila Cabezas 9,62

    DÍA TRAS DÍA
    «A través de las rejas, libre la sangre afluya.»
    Miguel Hernández

    Los días se hacen eternos
    en esta eternidad sin pausa
    que es la vida expectante.
    Al despertar
    nos hacemos de nuevo,
    como si ayer no fuese hoy
    y mañana el mismo día repetido.
    Pero seguimos siendo lo que siempre fuimos:
    tiempo, tiempo que nunca pasa,
    un no ser en la distancia
    imposible del mañana.

    Falsa imagen de un dios desconocido.
    Sueño turbio.
    Olvido.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies