Crisálida (79)
  • img-book

    La casa del cobertizo e-book Por: Mustapha Busfeha García 7,44

    La casa del cobertizo es una novela histórica en la que a través de la familia de los Araichi, convertidos después en los Benomar, viviremos esos primeros años de desintegración de la sociedad granadina que ante el avasallamiento y humillaciones a los que se ve sometida, se aferra a sus principios para no perecer, aunque para ello tengan que disimularlos. Pero, como suele ocurrir en todos los momentos de fuertes crisis en el devenir de los pueblos, es en esos trances cuando surgen historias individuales donde se manifiestan las virtudes que hacen posible que el hombre se reconcilie consigo mismo. Una de esas historias es la que viviremos en La casa del cobertizo.

  • img-book

    Sinopsis Paquita sobrevive con su familia en un corral de vecinos en el centro de Sevilla hasta que, ya mayor, la desahucian mediante un engaño, lo que indigna a José, un simple empleado de banca que nunca se había metido en política. Este hecho le hace replantearse muchas cuestiones. De su mano vamos recorriendo lugares […]


    Al final e-book Por: Wenceslao Moreno 6,61

    Sinopsis

    Paquita sobrevive con su familia en un corral de vecinos en el centro de Sevilla hasta que, ya mayor, la desahucian mediante un engaño, lo que indigna a José, un simple empleado de banca que nunca se había metido en política. Este hecho le hace replantearse muchas cuestiones. De su mano vamos recorriendo lugares de la ciudad en los que se buscan soluciones alternativas a esta sociedad insolidaria y materialista (El Pumarejo, Corrala La Utopía…) y conociendo planteamientos desconocidos e impensables para él anteriormente. Es una novela que parece una crónica. O una crónica que parece una novela. En ella se van mezclando situaciones y personajes con las calles y plazas de la ciudad de Sevilla, dibujando un cuadro de costumbres en el que se reflejan tristezas y alegrías, problemas y esperanzas, ilusiones y desengaños que pueden ser comunes a cualquiera de nosotros, pero que devienen únicos en su contexto. No es la Sevilla turística, colorista y jaranera la que aquí se refleja, sino la Sevilla popular y trabajadora, la Sevilla real que pasa desapercibida a los ojos de todos sus visitantes y también a los de un sector importante de su población.

    Capítulo 20

    Paquita permanecía sola en su casa, preocupada por su hijo, por lo que pudiera pasar. Y no tenía a nadie con quién hablar, ya no quedaban vecinos en el edificio. Todos se habían marchado, mejor dicho, a todos los habían echado. Don Gerardo, el dueño, había conseguido que abandonasen sus viviendas a base mantener el inmueble en unas condiciones deplorables – con cortes continuos de agua y de luz y sin efectuar los arreglos más perentorios, lo que originó techos con abundantes goteras y paredes de dudosa estabilidad – por una parte y, por otra, ofreciendo una miserable gratificación, que no llegaba ni para pagar el alquiler de un año en la vivienda más humilde. Pero casi todos los vecinos podían pagar un alquiler en otro lugar y prefirieron marcharse a seguir viviendo en esas lamentables condiciones. Casi todos, porque Paquita no podía pagar apenas la mensualidad que le cobraban por esta vivienda y, mucho menos, hacer frente a una mudanza y a otro alquiler más elevado…

    Capítulo 42

    José cruzó la calle hasta el edificio de los juzgados. El inicio de la manifestación se había convocado en el Parque de María Luisa a las ocho de la tarde y faltaban sólo diez minutos para la hora prevista. Se veía movimiento de gente yendo hacia allí. “Es posible que no sea un fracaso total, a lo mejor acudimos unos cientos de personas”, pensó. Continuó caminando junto al pequeño parque que hay frente al Rectorado, antigua Fábrica de Tabacos, y cada vez se podía apreciar mayor cantidad de afluencia, hombres, mujeres y niños, algunos incluso muy pequeños, conducidos en un carrito por sus padres, que acudían a la llamada anónima. Cuando llegó a la verja del parque, aledaña al edificio que circunda la Plaza de España, una enorme multitud ocupaba todo el espacio peatonal y sus alrededores, desde el Bar Citroen hasta más allá de la entrada a la Plaza de América. Y varias personas, jóvenes la mayoría, ofrecían a los participantes pancartas pequeñas y rudimentarias que habían elaborado entre los mismos organizadores. José cogió la primera que le ofrecieron, en la que se podía leer:

    NACIONALIZAR CAJAS Y BANCOS

    La Banca al banquillo

    Precisamente a él, que era empleado de banca. Pero bueno, alguien tenía que llevarla. Y con ese lema se incorporó a la manifestación…

    Capítulo 52

    Manuel llegó al punto de información indeciso, temeroso, se sentía culpable. Tanto y tanto habían repetido los medios de comunicación que los culpables de la crisis éramos nosotros, por vivir por encima de nuestras posibilidades, que mucha gente había llegado a creérselo. Pero no era cierto, ni siquiera era posible, nadie puede vivir por encima de sus posibilidades, en todo caso, podrá vivir en la medida que le permiten sus posibilidades, pero nunca por encima. Sí, es cierto que la gente pedía créditos para vivir mejor, comprarse una vivienda, un coche, irse de vacaciones,…Pero si el banco, que era el que entendía de economía, se los daba, él sabría por qué. Los que pedían créditos no eran sesudos economistas ni expertos en finanzas, eran albañiles, pintores, electricistas, dependientes, cajeras,… asalariados en suma, que carecían de conocimientos sobre economía…

    Capítulo 58

    Y allí, en esa bancada invisible, se hallaban ubicadas algunas vecinas de La Corrala Utopía que habían asistido porque ese día, en ese mismo pleno del Ayuntamiento, iban a tratar de su problema, uno de los partidos de la oposición había presentado una moción solicitando que se restituyese el suministro de luz y agua a esas pobres familias, perseguidas no sólo por la desgracia, sino también por la institución que supuestamente debía representarlas, defendiendo su derecho a una vivienda digna con las necesidades mínimas de energía eléctrica y de agua. Todas portaban un folio en la mano, era una copia del impreso que les habían exigido firmar para poder acceder al pleno y en el cual se enumeraban las normas establecidas para los asistentes, entre ellas, que no podían intervenir, hablar, protestar ni exhibir ningún tipo de pancarta, pasquín o similar so pena de ser expulsados de inmediato de la sala. La mujer que llevaba la pancarta de La Corrala bien doblada en el interior de su bolso, se aferraba a él y lo apretaba contra su vientre, como queriendo ocultarla aún más…

  • img-book

    Infancias perdidas e-book Por: Luis Casasín Piqueras 7,44

    Que al protagonista de esta historia se le «arranque» de donde los enmohecidos hierros circundan las almas de bondadosas hermanas de la caridad, hospicio, y se le ingrese en una de esas hediondas instituciones, colonia agrícola, para el amo cubrirle de miseria y hambre dictatorial esto, en un principio, no debe de preocupar a aquellos individuos cuyos despiadados corazones se hallen protegidos por la ley de ricos.

    El objetivo de “Infancias perdidas (El pequeño rebelde)” es el de hacer llegar, al amigo lector, esa falsa bondad referida al uso de las buenas costumbres cuyos actos malignos hacen del hombre un ser hipócritamente muy suyo.

    Es un desacato al poder y una vergüenza popular que los jóvenes que aparecen aquí, hayan salido del más puro odio marginal; que un muchacho sea hospiciano por decreto ley y que sus dos mejores amigos unos tullidos; que el resto de compañeros nada mejor que él y el hambre su mejor aliado.

  • img-book

    Ese día piensa en mí e-book Por: Iñaki Escudero González 5,79

    El hijo de un conocido empresario local aparece muerto en circunstancias escabrosas. El posterior intento de esclarecimiento de dicha muerte por un antiguo amigo de la familia, un investigador de medio pelo, amargado y antisocial, sirve como marco para el retrato de una generación de jóvenes totalmente perdidos, adocenados a causa del alcohol y de las drogas. Jóvenes a los que sus padres, con actitudes no menos reprobables que las suyas propias, han provocado, o al menos permitido, la monumental estafa en que se han convertido sus vidas. Ese día piensa en mí es un relato duro y desesperanzado sobre la huella que deja el paso del tiempo en unos jóvenes que al llegar a la madurez no se reconocen a sí mismos, y mucho menos a sus hijos, a pesar de que ambas generaciones comparten numerosos puntos de encuentro.

  • img-book

    Historias de un novato zen e-book Por: Avelino Quintero Francés 4,96

    Historias de un novato zen es una colección de ejercicios sencillos de meditación zen, relajación, psicoterapia y prácticas energéticas orientales. El primer bloque del libro ofrece reflexiones relatadas en tono de humor basadas en experiencias reales del autor, las cuales invitan al lector a experimentar la vida como un proceso de aprendizaje construido sobre aventuras cotidianas. El capítulo dedicado a las sectas aporta información muy útil sobre cómo actuar con el/la supuest@ captad@. El formato bilingüe español – inglés añade un valor didáctico a la obra.

    «No busco un camino espiritual, busco un camino sencillo.»

    ….

    Tales from your zen apprentice mate is a collection of simple meditation, relaxation, psycotherapeutic and Eastern energy practices. The first part of the book offers humorous thoughts based on the author´s personal experiences, which offer the reader ways in which to experience life as a learning experience based on real life daily adventures. The chapter on cults offers very useful information on how to behave with those under the hold of such groups. The bilingual format spanish – english, adds a didactic element to the work.

    «I’m not looking for a spiritual path, I’m looking for a simple one.»

  • img-book

    Quizá no exista mañana e-book Por: Tania López Parra 6,61

    Eric cree que lo tiene todo hasta que un día una desgracia se adueña de su familia. A partir de entonces, comienza a cambiar y a ver la vida de otra forma. Cuando vuelve al internado tiene que acabar lidiando con la chica que más odia. Al principio se niega a aceptar su compañía, pero la situación se complica cuando encuentran un diario antiguo en la biblioteca. ¿Será tan importante lo que contiene en su interior como para revolver sus vidas por completo?

  • img-book

    El detective del Zaidín, Matías Verdón, vuelve a las calles de Granada con su inseparable Desastres, esta vez, con la excusa de buscar una bomba enterrada en 1937.


    Golpes tan fuertes e-book Por: Alfonso Salazar 6,61

    El detective del Zaidín, Matías Verdón, vuelve a las calles de Granada con su inseparable Desastres, esta vez, con la excusa de buscar una bomba enterrada en 1937. Se revelará entonces una sospechosa historia de hijos adúlteros y emigrantes retornados, que hinca sus orígenes en la Granada de finales de los años cincuenta, cuando las cartillas de racionamiento habían sido recientemente eliminadas y el Granada CF consiguió alcanzar la final de la Copa del Rey. Historias antiguas de maquis urbanos y amores no correspondidos, sirven en bandeja a Verdón la posibilidad de enrolarse en una aventura que viaja hacia atrás. Es el invierno del año 1988, cuando se convocó la primera huelga general contra un gobierno socialista, pero las claves están en los duros tiempos de la posguerra en Granada.

  • img-book

    Sueños encadenados e-book Por: Francisco Cañabate Reche 6,00

    Un hombre que sueña los sueños de otro, un japonés extraño que viaja hacia un destino del que nada sabe, una condesa que trata de escapar de su fortuna, un príncipe que no comprende nada, un asesino que utiliza la literatura como forma de lograrlo todo, un niño que decide callar y se transforma en mudo, un estudioso de la cábala en busca del libro que le abrirá las puertas del conocimiento, un rabino de Praga que quizá está loco, un monje iluminado por esa extraña paz que da el Mediterráneo, una mujer que odia y muere asesinada, un hipnotizador, un hombre lobo, algún ajedrecista empedernido, un muchacho que crecerá y amará también el ajedrez y morirá luchando por su vida, unos hombres oscuros que viven del terror, una mujer que pese a todo ama, un premio Nobel, un militar también enamorado, un puente, un libro, una cabaña, un río.

    Una historia de historias enlazadas, de seres que recorren durante muchos años distintos escenarios: Tokio, Nápoles, Viena, Boston, París, Berlín, Granada, Sarajevo o Praga persiguiendo un sueño; de una búsqueda desesperada y un encuentro que lo cambia todo.

  • img-book

    La cuarta pared e-book Por: Celso Ortiz 6,61

    Eusebio Manzano, mantiene un debate interno entre dejarse llevar por una vida fácil y convencional, o seguir la ruta que le marcan sus íntimas convicciones ideológicas. En paralelo circulan dos pasiones: la atracción que siente por una joven burguesa y el interés que siente por el teatro. La novela, además de la trama que contiene, es una crónica social de la segunda mitad del siglo XX. A través de las costumbres, las anécdotas, e incluso el lenguaje, se percibe la evolución que se produce en la clase media española desde los años cincuenta hasta el emblemático 1992. Posguerra…, años de agitación…, apertura…, transición…, primeros años de democracia. En todas las obras del autor se advierte cierta dosis de humor o, más exactamente, de ironía, una característica propia de su estilo que, inevitablemente, aflora en ciertos pasajes de esta novela que, sobre todo, es un retrato fiel de España en esa época.

  • img-book

    El lago e-book Por: J. Máximo Arranz 4,96

    Si se quiere obtener información precisa sobre cualquier suceso, la lógica te llevará al punto donde ocurran lo hechos a estudiar. Yo fui al lugar donde suelen estar las personas cuya mente hace aguas. Pasé más de dos años en un psiquiátrico…

    En ese lugar encontré de todo, en lo concerniente a enfermedades mentales; desde gente la mar de correcta, la cual me hizo dudar del diagnóstico médico, hasta estados «vegetativos» cuya lamentable existencia provocó más que tambaleos en mi fe cristiana: ¿Dónde está ese Dios caritativo?

    No me interesa la cicatriz, me seduce lo que cuenta el de la cicatriz. No daré referencias del psiquiátrico ni de ninguno de sus pacientes; mi labor consiste en relatar alguna de las historias que recogí allí, y que me han parecido, cuando menos, desconcertantes…

  • img-book

    Días lúgubres. Novela de Don Pollón y Altramuz e-book Por: Juan Sayagués 5,79

    LOS DÍAS LÚGUBRES, DE JUAN SAYAGUÉS

    Concebida inicialmente como parodia de la obra de José María Cadalso y de su oxidado romanticismo, la novela de Juan Sayagués es mucho más que esto. Por su división en «mamotretos» –un guiño a La lozana andaluza– y su estructura dialogada, conforme a una rica tradición abandonada en los dos últimos siglos, entronca a la vez con los diálogos filosóficos del barroco y con los disparates medievales y Rabelais. Sus encadenamientos causales absurdos y anacronías sistemáticas mezclan las pláticas del falócrata don Pollón y su inseparable Altramuz, con el Dalai Lama, feministas, lesbianas y defensores de un holocausto nuclear «democráticamente sostenible ». Las reflexiones del orden de «hace más daño a la verdadera religión que sean todas las religiones ciertas que sean todas falsas» o «el pecado original lo comete Dios cuando fracasa a la hora de crearse a sí mismo» sacuden al lector de sus certezas y le fuerzan a la sonrisa. Días lúgubres es en suma una obra inclasificable, pero habrá que recordar con Borges que «el arte no clasifica, desclasifica»: un desafío a los habituados al producto editorial de consumo y una incitación a los dotados del sentido del humor.

    Juan Goytisolo.

  • img-book

    A los fantasmas se les mata publicando e-book Por: Sandra Pérez Castañeda 4,96

    El lenguaje de Sandra Pérez Castañeda ofrece sus relatos como una obra abierta, con denominación de origen pero sin las orejeras de un entorno que condicione necesariamente su acción y su reflexión. La escritora, de hecho, recobra al mejor Ortega que nos ilustraba sobre la percepción del cuerpo en nosotros mismos, cuando nos recuerda que un bebé chupa los dedos remotos de sus pies o que cuando nos miramos a un espejo por primera vez comprobamos que lo que vemos no tiene mucho que ver con lo que imaginábamos de nosotros mismos.

  • img-book

    El vigía Puerta Oscura (Copiar) Por: Juan Luis Pinto Doblas 7,44

    La miseria y las epidemias no pueden con la fuerza y los sueños de Pedro, un niño de la calle, cuya desbordante imaginación y enorme tenacidad le permiten sobrevivir intentando forjarse un futuro halagüeño. En un escenario de máxima pobreza, de revoluciones obreras a la vez que de desarrollo industrial, pasa su vida en comprometida relación con personajes de las más diversas clases sociales.

    En medio de la vorágine, se ve obligado a huir, sobrepasado por los acontecimientos que le impone un destino inoportuno, a la isla de Cuba, sumida en una guerra de causas complejas. El viaje de ida y vuelta le permitirá vivir un mundo mágico, contrapunto de la adversa realidad, en el que va siendo introducido por Marina, una niña omnipresente de fascinantes poderes, y que se ve implementado por la santería y la magia negra practicadas en la isla.

    La llegada a Málaga le permite retomar sus orígenes, recuperar todo aquello a lo que se había visto obligado a renunciar y ajustar su mente, estragada por un cúmulo de intensas experiencias que han puesto en peligro su salud.

  • img-book

    La renta del dolor e-book Por: Antonio Lara Ramos 6,61

    Los últimos años del franquismo fueron un tiempo marcado por la intensa lucha a favor de la libertad y la democracia organizada clandestinamente desde el movimiento obrero, las universidades y las organizaciones políticas.

    Ese tiempo también representó la vuelta de los primeros exiliados. Matilde Santos será una de aquellos que, tras superar las trabas administrativas impuestas por la dictadura, regresará a España y a su Granada natal, después de un exilio de treinta años en México, con la intención de recuperar sus raíces, el tiempo perdido y acaso su propia dignidad.

    La renta del dolor es el retrato de la realidad social y política española de un periodo convulso, plagado de grandes contradicciones, percibido a través de los ojos y las vivencias de Matilde Santos, que nos trasladará hasta las elecciones de junio de 1977.

    Con un lenguaje rico e hilvanado, esta renovada novela ofrece a través de sus distintos protagonistas una visión intimista de cómo vivían y sentían los españoles bajo un régimen represivo, obstinado en condicionar tanto el ritmo de sus vidas como su manera de pensar y de decir.

    La vida de Matilde y de otros personajes nos proyectará destellos de vidas atormentadas, del amor que un día se hizo imposible y de la compleja y arriesgada resistencia que contra la dictadura hubieron de activar aquellos que se atrevieron a vencer el miedo.

  • img-book

    Las dudas e-book Por: Corona Zamarro 6,00

    Las dudas relata una relación difícil, llena de dudas desde el principio, entre dos protagonistas maduros, ella divorciada y él un soltero que se enamora por primera vez a pesar de haber tenido múltiples relaciones. Son dos personajes muy distintos, a los que llegamos a conocer psicológicamente en profundidad, con vidas salpicadas de trampas del pasado. Aparece un buen número de personajes secundarios muy interesantes, como el hijo bohemio de la protagonista.

    La acción se inicia en una discoteca de Torremolinos, lo que da pie a describir la vida nocturna de La Costa del Sol, con gente de todo tipo, muchos buscando una nueva oportunidad después de un fracaso sentimental, o de varios.

    El estilo es ágil, con un lenguaje coloquial en los diálogos que refleja la nueva realidad del ser humano, sus alegrías, pero también su angustia interior, la lucha por conseguir sus metas. El tono es intimista a veces, reflexivo, con descripciones muy acertadas, tanto de sentimientos profundos como de personajes y ambientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies