Mirto Academia (81)
  • img-book

    Nómada del tiempo [Homenaje a Gregorio Morales] Por: VV.AA 10,58

    “…quiero expresar aquí el hondo sentimiento de pérdida que mantengo desde que conocí la noticia de su muerte, una noticia que me llegó sinuosa como un reptil. Al atender la llamada de un periodista que me pedía unas declaraciones como presidente de la Academia, le dije, entre otras cosas, que su muerte era una traición para quien tanto había amado la vida. En efecto, así lo pensaba y así lo pienso. Por eso, me estremeció leer en su blog «Lo Real Invisible» su último artículo, «Perder el alma», programado para salir el 23 de junio de 2015, dos días después de su fallecimiento. Allí estaba Gregorio Morales puntual a la cita, vivo en su escritura, conjurando la muerte con unas pocas palabras verdaderas, unas cuantas letras nada más para decir que hacer desaparecer el ego es la condición para llegar a uno mismo porque te lo pueden quitar todo pero nunca el alma puede ser robada.

    Así es que nos queda su alma, eso sí, repartida fragmentariamente en nuestras memorias y cristalizada en sus escritos a la espera de ser vivificada por un lector. Démosle vida con nuestras lecturas y mediante nuestros recuerdos.”

  • img-book

    MILAGROPensar es una calle cuesta abajoo cuesta arriba; da lo mismo. Un díani sabemos las rejas que tenía,ni encontramos la puerta que nos trajo.[…]


    Introducción al misterio. Selección de poemas [1959-2016] Por: Rafael Guillén 10,58

    MILAGRO

    Pensar es una calle cuesta abajo
    o cuesta arriba; da lo mismo. Un día
    ni sabemos las rejas que tenía,
    ni encontramos la puerta que nos trajo.

    De súbito, el milagro. Por debajo
    de la conciencia, a golpes de poesía,
    se nos hace la luz que no se hacía
    cuando arábamos sueños a destajo.

    Andamos por la calle. Algo se inclina
    y nos toca en el hombro. Nuestro oído
    espera un nombre –¿cuál?– que no se nombra.

    Después, la noche. Desde alguna esquina
    seguimos esperando en el olvido
    y tendemos la mano hacia la sombra.

    [1959] De El gesto

  • img-book

    Epifenodias para la poesía y el teatro Por: Antonio Sánchez Trigueros 10,58

    Querido lector:

    En mi calidad de discípula predilecta del desaparecido Hechizado, me atrevo a susurrarte al oído estas páginas preliminares para que no me oigan ni las paredes del cubículo en que escribo en noche cerrada. Porque tengo que advertir que el autor de estos textos aquí reunidos no sabe nada de esta edición, que hago a escondidas, pero sus protestas, que las habrá, ni me van ni me vienen, pues al fin y al cabo no soy sino discípula del Hechizado, al que muchos han considerado un ente de ficción y por tanto la persona más indicada para editar estas que no son sino ficciones literarias. Pero dos razones poderosas me han empujado a reunir y publicar estos textos: en primer lugar como pequeña venganza contra el autor por haberse atrevido a publicar unos textos de mi querido maestro que yo le hice llegar con el compromiso de que no los sacase a la luz ni hablase públicamente de ellos; y en segundo lugar por la estima y buena valoración que hacen de ellos los profesores Antonio Chicharro y M.ª Ángeles Grande en las páginas que le han dedicado en el volumen de homenaje universitario con motivo de la jubilación de su autor.

    Elena Soto de Roma

    Círculo Literario de El Hechizado

  • img-book

    Con arrimo Por: Juan Varo Zafra 10,58

    La vida de cualquier persona, en todos sus perfiles, se configura con los contactos recibidos a lo largo de su existencia en el medio que le circunda, pero de manera muy primordial el contactar humano. Relación que habrá sido gozosa, desventurada o indiferente, pero todas y cada una han modelado su ser.

    Al decidir componer un libro, cuya finalidad es mostrar mi afecto hacia las personas que me han enriquecido anímicamente, pensé, de inmediato, en los diferentes escritos que a lo largo de mis días he realizado por motivos muy diversos, pero siempre con el horizonte puesto en manifestar la bondad humana, artística o intelectual que tal persona poseía, sin distinción de género e intentando que el espejo lírico fuese imagen fiel de mi propia emoción. Este libro es, por tanto, un ejercicio de amor y gratitud.

    Debo de confesar que en mi alma hay muchos testimonios amables y valiosos de amigos a los que aún no he dedicado mi palabra escrita, por supuesto, no por olvido, sino porque la circunstancia no lo ha propiciado, mas, si mi salud lo permite, en próxima ocasión tal ausencia será subsanada.

    La manifestación en Con arrimo está compuesta principalmente de escritos en prosa difíciles de hallar por ser obra muy dispersa y heterogénea. Abarca desde el estudio hasta el artículo necrológico. En la sección «Semblanzas y dedicatorias» los poemas dedicados son sólo algunos inéditos. Mi deseo inicial fue incluir todos, aunque ya figuran en poemarios editados. Propósito inviable dada la limitación del número de páginas que la colección impone.

  • img-book

    CERTEZASLos locos y los sabios las han vistoy saben a café, calzan zapatos rojos,salen de fiesta, obscenasduermen bajo los puentes


    Arte de temblar. Poemas [1998-2008] Por: Pilar Mañas 9,62

    CERTEZAS

    Los locos y los sabios las han visto
    y saben a café, calzan zapatos rojos,
    salen de fiesta, obscenas
    duermen bajo los puentes
    y huelen a podridas
    flores de primavera.

    Ratas viejas, las certezas.

  • img-book

    Morosidad y paciencia, y otros escritos sobre Luis Rosales Por: José Carlos Rosales 10,58

    Quedan aquí agrupados casi todos los artículos que, por razones diversas, he ido dedicándole, a lo largo de los últimos veinte años, a la poesía de Luis Rosales. Sólo falta un trabajo, «Luis Rosales, Discípulo del aire» 1. Dada su extensión o su carácter, no habría sido posible —ni conveniente— incluirlo en esta compilación; el atento lector advertirá, al recorrer sus páginas, algunas reiteraciones e insistencias en determinados detalles, ideas o análisis. Pido disculpas por ello. Pero, si hubiera intentado evitarlas, ello casi habría supuesto una nueva escritura, un nuevo libro; es decir, otro tipo de libro. Y no se trataba de hacer algo así.

    Los artículos aquí recogidos apenas han sufrido modificaciones. Sólo se han corregido las erratas deslizadas en su edición originaria y, al mismo tiempo, hemos aprovechado la ocasión para subsanar los errores advertidos, actualizar la bibliografía mencionada y completar aquellas citas o referencias que no pudieron disponer del espacio deseado en el momento de su primera publicación.

  • img-book

    Lecturas y lectores Por: Andrés Soria Olmedo 10,58

    Tras comprobar que el título más obvio para este libro —Amigos y maestros—, estaba ocupado, pensé en Poetas profesores; separando ambas palabras con una coma imaginaria se cubría bien el contenido de todos los artículos que se recogen en él; sin esa coma podría hacer una pequeña apología de los poetas profesores. Ya sabemos la intención derogatoria que tiene el apelativo: por poeta, el profesor sería poco riguroso, y el poeta, seco y frío, intelectualista, por profesor. Todos recordamos el dardo envenenado de Juan Ramón Jiménez contra Salinas y Guillén: «yo no los llamaría poetas puros, sino retóricos blancos…»

    Puede ser que le demos la vuelta y nos encontremos con un profesor y ensayista que no se conforma con ningún tipo de generalización histórica que se salte ese suplemento o punto de resistencia que llamamos literatura, sin olvidar que se trata de una condición necesaria pero no suficiente, y un poeta que emplea su modo de leer, entrenado por la disciplina profesoral, en no confundir el estupor ante el mundo con la estupidez ante el mundo, en manejar con cuidado lo sublime, a sabiendas de que está al lado de lo ridículo, en atreverse, también, a salir de la barricada de la ironía. Un poeta que se apunta a mantener abierta la dialéctica entre poesía ingenua y poesía sentimental. Entre otras cosas porque sabe — como profesor— que en aquel texto de Schiller (Sobre poesía ingenua y sentimental) se condensan cuestiones inescapables para la poética moderna, en la que no cabe ya la naturaleza armoniosa de lo clásico ni la vuelta a la naturaleza a lo Rousseau, sino el avanzar hacia una armonía problemática, hacia una naturaleza que no es la perdida, sino la que nace de una época como la presente, la época del artificio.

  • img-book

    Fulgor de brasa. La poesía y poética de Antonio Carvajal Por: Antonio Chicharro 10,58

    Hace tiempo que deseaba preparar una publicación de orientación general sobre la poesía y poética de Antonio Carvajal con el propósito de integrar –una vez revisados, completados y adaptados a su nueva función orgánica– unos pocos estudios sueltos pensados en su día como partes de una unidad superior, la de este libro, y ponerla así a disposición del público lector. Son seis los trabajos de los que me he servido, más otros menores a los que he acudido y que llegado el caso nombro en su momento 1. Pues bien, es el momento de hacerlo gracias a la oportunidad que me brinda la Academia de Buenas Letras de Granada en su cuidada colección Mirto Academia, lo que tanto le agradezco. Ahora bien, debo advertir a quien leyere que este libro no podrá cumplir, dadas la complejidad y riqueza de la obra y pensamiento poéticos de Antonio Carvajal, además de por la extensión que impone la colección, más función que la de introducir con rigor en dicha obra y pensamiento.

    En cualquier caso, mi deseo es que en la medida del valor de la información y argumentación aportadas, el presente estudio introductorio a dichas poesía y poética venga a contribuir a su mejor conocimiento y valoración, conjurando, en estrecha colaboración con un ya buen número de estudiosos del poeta capitaneados ab initio por el malogrado Ignacio Prat que roturó con sabiduría el camino, el peligro de una falta de recursos para que Antonio Carvajal ocupe el lugar que le corresponde en la historia de la poesía española. Si hago esta afirmación es porque estimo que se trata de una obra llamada a más vida, fruto de un trabajo creador al que Carvajal se ha entregado a tiempo completo y en feraz diálogo con la tradición poética, una obra sometida a un principio: tanto la defensa y afirmación de la vida como denuncia y rechazo del mal, principio que permite vislumbrar la alianza de la razón estética y la razón ética en el origen de este proyecto creador ya consolidado.

  • img-book

    EL VERBO HECHO VERSOMi vida son dos folios que escribo a la mañana,sarpullido de letras que nacen en revueloy acaban componiendo una frase atrevida,sin que yo las dirija ni busque compromisos […]


    Estelas en la mar Por: Arcadio Ortega 10,58

    EL VERBO HECHO VERSO

    Mi vida son dos folios que escribo a la mañana,
    sarpullido de letras que nacen en revuelo
    y acaban componiendo una frase atrevida,
    sin que yo las dirija ni busque compromisos
    ni las complicidades que arguyen los lectores,
    sino solo, aseguro,
    dejarme que me lleguen,
    se formen y me indiquen un consejo olvidado,
    un mensaje pequeño,
    un guiño imperceptible que me aparte y destroce
    la espera de holocausto.
    Y así hasta la mañana,
    la mañana siguiente,
    la mañana que sigo buscando las palabras
    para vivir en ellas,
    para vivir, al menos,
    el sueño impenitente del verbo hecho verso.

  • img-book

    Una imprecisa línea de luz Por: Jacinto S. Martín 10,58

    El relato corto se ha convertido en el género que mejor se corresponde con el estado de conciencia del hombre de hoy y es el más leído del siglo XXI tanto en el mundo anglosajón como en el hispánico. La vanguardia de la narrativa actual no está en la novela; sino en el relato corto, afirma Francisco Umbral. En el mundo anglosajón se denomina sudden fiction, flash fiction, short short story o microfiction. Esta pequeña ficción o fantasía súbita, este repentino destello, esta historia cortísima, en España adoptó el término microrrelato, en México se ha impuesto minificción; en Venezuela y Colombia, minicuento y en Chile alternan microcuento y minicuento.

    Hemos elegido el término «relato corto» para los veinticuatro textos creados lentamente cuando un repentino destello alumbraba una idea. Un escritor no elige los temas, son los temas los que lo escogen. Todos parten de un hecho cierto, aunque literariamente adornado, narrados entre tres y trece páginas.

  • img-book

    Tampoco iré a Nueva York este verano Por: Esteban de las Heras Balbás 10,58

    El pasado verano y este otoño me han servido para despojarme de algunas manías y muchas debilidades. Ha sido un tiempo de ruptura silenciosa, de baño lustral para apartarme de sueños irrealizables y tiempos inalcanzables. Pero nunca se rompe del todo con el pasado. Queda un poso de barro antiguo pegado al alma. De ese barro ceniciento y pegajoso donde habitan los virus del recuerdo, que sólo mueren cuando al cuerpo le llega la hora de pasar al olvido; de esa pecina viscosa en la que se hunden los dedos de la memoria rebuscando vivencias; de esa masa blanda que guía nuestros actos…, de ahí nace este libro ensamblado con los brotes de nostalgia por el tiempo perdido, por la edad de la inocencia, por el tiempo interminable que disfrutamos hace mucho tiempo.

  • img-book

    Nueva luz sobre antiguos libros Por: José Gutiérrez 10,58

    Pienso que la lectura no es comparable con ningún otro medio de aprendizaje y de comunicación, ya que la lectura tiene un ritmo propio, gobernado por la voluntad del lector; la lectura abre espacios de interrogación, de meditación y de examen crítico, en suma, de libertad; la lectura es una relación con nosotros mismos y no únicamente con el libro, con nuestro mundo interior a través del mundo que el libro nos abre». Acaso estas palabras de Italo Calvino, pronunciadas en una conferencia que el novelista italiano dictó en Buenos Aires, resuman mejor que cualesquiera otras su posición de escritor frente al posible lector, y más concretamente con el hipotético lector de su última obra: Palomar (Alianza Ed.; Madrid, 1985), que por azar del destino —a Calvino la muerte le sobrevino inesperada el verano de 1985 a causa de un derrame cerebral cuando contaba 62 años— se ha convertido, salvo la posible aparición de alguna obra póstuma, en el testamento literario de uno de los más grandes narradores europeos del siglo XX.

  • img-book

    En fuga irrevocable Por: Sultana Wahnón 10,58

    El título de este libro alude, claro está, al hermoso soneto de Quevedo que empieza con los versos «Retirado en la paz de estos desiertos / con pocos, pero doctos libros juntos…». Que el poeta fuera tan preciso en relación con la calidad y cantidad de los libros que debían acompañarle en su retiro, doctos, pero pocos, ha recibido ya mucha atención de parte de los especialistas en literatura barroca. Sin embargo, la reflexión que más nos concierne en lo que a la temática de este ensayo respecta, es la realizada a mediados de los noventa en La poética de la lectura en Quevedo, donde Darío Villanueva comentó este soneto en relación con el libro de Marshall McLuhan, La galaxia Gutenberg. Fue precisamente en este sentido, el de la inscripción de Quevedo en el nuevo universo tipográfico derivado de la invención de la imprenta, como Villanueva llamó nuestra atención sobre esos primeros versos del soneto, en los que Quevedo parecía haber establecido «una relación inversamente proporcional entre el número y la ciencia de los libros». De ahí también que, a pesar de los siglos transcurridos entre unos y otros, el teórico español pudiera detectar cierta relación entre lo contenido en dichos versos y la idea que, ya en los siglos XIX y XX, obsesionaba a autores como Poe o Pedro Salinas, igualmente convencidos de que «la superabundancia podía ser tan lesiva para la cultura como la escasez» (Villanueva, 1995: 19).

  • img-book

    La voz aliada Por: Wenceslao Carlos Lozano 10,58

    He reunido en este libro ocho textos publicados años atrás. Todos tuvieron su origen en entrevistas dialogadas, aunque sólo cinco de ellos conservaron esa forma. Los demás corrieron distinta suerte de manipulación.

    De conversaciones parten las páginas dedicadas aa Soeur Marie Keyrouz, a Jaime Heredia El Parrón y su hija Marina, así como a Horacio Tato Rébora; y de cuestionarios las de Malika Embarek, Yasmina Khadra, José Monleón y Gerardo Piña. Tocante a la traductora hispano-marroquí Malika Embarek López, mis preguntas son escuetas y las respuestas muy largas, debido a que se produjo una correspondencia paralela con insistentes ruegos de que se extendiera en determinados aspectos, a lo cual acabó accediendo para suerte de los interesados en el tema, pues me consta que ese texto ha sido utilizado como material de trabajo en talleres de traducción literaria.

  • img-book

    La Guerra Civil en la poesía española Por: Concepción Argente del Castillo 10,58

    Cuando el verano de 1936 aparece en España, el panorama poético español era verdaderamente floreciente, se podían reunir nombres como Juan Ramón Jiménez, Unamuno, Antonio Machado, Alberti, Lorca y el resto de sus compañero de generación, junto a ellos los más jóvenes que ya empezaban a adquirir personalidad en el firmamento artístico como Miguel Hernández y Rosales por no citar más que los nombres más conocidos y populares.

    El quehacer poético de estos hombres sufre durante la década 1930-40 un cambio bastante brusco dejando aparte la independencia ante los sentimientos de los más jóvenes y la fantasía modernista de los mayores, para buscar una palabra más existencial, más cerca del hombre y su vida. En este proceso hay que hacer las excepciones de rigor: Juan Ramón Jiménez, poeta de la «inmensa minoría» sigue fiel a su trayectoria primera, por otra parte la palabra de Unamuno y Machado desde un principio ha tenido un contenido ardientemente existencial el primero y serenamente existencial el segundo. Por ello, va a ser la palabra de estos dos hombres la más aceptada estos años: la de Unamuno como una influencia en el tono y en el desesperado sentir, la de Machado como un magisterio de persona y de profundidad y seriedad en el exponer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies