Palabras Mayores (104)
  • img-book

    JARDÍN DEL SECANO, CON SIERRA NEVADA AL FONDOEstas no sonlas aguas del olvido.Nieve remota y próximacomo un niño dormido,[…]


    Otro Signo, Otra Belleza / Another Sign, Another Beauty Por: Antonio Carvajal 9,62

    JARDÍN DEL SECANO, CON SIERRA NEVADA AL FONDO

    Estas no son
    las aguas del olvido.
    Nieve remota y próxima
    como un niño dormido,
    para la piel, negada,
    a los ojos suplicio,
    blanca porque el ciprés
    y el delicado mirto
    urdieron a la sombra
    cenadores y nidos;
    alta porque la fuente
    apenas alza el tibio
    rumor de un surtidor
    desmayado en sí mismo
    con aguas que no son
    las del olvido.
    Lo proclama la flor
    abierta en el camino

    SECANO GARDENS WITH SIERRANEVADA IN THE BACKGROUND

    These are not
    the waters of oblivion.
    Snow remote and close
    like a sleeping child,
    to the skin, denied,
    torment for the eyes,
    white because cypress
    and delicate myrtle
    devised in shadow
    arbors and nests;
    High since the fountain
    barely raises the mild
    murmur of a spout
    faintly falling with
    waters that are not
    those of oblivion.
    This the flower proclaims
    open on the path.

  • img-book

    Música para indigentes Por: Miguel Ávila Cabezas 9,62

    El presente libro, último hasta el momento del poeta granadino Miguel Ávila Cabezas, se titula, como han podido comprobar, Música para indigentes, y está constituido por un total de 49 poemas y «Siete haikus de junio», que suponen un itinerario de auto-indagación entre el inicio artificialmente popular de «Rima vieja» y el final ambiguo que ofrece «De ida y vuelta». Y me permito señalar estos datos aparentemente obvios porque estamos ante una obra redonda, meditada en su estructuración y aún más en su ejecución, en su desarrollo, en su reescritura y su corrección, que ha derivado en un tono coloquial pero sabio, de ritmo sencillo y libre, despojado de falsos lirismos y sostenido sobre una concreción temática que se acerca al aforismo.

    Nos hallamos, por lo tanto, ante un libro que, como buen compendio de sentencias, deja poco espacio para lo accesorio, e incluso su título y su orden no son circunstanciales sino, bien al contrario, contienen una serie de confidencias que intentaremos dilucidar en este prólogo: ya el nombre del poemario resulta suficientemente significativo como para detenernos en él, pues está compuesto por dos conceptos que tendrán una vital importancia en el desarrollo del libro: la música y la preocupación social.

  • img-book

    CimesI. Les arbres prient dans la lumièreDe l’aube première.Leurs racines puisent des sèvesDans la sombre terre.[…]


    La mar indiana Por: Robert-Edward Hart / Ignacio Caparrós 10,58

    Cimes

    I. Les arbres prient dans la lumière
    De l’aube première.
    Leurs racines puisent des sèves
    Dans la sombre terre.
    Mais leurs cimes tremblent de rêve.
    II. Arbres fraternels, je vous aime,
    Vous dont le fruit est le poème.

    Copas

    I. Rezan los árboles a los que dora sèves
    La luz de la aurora. sèves
    Sus raíces con savia crecen sèves
    En la tierra incolora. sèves
    Mas sus copas de sueño se estremecen. sèves
    II. Árboles fraternales, cómo os amo, sèves
    Pues es el poema vuestro dulce ramo.

  • img-book

    La llave de los sueños Por: Antonio Rodríguez Jiménez 24,04

    Antonio Rodríguez Jiménez es un poeta contemporáneo que ha sabido asumir las tradiciones de una “literatura rebelde, visionaria y distinta”. Afirma José Lupiáñez en el estudio introductorio a La llave de los sueños que en sus registros “vibran ecos de Blake o de Rimbaud, de Aleixandre o de Dylan Thomas, de Nerval o de Whitman, de Lezama o de Lorca… Apasionado y loco, funambulesco y lírico, visionario y consciente; lector de las entrelíneas misteriosas de lo real, épico y moderno, ha sabido configurar su mundo propio, sensual y furioso, delicado y obsceno, provocador y mágico”. Explica Lupiáñez que esta “obra magmática y onírica no elude el presente ni olvida el pasado, y en sus versos están vivos el tormento, el dolor y la gloria del conocimiento. Sus paisajes son de este mundo y de otros mundos presentidos y entrevistos; su vida queda cifrada en los libros que a veces ha escrito con sangre y otras con la pócima amarga de un sufrimiento que conmueve. Sus premoniciones, sus pesadillas, sus raptos e invenciones aquí quedan como un testimonio impagable de entrega sin condiciones a la Literatura, al arte de la palabra que en él, en sus manos, en sus versos, es un arte vital y verdadero; y un arte necesario más que nunca en estos tiempos de zozobra que ha logrado traducir con la emoción y el temblor de quien sabe que el destino está en lo profundo”.

  • img-book

    Parole, parole Por: Juan de Loxa 8,65

    Cuando hablamos de literatura, de arte, de escritura, hablamos no solo de recursos creativos sino de las mismas personas que las hacen, piezas de un puzzle social, de un collage temporal, pero además de cómo, cuándo y por qué han conseguido plasmar una idea, o sea, han alcanzado darles forma a sus experiencias.

    Por tanto podemos afirmar que la del poeta granadino Juan de Loxa es una de estas «mejores mentes» que pueden y han escrito su vida en verso como si estuvieran escribiendo historia. La historia de los grandes logros, de la crítica social y cultural, aquella de un siglo oscuro vista desde dentro, en pocas palabras un héroe de la palabra, un poeta y un artista que sin tener necesidad de arroparse con banderas, ha seguido manteniendo vivo su personal compromiso con la sociedad, con las artes, consigo mismo. Juan de Loxa es el beat perdido de Andalucía, es el que falta en la foto entre Kerouac y Cassidy, es aquel que experimentó con la performance antes de que fuera una moda imperante, fusionando imágenes y palabras, mirando más allá de los muros pero siempre con una gran consciencia de la tradición.

  • img-book

    Trae el viento,que junte las nubes,que hagan precipitarse el agua,que riegue los árboles,que alimenten a los animales.[…]


    Los Caminos del Alba Por: Rafael Redondo Nevado 9,62

    Trae el viento,
    que junte las nubes,
    que hagan precipitarse el agua,
    que riegue los árboles,
    que alimenten a los animales.
    Lava la culpa de los hombres.
    Que el aire se vuelva puro,
    que las aguas se vuelvan claras.
    ¡Que toda tú, oh Devi Tierra, resplandezcas!

  • img-book

    Gata en tránsito Por: Teresa Iturriaga Osa 8,65

    En Gata en tránsito se buscan respuestas a todo ese almacén de preguntas interiores. «Pasajera a bordo del sueño», la autora usa unas formas escuetas, explícitas para narrar un mundo personal que tiene mucho que ver con la experiencia del paisaje. Abundan ciertamente en el libro las referencias a una flora y una fauna que constituyen de hecho el escenario de una poesía a la vez susurrante y extrovertida, no exenta a veces de secretas ramificaciones. Cuando Teresa Iturriaga escribe «Tú, túnel del yo», está sacando a flote esa parcela de la expresión poética que precisa de ciertas dosis enigmáticas para ser más sugestiva. Gata en tránsito cumple sobradamente con esos atributos.
    J. M. Caballero Bonald

  • img-book

    El loco mundo Por: Miguel Ávila Cabezas 11,54

    Llega Miguel Ávila del remansado desierto de la conciencia para invitarnos a la rebeldía última de la poesía: la rebelión de la memoria y de la verdad íntima, escondida en la sencilla sinrazón del mundo. El loco mundo está lleno de regresos sinceros e increíbles descubrimientos que, sin embargo, están exentos de toda magia que no sea la propia brevedad ontológica y el certero espasmo del drama, donde ya no es concebible otro significado que el de un escenario enmarcado por las eternas preguntas del hombre.

  • img-book

    EFÍMERA NADACeniza en trance de ascua,larvada luz,ignífuga nada que de sí huyey ya es luz mineralizada.


    Cuaderno del impostor Por: José Lobato 8,65

    EFÍMERA NADA / Ceniza en trance de ascua, / larvada luz, / ignífuga nada que de sí huye / y ya es luz mineralizada. / Sombra torrefacta / que supera su destino / en las horas oxidadas. / Aura lisérgica de la alborada / que todo en torno lo deshace / y todo es nada. / Como una piedra en el agua / hunde mi alma su peso en su nada. / ¿Qué será de mí —sombra o luz— / cuando yo te falte?

  • img-book

    Circe Por: Óscar Martín Centeno 7,69

    Óscar Martín Centeno, abre las páginas de Circe con la siguiente indicación: Dramatis personæ: Odiseo, Tiresias. Desde el principio, advierte que lo que viene a continuación es un drama; en realidad, no es una colección de poemas, sino un largo monólogo dividido en secuencias –o mejor, en fases– entre las que, a veces, interviene Tiresias con sus visiones fuera del tiempo. Los poemas, por tanto, no son piezas independientes, sino que se van articulando siguiendo un proceso o una dramaturgia. Pero también, y esto es importante, significa que están dichos por este personaje, Odiseo, del que no se sabe si está diciendo la verdad mintiendo o si miente diciendo la verdad. El otro hablante es Tiresias, el profeta ciego, que tuvo la singular experiencia de vivir durante siete años en el cuerpo de una mujer, con lo cual, las voces de este libro que trata de una maga, saben de transformaciones, máscaras y encantamientos. Pero para redundar, como el que esto escribe es un poeta, un fingidor, el bucle se convierte en una encrucijada de posibilidades. Óscar Martín Centeno se hace pasar por Tiresias y Odiseo para lograr, mediante el simulacro de la forma, la sinceridad de la poesía, porque en la poesía, como en cualquier disciplina del Arte, en la perfección del artificio estriba su autenticidad. El leguaje de la poesía y de la fábula no está hecho de mentiras sino de otros cristales para ver la realidad.

  • img-book

    Campos del extraño Por: Abdul Hadi Sadoun 11,54

    Nos acercamos a la obra en castellano de Abdul Hadi Sadoun, editor hispanista iraquí afincado en España. Él mismo se define así como escritor —y conviene leer despacio esta definición llena de contenido—: «Espero estar entre los (longsellers) ya que intento poner mi huella para que sirvan mis escritos en todos tiempos y no solamente un corto tiempo, sí, me interesa que me lean muchos lectores, pero no voy detrás del (best-sellers). Soy —si se puede decir— un escritor de poca obra y de experiencia extensa, y no publico nuevos textos si no veo que añaden algo en mi trayectoria y algo al lector. De hecho puedo para décadas si es necesario para escribir y publicar libro nuevo. Soy un escritor que piso el camino lentamente, y pongo todo lo que tengo en el texto escrito, sin pensar si tendré más en el futuro o no. No creo en la voz legendaria, sin en los textos legendarios. Soy escritor del texto en su momento, y hombre normal que camina el resto de la vida sin ninguna pretensión ni exigencia.»

  • img-book

    Yo eres tú Por: Mario Pérez Antolín 14,42

    Ordenada en ocho secciones, referentes a otros tantos títulos que la engloban, en Yo eres tú, título adoptado por Mario Pérez Antolín para recoger y reunir su Poesía completa (1985-2007), se nos impone una primera imagen para abordar esta poesía: la del caleidoscopio o la constelación.

    Porque Mario Pérez Antolín se sirve de varios registros para plasmar su mundo propio (sin el cual no hay poesía verdadera); registros que no están desentendidos unos de otros, sino en una interrelación a través de la cual quedan iluminados, haciendo que se establezca, debido a la suma de todos ellos, un único dibujo, formado por distintas líneas; o un único tejido, elaborado con hilos diversos, pero concordantes siempre. De ahí esa imagen del caleidoscopio o la constelación que se nos impone al leer esta poesía.

  • img-book

    Titúlame 2.ª ed. Por: Ignacio Caparrós 9,62

    Apreciado lector: tienes entre tus manos un libro singular, con un planteamiento acaso único en la historia de la poesía. Consciente de que son muchos los que rehúyen el acto de leer un libro de poemas, así como del recelo de casi todos ante este género literario, por considerarlo excesivamente complicado o únicamente dirigido a la inmensa minoría, como decía Juan Ramón Jiménez, quiero proponerte un desafío, a la vez que hacerte una invitación para que aprendas a disfrutar con intensidad de los versos que en este libro he escrito para ti y con los que he querido, asimismo, demostrar que cualquier cosa, por más nimia o intranscendente que sea, es susceptible de ser poetizada.

  • img-book

    LA EVIDENCIANos queda mucho espacio por recorrery distancia de lugar o tiempo sin acabar ni agotar,porque no estamos finalizados ni consumidos.[…]


    Saber y nescencia Por: Carmina Moreno 8,65

    LA EVIDENCIA

    Nos queda mucho espacio por recorrer
    y distancia de lugar o tiempo sin acabar ni agotar,
    porque no estamos finalizados ni consumidos.

    Estamos inconclusos.

    A contraluz intuimos que podemos fundirnos
    como una gota de agua en el ancho océano,
    y también intensificarnos hasta la evidencia
    de lo que no puede tener fin ni término posible.

  • img-book

    Humo de un beso Por: Joaquín Benito de Lucas 10,58

    Sabíamos que Joaquín era el poeta de la infancia, el minucioso indagador de los más recónditos recuerdos, el cantor de un tiempo gris y desalmado (su infancia fue en la más dura posguerra) con una voz sin ira, pero también sin almibaradas concesiones ni edulcorados trémolos que disfrazaran una dolorosa realidad. Y al mismo tiempo, sin patetismos fáciles, con rigor y entereza, con solidez poética y valentía verbal, que no ahorraban lo hermoso ni lo infame.

    Sabíamos que Joaquín era el poeta del Tajo, el padre Tajo que lo vio nacer (y no es una expresión codificada), a cuyos márgenes se fue formando su visión del mundo, su conciencia de tránsito y espera, ese modo de estar y de no estar, de partir y quedarse que alienta en sus poemas.

    La mirada inocente y los ojos del agua.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies