Palabras Mayores (99)
  • img-book

    La vida es breve Por: Francisco M. Ortega Palomares 11,54

    Un microcuento es el pinchonazo de un alfiler que toca el nervio de la imaginación

    Los microcuentos son como el destello de una estrella fugaz, un breve fragmento de luz que prende en la oscuridad de la mente.

    Escribir un micro es como resolver una ecuación. Tienes los términos y solo debes despejar la incógnita.

  • img-book

    Espacio interior Por: José G. Ladrón de Guevara 12,50

    En Espacio interior (Poemas para Concha Girón), primero de los dos libros póstumos que he preparado destinados a recoger la poesía que dejara inédita José G. Ladrón de Guevara tras su fallecimiento en Motril el 3 de marzo de 2019, ofrezco la mayor parte de la poesía amorosa que éste escribiera para una destinataria específica: Concepción Girón Ballesteros, tan familiar como cariñosamente nombrada en los poemas ya Concepción ya Concha ya Conchita ya «amante mía». Este nombre es el de la esposa del poeta, principio y fin de su dedicación poética desde la primavera de 1990, con quien habría de contraer matrimonio civil el 23 de abril de 1994, en Albuñuelas. En este sentido y para mayor concreción, el arco temporal de escritura de los poemas aquí editados se sitúa entre el 6 de junio de 1990 y el 12 de mayo de 1993, casi tres años de sostenida creación poética, con su debida disposición y presentación material para su entrega, como ahora diré, con el objetivo de conmover y atraer a la causa del amor a su destinataria, lo que, claro queda, consiguió.

    Antonio Chicharro

  • img-book

    Las claras sombras del camino salud… Por: Francisco M. Ortega Palomares, Francisco C. Ayudarte Granados, 9,62

    Hemos intentado dotar al presente poemario de un carácter al mismo tiempo sencillo, natural, intimista y reflexivo. Las claras sombras del camino saludan al viajero desarrolla un renga de doscientos tankas, alternándonos respectivamente los autores en la composición de los haikus pares e impares. La obra se estructura en cinco partes que responden globalmente a diferentes temáticas: descriptiva, intimista, bienhumorada, metapoética y reflexiva.

    Como es conocido, el renga consiste en una sucesión indeterminada de tankas, escritos normalmente por más de un autor. Es muy conocida la reunión propiciada por Octavio Paz, en París, durante el mes de abril de 1969, de cuatro poetas para componer el primer renga de Occidente. El objetivo de aquella experiencia, según el poeta mexicano, estribaba en escribir un poema colectivo en cuatro lenguas diferentes a partir de una tradición poética compartida. Como explica Octavio Paz, se trataba, a su manera, de una «verdadera traducción: no de un texto sino de un método para componer textos». Al igual que aquellos autores, la realización de estos versos responde al interés, compartido por muchos escritores, por explorar las posibilidades de una poesía colectiva en la que el eje principal de la actividad poética sea el poema y no el autor.

    Satisfechos razonablemente con el resultado de la experiencia, nos atrevemos a publicar estos textos. Nuestra mayor alegría ha consistido en crear compartiendo. Deseamos hacer partícipes de ella a los eventuales lectores de este poemario

  • img-book

    Tomar la pluma Por: Josep González Ribera 8,65

    LA ESPINA DE LA ROSA

    Acaso sean las espinas / lo más interesante de la rosa. / Acaso la rosa sola / terminaría por aburrirnos. / Si fuéramos ángeles / su belleza sola nos bastaría, / pero es la promesa lo que buscamos, / la trascendencia, el saber / que existe la perfección tras nuestros dolores, / pero que sólo / tras nuestros dolores o / tras esa búsqueda / de un infinito que no encontramos / podemos alcanzar a vislumbrar / la perfección que seguramente / no sea de este mundo.

  • img-book

    La recompensa de los puntos susp… Por: Miguel González Dengra 9,62

    Y si, llegado el día, la plaza / se llena de gente honrada, / agradecida, sin doblez ni máscaras, / con quien he compartido casa, / copas, llama, alegres fragancias, / recuérdame, entonces, que alabanzas / de miserables y furtivas palabras / de quienes prometen glorias vanas / hay que saber siempre esquivarlas.

  • img-book

    Por los caminos del aire Por: Pedro López Ávila 11,54

    ¿De dónde podía venir esto sino de la vanidad de la vida, por ser carne y viento que camina y no vuelve? Así decía san Agustín en la madurez de sus días sobre algunas de sus experiencias literarias, cuando recordaba su formación y sus juveniles desenvolturas. Pero en nuestro tiempo es esa vanidad, junto a la delicuescencia trágica del existir, la que nos obliga a plantearnos con vivo interés dónde anclarnos a un fondo suficientemente firme, que pueda convertirse quizá en lo más parecido a la fugaz e improbable sombra de una consistente permanencia. Por los caminos del aire es un delicado objeto poético articulado en torno a una reflexión lírica de madurez que se ordena hacia este afán. Para ello se arma desde una doble coherencia: la que proporcionan la materia y circunstancias que se despliegan en la obra, y la que afecta al estilo que modela esta confesión lírica. A ambos espacios nos vamos a referir a continuación.

  • img-book

    Una montaña, un mar, un jardín Por: Javier Martín Ríos 8,65

    En la poética de Javier Martín Ríos existe una voz propia con un espacio semántico y preciso y otro sintáctico provisto de versos acompasados que expresan la unidad de toda una obra.

    Diversos elementos contribuyen a conseguir ese todo fuertemente tratado en nuestro libro: Una montaña, un mar, un jardín. El primero de ellos es la idea de hacernos llegar su poesía a través de la contemplación y no de la acción; en la captación de la realidad sin la distorsión del pensamiento. En un segundo lugar, la forma en la que nos presenta la Naturaleza, tanto en su significado como en su dimensión; desde el respeto a ese algo que encierra las más profundas enseñanzas y desde el hombre como naturaleza. Por otra parte, notamos que los sentimientos no provienen de persona alguna, de «ego» alguno, y que se dejan al aire; aunque, a veces, se incluye a sí mismo en la escena cuidando de no aparecer en el centro sino como parte de un todo. En cuanto al tiempo, es siempre presente, o más concretamente: instante.

    Javier Martín Ríos es profesor de Lengua y Literatura moderna y contemporánea chinas en el Departamento de Lingüística General y Teoría de la Literatura de la Universidad de Granada, ha vivido ocho años en China y es, sobre todas las cosas, poeta, como lo demuestra su libro El mismo cielo, la misma tarde (2016), aunque su creación artística y su indagación intelectual se han repartido en numerosos géneros y modos de escritura que se reparten entre la prosa poética de la novela Nala (2001), el diario Arde Shanghai (2007) y el libro de viajes Cuaderno de Yunnan (2009), la crítica literaria y sus experiencias con los libros vertida a través de Internet y después editada en el libro Náufragos de papel (2018), sus ensayos dedicados a la literatura china moderna y contemporánea y su asidua y sostenida labor de traductor de poesía china moderna y contemporánea, como las traducciones de Wen Yiduo, Aguas muertas (2006), Dai Wangshu, Mis recuerdos (2006) y Gu Cheng, Poemas oscuros (2014). Por eso, notamos en sus poemas las influencias del Taoísmo, el Budismo y el Confucianismo.

  • img-book

    Agridulce Por: Lola Megías Martínez 12,50

    La poesía es un camino que, tarde o temprano, como un manantial apareciendo periódicamente para aniquilar nuestra sed, todos recorremos de una forma u otra para intentar suavizar las aristas de una vida demasiado anodina. Porque poesía es todo, un todo que abarca más allá de lo que inicialmente podríamos pensar, pero que permanece aletargado aguardando el momento más propicio.

    Partiendo de esta base —de que la poesía es un todo intangible pero a la vez omnipresente— se podría afirmar que vivimos, a pesar de los pesares, en un mundo poético que redunda en nuestros actos cotidianos.

    Aún así, hay que distinguir entre diferentes tipos de poesía, acorde cada uno de ellos al estado anímico que nos tiene atrapados en cada momento. Decía nuestro insigne Federico García Lorca que «poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio». Es, en definitiva, expresar a través de la mano de la palabra, aquello que no puede contener el corazón.

  • img-book

    Luz y cal Por: Alfonso Berlanga Reyes 9,62

    Si en los dos poemarios anteriores, Son aymara y La casa de la Almedina, se advertía un depurado estilo, sujeto a la más grande tradición lírica española pero innovador y abierto, capaz de producir ese temblor que sólo la buena poesía genera siempre, la tercera entrega de Alfonso Berlanga, Luz y cal, viene a confirmar que nos encontramos ante un poeta de una extraordinaria madurez, que abducido en este caso por la luz, ha sabido transmitirnos toda su belleza —interna y externa—, ahondando en su significado para proporcionar así a sus lectores un universo donde la palabra no es sino un juego de seducción continuo. Luz y cal consigue atraernos desde su primer verso, de tal manera que no podemos desprendernos del intensísimo lenguaje que lo contiene, la palabra poética hierve en su interior, nos quema la conciencia y nos libera. La luz en todas sus formas, la que destella y nos ciega al mismo tiempo, sureña, diamantina, luz de mar y espuma, de blanca cal, abrasadora, fértil, dolorosa, resistente, alegre, seductora, paradisíaca e infernal, luz de vida, como la vida que el poeta contempla día tras día desde su privilegiada atalaya almeriense. Un libro inmenso que nos hará vivir intensamente, que nos  transporta en cada verso a la verdadera razón de ser de la poesía, de su esencialidad.

    José Antonio Santano

  • img-book

    Estupor Por: Luis Pablo Núñez 8,65

    Este libro cierra una etapa, comenzada hace años, que vio su primer pilar en el poemario Luz-light-Licht (Minobitia, 2010). Como un tabique que vamos añadiendo al edificio que nos servirá de refugio a lo largo de nuestra vida, Estupor suma un nuevo capítulo: los poemas se superponen, se interrelacionan hasta componer la estructura de un libro y se apoyan unos sobre los otros hasta formar un conjunto, un reflejo de la caleidoscópica visión del mundo que necesariamente es la vida.

    Si el primer libro resultó una obra luminosa, este es uno más oscuro. Escrito a lo largo de varios años, con textos rescatados —algunos— del cajón de papeles y plaquettes, presentados otros a concursos o a la voz pública en recitales, revistas, pero en su conjunto inéditos, salen ahora estos poemas, visiones y reflexiones: un diario poético sobre nuestros días. No es un poemario narrativo ni una suma inconexa de textos líricos: es la respuesta poética a hechos de perplejidad y asombro ante nuestro mundo.

    Sé benévolo, lector, ante los errores; los versos no son solo palabras encadenadas: la poesía trasciende al poeta, a cada uno de nosotros y a la realidad. Por esto es poesía.

    Verona / Granada, 14 de mayo de 2019

  • img-book

    La materia y la envidia Por: Miguel Floriano 9,62

    Fue tu felicidad, de terrores homicida. / Fue tu felicidad, multiplicada / en la vulgar materia y en la carne triste. / Aún mil idiomas para tu sonrisa, / de la que no me alejo para no caerme / antes del alba, que la conoció./ El resultado es la sabiduría, / no la fortuna ni la misericordia.

    Si culminasen, me acusarían las palabras. / Belleza imperdonable. Omnia vincit amor. / Permanece. Sigue aquí. Te quiero. / Tendrás que perdonarme: ¿nombré lo que era mío? / El poeta no recuerda igual que un hombre.

  • img-book

    A pie del desván Por: Lola Megías Martínez 12,50

    Como la mayoría de las personas, a final de cada año me gusta hacer recuento de las vivencias y trazar una lista de deseos para cumplir gradualmente durante el curso del nuevo año. Uno de mis grandes deseos en esa lista era publicar mi tercer libro de poesía, para dejar un legado de sentimientos a mis hijos, nietos, sobrinos y demás familia y amigos.

    A Pie del Desván es el fruto de dieciséis años de silencio cuya pauta fue impuesta por demanda personal. Los versos presentados en este poemario del recuerdo retoñaron entre vestiditos de muñecas, libros de texto, y cocidos amañados sin «pringá». Ha sido muy difícil encontrar el tiempo, e incluso la inspiración para escribir, pero la vida es muy caprichosa y nos impulsa a escribir en los momentos más inesperados. Así nació este poemario, tan lleno de mí, como de mis sueños y mis melancolías; madurado con el tiempo como el buen vino.

    A través del tiempo, uno gana y pierde muchas cosas valiosas. Damos la bienvenida a personas y nos despedimos de otras, a veces dolorosamente. La vida es bella, pero también puede ser muy dura ofreciéndonos un sorbo agridulce que nos abrasa a su paso. De cualquier modo, algo que nadie nos puede desbancar es el recuerdo, las experiencias y los sueños. Por eso, me esfuerzo en sentir cada segundo como si del último se tratase. Después de todo, sentir es vivir, y cada sentimiento es una vivencia; y cada vivencia, despierta un nuevo sentimiento.

  • img-book

    La línea de sombra Por: Josep González Ribera 8,65

    ADMONICIÓN DE LA DERROTA

    Como un hombre / con una herida abierta en el costado, / atravesado por una hiriente lanza, / me proyecto sobre mi propia / sombra oscura. / La palpitación del hecho / conocido y futuro / que amenaza levantar vuelo, / manar de mi corazón, / desgarrándolo, / despertar, con su trino, / una aurora de sangre. / Temo acercarme / a la encrucijada inevitable. / Me dirijo, con pies de plomo, / a mi propia perdición, / sigo la senda / de una derrota inevitable. / Un duelo / con una fuerza insuperable, / al borde / de un precipicio abismal. / Mi segura / decepción y derrota

  • img-book

    Biografía Por: Manuel Lacarta 9,62

    SOY UN TIPO PUESTO DEL REVÉS

    En una caja de zapatos guardo la sonrisa / de un elefante africano de sabana, el diente / de oro de un anciano pensionista, el cancán / almidonado de alguna bailarina. A veces / cuando despierto de mi sueño, en medio / de la noche me atenaza una mano firme / la garganta, y me hiere entonces en los ojos / el blanco hielo de las paredes desnudas. / —Busco a alguien que me dé su apoyo, / un perro lazarillo, un ciego menos ciego, / un tuerto del otro ojo al que yo tengo tuerto. / …

  • img-book

    Los falsos días Por: Jesús Cárdenas 9,62

    Los falsos días fue poemario FINALISTA del XXXIII CERTAMEN ANDALUZ DE POESÍA «VILLA DE PELIGROS»

    El jurado estuvo compuesto por: Natividad López Urquízar, Carmen Canet Ramos, Eduardo Castro Maldonado, José Manuel Ruiz Martínez y Luis García Montero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies