Año 2008 (44)
  • img-book
    El autor sitúa la acción de esta novela en un pueblo imaginario —Nelda—, y en plena posguerra:……Sigue leyendo

    El oratorio de las lágrimas Por: Francisco Gil Craviotto 12,50

    El autor sitúa la acción de esta novela en un pueblo imaginario —Nelda—, y en plena posguerra: verano de 1945. Ha terminado la Guerra Mundial en Europa —ocho de mayo de ese año— y en España, repartidos por las distintas sierras del país, miles de guerrilleros republicanos se preparan para dar el asalto al régimen del general Franco. En la sierra aledaña a Nelda pervive uno de estos grupos que al comienzo de la novela, debido a una denuncia, ha tenido un sangriento choque con la guardia civil. Hay un herido gravísimo que necesita los cuidos de un médico…

    Al margen de todo esto, en el pueblo, dos adolescentes se aman y, cada vez que las circunstancias lo permiten, gozan de sus cuerpos, pero, ¡ay!, ella pertenece al bando de los vencidos y él al de los vencedores. Surge un milagro —una virgen que llora—, que cada cual en el pueblo interpreta a su manera: para unos llora la derrota de Italia y Alemania; para otros, por los presos que llenan las cárceles de España y los fusilamientos de cada amanecer. Sigue, a hurtadillas de los adultos, el amor entre los dos adolescentes y los pequeños acontecimientos del pueblo: un entierro, la visita del obispo, las fiestas… Al final la novela cambia de escenario, pero no de protagonista. Sólo quien lea la novela conocerá este final.….

  • img-book
    De mi primera estancia en Córdoba, apenas si recuerdo el bullicio de la estación de San Rafael……Sigue leyendo

    El laúd de los pacíficos Por: Antonio Enrique 10,58

    De mi primera estancia en Córdoba, apenas si recuerdo el bullicio de la estación de San Rafael. Era una tarde de verano, y de esto hace tanto tiempo que había aún vendedores ambulantes, pregonando dulce de membrillo de Puente Genil. Y afuera, se estacionaban los coches de caballos. Nunca se sabe lo que puede pasar cuando llegas a una ciudad, solo y porque sí. Y ni aún imponiéndome de la imaginación más arrebatada, pude yo entonces, allá por 1982, calcular las consecuencias. Pues la ciudad ni pareció bien ni mal; simplemente me atraía. Me imantaba tanto que volví unas cuantas veces más, hasta, finalmente, rendirme a la Mezquita. De manera que, cuando pasaron ocho años más de aquella primera ocasión, volví, pero para escribir. Debo a aquel libro, La quibla, algunos de los poemas más felices de mi vida, como también la serena certidumbre de que no podré superarlos.

  • img-book
    «Entonces pienso en él, en su camisa blanca y su camiseta azul, en el olor a incienso de su casa………Sigue leyendo

    El abrazo de piedra Por: Leo Mares 11,54

    «Entonces pienso en él, en su camisa blanca y su camiseta azul, en el olor a incienso de su casa que parecía acompañarle como una aureola, y en el valor que tuvo al dejarlo todo para fabricar tiempo en lugar de consumirlo.» En una sociedad cada vez más acelerada y en donde lo audiovisual prima sobre la palabra escrita, la lectura de estos relatos cortos reconforta y parece dar un respiro. La literatura (Una vida nueva, El secuestro, El parque de los poetas), el amor (La mesa siete, La ambulancia), las ilusiones (Soledad, Demasiado tarde) o las apariencias (El fusilamiento, Las jóvenes alegres) son algunos de los temas sobre los que trata el autor con una prosa que fluye sin trabas y que atrapa al lector llevándole de la mano por un mundo en el que la literatura nos acompaña como un perfume salvador, de forma que cuando uno llega al punto y final, el mundo parece el mismo, pero cambiado. Un poco más humano.

  • img-book
           ESPERAR LA LLUVIAYo no pido que tengas caderas de luz a todas horaso que surja el poema en tu mejilla………Sigue leyendo

    Donde gravita el hombre Por: Mario Lourtau López 9,62

    ESPERAR LA LLUVIA

    Yo no pido que tengas caderas de luz a todas horas
    o que surja el poema en tu mejilla
    como el oro lo hace
    sobre la plata azul que alumbra el cielo.
    No pido tanto, acaso un sacrificio,
    o una leve verdad amanecida.
    Me basta con que lluevas y te entregues
    como la rosa que se enciende en primavera
    para que yo recoja tu espina y tu fragancia
    sobre este cuenco de cristal que son mis manos.

  • img-book
    Había imaginado una mujer vieja y pálida, con rostro de muchos aceites, pelo del color de la paja,………Sigue leyendo

    Desnuda en lo real Por: Manuel Villar Raso 10,58

    Había imaginado una mujer vieja y pálida, con rostro de muchos aceites, pelo del color de la paja, ojos como el cielo en un día nublado, un corazón roto, una solterona sin amigos o divorciada, ¿qué otro tipo de mujer podía dirigir una agencia matrimonial?, y no una mujer todavía joven, pelo de ébano y ojos vivos que al mirarme bailaban, una figura dulce y un estilo llamativo, vaqueros enrollados hasta las rodillas y zapatos abiertos con las uñas de los dedos pintadas de negro.

    Era una agencia matrimonial con muebles de segunda mano, un gato negro, llamado Goliat, tumbado en uno de los sofás, una estantería con libros de poesía y otro con novelas, de esas que promocionan las grandes editoriales, una mesita con un ajedrez de hueso, en un rincón flores del tamaño de coliflores que trepaban desde el rodapié hasta el techo, en colores vináceos y, en las paredes, acuarelas de playas, pueblos blancos y paisajes pintorescos que no tenían nada que ver con la realidad y que yo nunca había visto, pintados por artistas chinos o por escolares…

  • img-book
    Amo el silencio, el sacrosilencio, pulso omnividentedel pasmo por mi carne………Sigue leyendo

    De aquellos fuegos sagrados Por: Rosaura Álvarez 11,54

    Amo el silencio, el sacro
    silencio, pulso omnividente
    del pasmo por mi carne.

    Me duele la palabra, el gesto duele
    —espejos deslustrados—,
    pues crece la deidad y nunca anega
    el ansia enardecida de entregarme.

    Palacio amurallado soy: lujos
    augustos, sangre arriba;
    mas toda transparencia, signos todos,
    sombras todas, del exterior me invaden.

    Me abro al universo en silenciado pálpito.
    Me cierro al universo en mi ancha nada…

  • img-book
    De los episodios dramáticos vividos en nuestra triste Guerra Civil, son muchas las historias……..Sigue leyendo

    Cuna de amargo azúcar Por: Quim Haro 15,38

    De los episodios dramáticos vividos en nuestra triste Guerra Civil, son muchas las historias particulares que recorren nuestra geografía en el anonimato y el silencio de la intrahistoria. Uno de esos dramas es el de La carretera de la muerte: más de cinco mil fallecidos en la procesión de miseria y desespero que vivieron los caminantes de la carretera de Málaga a Almería en febrero de 1937. Juan González recorrerá esa carretera en su huida de Salobreña en busca de un refugio imposible. Reclutado a la fuerza a su llegada a Almería, deberá abandonar a su familia y seguir un único juego posible: intentar sobrevivir. Al finalizar la contienda es recluido durante varios meses en un campo de prisioneros antes de poder volver a su hogar.

    No tenéis entre vuestras manos una novela de guerra; es una novela de vida, de esfuerzo, de tesón y voluntad por mantener la dignidad. Ni azul ni rojo, no hay más que un color en el horizonte del destino: el verde de las cañas y el blanco de la cal y la espuma del mar rompiendo en las playas de Salobreña.

  • img-book
           RECUERDO A MI PADRENo hay razón que justifique al terrorismo y la guerra, lacras inventadas por……..Sigue leyendo

    Cuando lloró el otoño Por: Jaime Alonso Véliz 8,65

    RECUERDO A MI PADRE

    No hay razón que justifique al terrorismo y la guerra, lacras inventadas por el rencor y el fanatismo del hombre, de las que nadie sale vencedor. Los que sobreviven al terror mueren día a día recordando la mirada de los seres que se llevó una bala asesina por la espalda o una bomba pegada en el cuerpo de un lunático salvaje, inmolado en nombre del odio y la sinrazón.

    En la guerra, los que pierden son los que sobreviven, porque tienen que seguir luchando entre los fantasmas del terror, del hambre, de la angustia y del desconsuelo y tienen que enterrar a los seres queridos, perdiendo, así, las ganas de seguir viviendo.

    Cuando lloró el otoño es una reflexión ante este mundo desventurado, afligido por los fantasmas que menoscaban la convivencia y estrangulan la paz, y cuyo quebranto no somos capaces de aliviar. Es un libro nacido de la tragedia de las guerras, de la humillante amenaza del terror, de la desesperanza de los que arriesgan sus vidas para salir de la miseria, del llanto de los niños olvidados, de los sueños quebrados de tantas manos blancas que, a pesar del de-sespero, nunca se impregnarán de sangre, de esta insidiosa humanidad que se deshace entre la amargura, el rencor y el fanatismo y no siente compasión ante la injusticia y la profanación de los derechos humanos. Cuando lloró el otoño implora la paz y se cobija en la esperanza sin olvidar que el blanco y el verde se tiñen de rojo ante las lágrimas amargas de Dios al ver tanta locura.

  • img-book
    DE un poema libre,sin cirugía,la rima sueña ser no siendo……..Sigue leyendo

    Cotidiana Por: Salvador López Becerra 10,58

    DE un poema libre,
    sin cirugía,
    la rima sueña ser no siendo.

    Pide a la estrofa que abra sus cremalleras,
    que del negro chal se desvista,
    que deje el yugo para melosas canciones en moda;

    ¡que deje los versos volar!

    libres,

    en un poema
    libre;

    aunque confundido vaya
    en busca de los grotescos sueños de Príapo

    o de Ícaro.

  • img-book
    Los juicios de Lizundia chocan con la línea editorial de los medios de comunicación, con su catecismo,…….Sigue leyendo

    Contra el discurso hegemónico Por: José María Lizundia 10,58

    Los juicios de Lizundia chocan con la línea editorial de los medios de comunicación, con su catecismo, con su manual de adoctrinamiento. Y al hacerlo está poniendo en solfa su fachada ética, en tanto que esos medio, además de servir a intereses financieros, operan no ya como correas de transmisión del poder, sino como proveedores de ideología gobernante.

    Nuestro autor, por esto y por aquello, contra esto y aquello para decirlo unamunianamente, se subleva y reacciona. De ahí la etiqueta, fácil como todo marbete, que pueda señalarlo como reaccionario. Salvo que tomemos al toro por los cuernos y digamos: naturalmente, reaccionario como Julien Benda, otro dinamitero de la estupidez y el gregarismo de la opinión pública nuestra de cada día.

  • img-book
    En un pequeño pueblo de la costa granadina en 1922, Elías Muñoz, un pescador de once años,…….Sigue leyendo

    Bajo el Enigma Por: Javier Fernández Córdoba 13,46

    En un pequeño pueblo de la costa granadina en 1922, Elías Muñoz, un pescador de once años, se ve envuelto en una extraordinaria aventura que le llevará a las puertas de una nueva y oscura realidad. Su existencia se transforma en una desesperada búsqueda del Re, un poder antiguo destinado a separar el bien del mal en el mundo, donde se encuentran mezclados e indivisibles.

    Lo que Elías ignora es el precio que tendrá que pagar por cada nueva pieza del extraño rompecabezas de su destino. Se trata, en definitiva, de una sorprendente novela en la que se respira la aventura épica de principio a fin. Una trepidante historia donde nada es lo que parece y cada resolución no es más que un nuevo punto de partida.

    Pero el viaje no ha hecho más que comenzar….

  • img-book
           EN TUS CAVERNASEn tus cavernas, sólo en tus cavernas,hay un reducto cálido y sensible,…….Sigue leyendo

    Amantes pensamientos Por: Antonio A. Gómez Yebra 9,62

    EN TUS CAVERNAS

    En tus cavernas, sólo en tus cavernas,
    hay un reducto cálido y sensible,
    una oquedad, un túnel apacible
    con las paredes húmedas y tiernas.

    Y tú las abres y desencuadernas
    mostrando el fondo más apetecible
    cuando se acerca indómito e irascible
    mi garañón buscando aguas eternas.

    ¡Y cómo aplacas en tus manantiales
    la sed que asola todo su desierto
    y nunca pudo dar por satisfecha!

    ¡Y cómo deja allí sus credenciales,
    ebrio de amor, trotando a cielo abierto,
    y dueño ya de toda tu cosecha!

  • img-book
           ALZHÉIMERBurla adversa en el espacio,bayoneta clavada en el recuerdo,…….Sigue leyendo

    Amanecer en la palabra Por: Pedro López Ávila 9,62

    ALZHÉIMER

    Burla adversa en el espacio,
    bayoneta clavada en el recuerdo,
    bocado brutal de afectos,
    buitre gris cerebral.

    Inquilino de canas con futuro,
    momificas la expresión afable
    y atrapas en tu tela de araña
    el deseo apresurado de vivir,
    como un candil invisible
    que se consume en la tristeza,
    guías prisioneros al brocal
    del olvido,
    al filamento distante
    de la sombra,
    caminas sobre cadáveres macilentos
    indiferente a la sed,
    como si el agua no estuviera
    inventada,
    …..

  • img-book
           A LA JARCHA MOZÁRABESilenciado el latín por los rumoresde lenguas que nacen de sus entrañas,…….Sigue leyendo

    111 Por: Tarsicio Antonio Yáñez 13,46

    A LA JARCHA MOZÁRABE

    Silenciado el latín por los rumores
    de lenguas que nacen de sus entrañas,
    crece el romance de dos españas,
    y enamora a vasallos y a señores.

    Y no calla, aunque hablen los tambores,
    pues canta do repican espadañas
    y en tierras, más al sur de las montañas,
    tanto embriaga, que buscan sus favores.

    Que en el diez, habiéndolos tan cercanos
    Mucáddam, poeta árabe de Cabra,
    sus versos remató con otras manos,

    la que abrió con la jarcha otra palabra;
    la lengua romance de los cristianos,
    tierra fértil que el castellano labra.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies