Año 2011 (48)
  • img-book

    La zapatilla voladora Por: Manuel Muñoz Vico 13,46

    A Óscar, un niño de diez años que cursa 5.º de primaria, se le presenta una tarde apasionante; es miércoles, el único día de la semana que no tiene actividades extraescolares y puede perderse en su habitación y jugar a lo que quiera.

    Gracias a su poderosa imaginación y fantasía, muñecos de plástico, que simulan su propia persona, compañeros de clase y personajes reales, cobran vida propia y se sumergen en una apasionante historia.

    Montados en una magnífica “Zapatilla Voladora” intentarán cumplir una importantísima misión para la sociedad. Deberán de descubrir un terrible enemigo que acecha a la humanidad. Para ello tendrán que viajar a cinco países en donde deberán de encontrar cinco letras; en cada país una. Cuando las tengan, deberán de ordenarlas correctamente y descubrir al personaje pernicioso para los intereses del mundo. En cada país un valor humano va a ser el protagonista: Tolerancia, Prudencia, Superación…; aquel que no lo tenga no podrá seguir en la misión.

    Gracias a su magnífica Zapatilla Voladora conocerán, en cada país que visiten, personajes peculiares con una personalidad adaptada al valor humano protagonista del país en el que se encuentran.

    ¿Conseguirán su objetivo?

    Una mezcla de fantasía y realidad que enganchará la mente del lector y conseguirá que no pueda dejar de leer la apasionante historia de estos cuatro chicos y Taby, el perro de Óscar.

  • img-book

    La invitada en El Jardín de La Concepción Por: Corona Zamarro 13,46

    El primero de los relatos, La invitada en El Jardín de La Concepción, se sitúa en 1874 y narra la historia romántica de dos jóvenes en el jardín. Ella, invitada por los marqueses de Loring-Heredia, pertenece a la nobleza, y él es el capitán de un barco que transportaba plantas exóticas de medio mundo para embellecer el jardín botánico que están creando en su finca de las afueras de Málaga. A través de la pareja conocemos a los personajes reales de entonces, las costumbres de la época y el puerto antiguo de la capital, cuando el agua se acercaba al pie del monte de la Alcazaba, antes de rellenarlo y convertirlo en parque.

    Los demás relatos son de temática variada: realistas, fantásticos o imaginativos, de actualidad, simbólicos, alguno basado en un sueño… El lenguaje es sencillo, coloquial en los diálogos, a veces lírico. La unidad del libro viene dada por la particular mirada de la narradora, psicológica, femenina, íntima, analítica y profunda, que contempla los hechos de una determinada manera, implicándose en la vida de los personajes con sutiliza o ironía. También hay voces masculinas, pero menos.

  • img-book

    La huella de los libros Por: Vicente Gómez Escámez 13,46

    Le debió atrapar, como a mí en su momento, pues abrió la primera página y comenzó su lectura. No recuerdo haber puesto mis manos en su lomo aquella noche. Se quedó en su regazo, acunado por el silencio de la sala de espera. Las páginas volaban de un lado al otro del libro. La vi llorar y, esta vez, no era sólo por mi abuelo.»
    [Los libros quemados]

    Un libro, lleno de historias, es como la vida misma.
    A su paso, deja una huella profunda, indeleble.

  • img-book

    La hoja Por: Virginia Navalón Martínez 8,65

    Virginia Navalón Martínez (Valencia, 1988), estudiante de último año en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura (ETSA) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con su obra La hoja ha sido la ganadora, por unanimidad del jurado, del II Concurso Literario Nuevos Creadores, en su modalidad de Narrativa, convocado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Granada en colaboración con la Academia de Buenas Letras de Granada.

  • img-book

    La cruz del mundo Por: Manuel Jiménez Caballero 12,50

    En la soledad de su casa natal, Otto Rinkel, uno de los más afamados arqueólogos de la actualidad, se ve inmerso en una crisis de identidad que le lleva a plantearse toda su vida: sus valores, su trabajo, su propia identidad… Inmerso en esa lucha interior recibe una carta procedente del Vaticano que le hará salir de su letargo. ¿Cuál será el contenido de esa carta? Sin saberlo se verá inmerso en una trepidante aventura, en la que conocerá el amor y el dolor, en busca de una quimera, pero, quién sabe…

  • img-book

    La ardilla soleada Por: José Olivero Palomeque 12,50

    El contenido literario de este cuento infantil pretende llegar a niños y niñas de 6 a 8 años que ya sepan leer. El autor pretende transmitir a los pequeños de estas edades una sensibilidad por todo lo que representa la naturaleza, tratarla con respeto y cariño como algo que es para disfrute de todas las personas. El personaje, una traviesa ardilla, lleva de la mano a los pequeños lectores, con sus travesuras y aventuras, al conocimiento de diversos lugares naturales y sus habitantes: montañas, bosques, ríos, valles, zonas de cultivo, aves, insectos… Igualmente, transmite el valor que tiene vivir experiencias, desarrollar la imaginación, fomentar la amistad, respetar todo lo que forma parte de la naturaleza, ser feliz con las vivencias sencillas.

  • img-book

    Imperficciones Por: Roberto Guijarro Cano 10,58

    Roberto Guijarro Cano (Cuenca, 1985), ha estudiado Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid y en la Universidad de Valencia, y Teoría de la literatura y Literatura Comparada en la Universidad de Granada y con su obra Imperficciones ha sido el ganador, por unanimidad del jurado, del II Concurso Literario Nuevos Creadores, en su modalidad de Narrativa, convocado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Granada en colaboración con la Academia de Buenas Letras de Granada.

  • img-book

    Gata en tránsito Por: Teresa Iturriaga Osa 8,65

    En Gata en tránsito se buscan respuestas a todo ese almacén de preguntas interiores. «Pasajera a bordo del sueño», la autora usa unas formas escuetas, explícitas para narrar un mundo personal que tiene mucho que ver con la experiencia del paisaje. Abundan ciertamente en el libro las referencias a una flora y una fauna que constituyen de hecho el escenario de una poesía a la vez susurrante y extrovertida, no exenta a veces de secretas ramificaciones. Cuando Teresa Iturriaga escribe «Tú, túnel del yo», está sacando a flote esa parcela de la expresión poética que precisa de ciertas dosis enigmáticas para ser más sugestiva. Gata en tránsito cumple sobradamente con esos atributos.
    J. M. Caballero Bonald

  • img-book

    Ferrum et lutum Por: R. García Ramos/M. Ortiz Requena 16,35

    Este relato situado en la Baja Edad Media, nos introduce en una historia llena de aventuras, amor y amistad surgida entre dos personajes de culturas diferentes. Es una época de leyendas y personajes míticos, de cambios legislativos y del arranque de la política internacional, es el tiempo en el que se esbozan las nuevas lenguas y cuando se manifiesta el gran poder de la Iglesia y de las órdenes religiosas.

    Llegan tiempos difíciles de guerra y nuestros protagonistas se ven abocados a ella para defender los intereses insaciables de los reyes de ambas culturas.

    La amistad surge en una situación límite: La batalla de Sagrajas. Después, todo será distinto y valores como la familia, la amistad, el honor y el respeto a las religiones cobran una nueva dimensión en sus vidas. «Lo importante no son las ideas, sino las personas…»

    Una espada y un manuscrito de refranes, que aún hoy están en poder de sus descendientes, siguen manteniendo viva la llama que encendieron aquellos dos hombres en el siglo XI.

  • img-book

    Erotismo, naturaleza y Patrimonio histórico Por: Juan Herrera Vegara 13,46

    Al escribir estos relatos inspirados por su amor a los animales, el autor no hizo otra cosa que dar rienda suelta a una pasión innata. Rehusó oponer resistencia a la seducción que sobre él ejerce la naturaleza y se dejó llevar, mas no sólo por lo salvaje, sino también por la etnografía. Y fue así como la arquitectura tradicional; el hechizo de los corrales y establos; el enigma de las bodegas, pajares y cámaras; el misterio de la oquedad donde se agitan los gazapos; junto con el sabor mitológico-festivo de las aventuras presenciadas en el cine de verano, concebido como elemento consustancial al mundo rural de su infancia, vinieron a compartir plano con las selvas evocadas en la niñez, los olivares, las huertas, los patios y el río. Y puesto que, a estas alturas, tan mítica le resulta la figura de Hércules como la visión de la aldea cuya armonía ambiental pervive milagrosamente intacta en el tesoro de su patrimonio inmobiliario etnográfico, cargó con todo ello y, conducido por la inteligencia de esas criaturas maravillosas, inocentes y descaradas que deambulan por los tejados, asoman en los graneros o levantan la pata para orinar donde menos conviene, quiso adentrarse en la fábula, donde toda relación es posible, y, salvando las barreras de especie, abandonarse a la fantasía erótica, que mucha es la sensualidad y mucha la ternura como para pretender embridarlas.

  • img-book

    El Sáhara como metarrelato Por: José María Lizundia 11,54

    El autor hace un recorrido por las fuentes primarias que han construido el relato del Sáhara, que no son los saharauis, sino la bibliografía escrita sobre ellos. Algo sobre lo que ya nos advirtiera el historiador palestino Edward T. Said en su obra Orientalismo. El relato saharaui ha sido acuñado por periodistas, exmilitares, novelistas, algunos profesores y juristas internacionales y amigos de los saharauis en general, al lado de los cuales se encuentran, desde mucho antes que surgiera el conflicto, eminencias científicas como Julio Caro Baroja. No obstante, esas lecturas permiten al autor conocer un territorio, formas de vida, diferentes tribus y una historia reciente, distorsionada por juicios de valor que se empotran en el relato, confiriéndole intención y sentido. Es como si todos se hubieran puesto de acuerdo para contar un parecido relato. Un auténtico metarrelato que exige que todas sus partes estén perfectamente articuladas en pos de un fin que, además, resulta estar ya escrito. La objeción que se plantea en el libro es que no está escrito por quienes aún lo tienen que escribir.

  • img-book

    El palmeral de Elche. Un paisaje andalusí Por: Carmina Verdú Cano 19,23

    Si estamos de acuerdo que el paisaje puede ser objeto de conocimiento histórico debemos vincularlo –para su estudio- a otros elementos como son las diferentes sociedades que lo gestionaron o el uso que se hizo del suelo.

    El caso de Elche es un ejemplo de transferencia de un paisaje perteneciente a otra cultura, importado en época andalusí, que se desarrolla utilizando las técnicas del “modelo de oasis”. Sin embargo, los documentos conservados pertenecen a la época inmediatamente posterior cristiana y recogen las primeras modificaciones de este paisaje. Guía de nuestro recorrido y elemento vertebrador del espacio rural ilicitano es la Acequia Mayor que va estrechamente unida a la huerta, al palmeral, de manera que no pueden entenderse por separado.

  • img-book

    El ojo blanco Por: Guadalupe Eichelbaum 8,65

    Alicia es una inquieta niña de once años a la que apasiona el género de terror tanto en las películas como en los libros, pero… ¿Y en la vida real?

    Antes de que leas lo que le sucede debo hacerte una advertencia: ¡Ándate con ojo! (pero que no sea blanco)

  • img-book

    El loco mundo Por: Miguel Ávila Cabezas 11,54

    Llega Miguel Ávila del remansado desierto de la conciencia para invitarnos a la rebeldía última de la poesía: la rebelión de la memoria y de la verdad íntima, escondida en la sencilla sinrazón del mundo. El loco mundo está lleno de regresos sinceros e increíbles descubrimientos que, sin embargo, están exentos de toda magia que no sea la propia brevedad ontológica y el certero espasmo del drama, donde ya no es concebible otro significado que el de un escenario enmarcado por las eternas preguntas del hombre.

  • img-book

    El legionario Por: Aurelio Rafael Muñoz Rivas 11,54

    Sin saber por qué, me encontré en la entrada principal del acuartelamiento de La Legión, con el petate sobre mi hombro. Un soldado de puerta me ordena:

    —Lárgate de aquí chaval, esto no es para ti. Dejé mi saco en el suelo desoyendo las órdenes recibidas. No sabía adónde ir, ni a quién recurrir. A los cinco minutos apareció el sargento de guardia dándome las mismas órdenes que el soldado raso.

    —Chico, márchate de este lugar.

    En aquel preciso momento apareció un vehículo oficial militar parándose a mi lado. La ventanilla de atrás se abrió dejando ver una boina verde oscura que lucía una estrella de ocho puntas. El soldado y el suboficial se cuadraron, diciendo:

    —A sus órdenes, mi comandante. El muchacho ha interrumpido su entrada.

    Se bajó del coche el personaje jefe de alto rango. Era de una estatura media, de unos cuarenta años, musculoso y con un gran bigote. Se dirigió a mí mirándome fijamente en silencio, agarró mi barbilla y levantó mi cabeza:

    —Vaya, vaya. Apareces después de siete años. Súbete al vehículo, es una orden —y dirigiéndose al sargento, le manda—: Tráigame a mi despacho el petate de este nuevo soldado si no quieres perder tus cojones.» …

    Una historia descarnada y a veces cruel de un personaje peculiar, víctima de la sociedad y del tiempo que le tocó vivir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies